Archive for 31 enero 2008

¡Qué burtonesco!

enero 31, 2008

La única manera de producir un artículo de éxito es cabrear fans. Y si son mexicanos, mejor. Por ello, cuando el inocentón de Starsky Pasado (a partir de ahora nos referiremos a él bajo tal término) fue bendecido con la oportunidad de realizar un artículo para este apabullante blog, éste fracasó estrepitosamente. No, amigos, no fue por que el primer artículo de SP fuera escrito en media hora nada más despertar, fue por centrarse alrededor de series que absolutamente nadie aprecia medianamente. Por ello, Starsky Presente (que también abreviaremos como SP para confundirle y referenciar series que nunca verá) les trae un análisis película-por-película del sello de márketing emo por excelencia.

Es gracioso, en realidad. Cuando un director se forja una carrera y la veneración de hordas de asiduos a Hot Topic a partir de su apabullante mundo de imaginación y creatividad, un servidor esperaría que el 90% de su filmografía no fueran adaptaciones, remakes, remakes de adaptaciones o secuelas de remakes de adaptaciones (ésta última es discutible si no consideramos Batman un remake de la mítica serie de Adam West, pero a que mola dentro del párrafo?). Sin embargo, y para desasosiego de Kevin Smith, Burton parece haber mantenido su credibilidad prácticamente intacta hasta hoy. ¿Por qué? Yo les diré por qué. Ningún sustituto en una entrada cualquiera de la secuela de un blog cerrado por falta de visitas en una de las webs menos concurridas de todos los tiempos ha tenido el tiempo libre necesario como para meterse con él de manera infantiloide e increíblemente hipócrita. Hasta hoy.

pd.jpg

Cuando el director de Wild Wild West, en una producción televisiva, hace un trabajo superior al tuyo con tu propio estilo visual, sabes que tienes problemas.

(more…)

And the winners are…

enero 30, 2008

Tras toda una noche de negociaciones, dimes, diretes, discusiones acaloradas, jarrones rotos y sexo ocasional, los resultados del concurso “Ego de Randy 2008” han sido por fin decididos. El jurado, formado por Hardita (la chica con más hachas por metro cuadrado), Randy (ese que dicen que lleva un blog) y un Starsky que no estaba en la lista pero andaba malmetiendo (sí, amigos, tan triste como suena), ha decidido que con un sólo premio por categoría no valía para demostrar la GRANDEZA de alguna de las cosas recibidas. Muchas de las que se han quedado fuera de los premios merecían ganar tanto como los que están más arriba en la lista, pero creo que ha quedado algo equitativo y decente. No, en serio. Que sí. Que el nivel ha sido alto y acongojantemente acongojante. ¿Qué demonios hacen ustedes siendo anónimos y no trabajando para El juev….? Ah, vale, sí. Éso.

Sin más preámbulos, mis queridos amiguicos, denle a “Leer más” y que empiece el deslumbramiento. Por si acaso, cojan gafas de sol, que algunas cosas brillan con luz propia.

(more…)

El furibundo espectador presenta…¡¡El espectacular post número 100!!

enero 29, 2008

Habeis tenido que esperar cien posts para ver esta cosa en dos partes. Sí, lo mejor, de calle, es la canción de Pseudo, lo sé, pero aunque no lo parezca llevo mes y medio con la tontería editando en mis ratos libres. Si no os gusta, me suicido (aunque a mi tampoco me guste mi voz, maldita sea). Con vosotros, un plagio del Angry Nintendo Nerd: ¡¡El furibundo espectador!!

Gracias por estar ahí, gente. De regalo, el opening, by Pseudo.

Superheroes anunciando Bollycaos: La última frontera

enero 28, 2008

Cuando abría los Supermortadelos de mi infancia, lo primero que hacía no era mirar la historia de Pafman, ni las seis páginas de rutina del Mortadelo, ni el cutre noticiero falso que había al inicio y al final con chistes de Ramis. No. Lo primero que miraba, como un valiente, es si habían cambiado de una vez la historia de Noky y los nocilleros, o si la habían sustituido por las aventuras de los Smarties o similares, tan fabulosas, tan descaradas, tan cutres. Tan geniales. ¿Cómo no recordar la aventura de una página en la que los nocilleros, guays, jugadores de baloncesto y multiraciales, conseguían pegar una paliza al grupo de canis de la esquina gracias a un buen bocata de Nocilla? ¡¡Ja ja!! ¡¡Eso os enseñará a llevar el pelo tan ridículo y a escuchar insufrible música reggaeton!! Las ganas que entraban de tomar Nocilla, salir a la calle y zurrar a los maleantes sólo eran comparables con nuestra seguridad de que jamás haríamos algo así. El mundo de los cómic-anuncio es todo un género en sí mismo merecedor de ser recopilado en un par de antologías (¿no han visto el anuncio de “Los libros de nuestra infancia”? En veinte años, Noky en “Los anuncios de nuestra infancia”, que compraremos como nostálgicos idiotas empedernidos. Al tiempo). Lo curioso es que estas obras por lo general eran dibujadas por anónimos como Nacho Fernández, que a la postre se harían conocidos…o por perfectos desconocidos que aun siguen vagando por las partes más oscuras de las editoriales, dispuestos a cualquier trato vejatorio para que alguien publique su cómic autoconclusivo de 25 páginas. ¿No quieren que les dibuje las aventuras del general Panama Jack? ¿Porfi? Juro que la marca se verá en todo momento. ¿No? Pues nada, oigan. Que le vamos a hacer. En fin, la cosa es que, si en España estos cómics gozaron de cierto éxito en nuestra absurda infancia, no fue sólo por personajes tristemente anónimos como Noky, el Pedobear de los 90. Los personajes famosos afloraban tambien por las páginas publicitarias, deseando llevarse morlacos para el autor. Mortadelo fue una prostituta, yasabeputa, y realizó tristes anuncios de bollos que pasaron a la historia como lo más triste que el negro de Ibáñez tuvo que dibujar jamás (¡¡Mire, jefe!! ¡¡Mire que pastelito tan rico!!), y lo mismo con Zipi y Zape, Superlópez y demás personajes conocidos de la época. Pero nada tan triste como lo que ocurrió en Estados Unidos. Y es que hay personajes a los que, aunque no queramos, tenemos cierto respeto. Si no aguantaríamos un anuncio de pastelitos protagonizado por Gendoh Ikari (No puedo gobernar NERV sin mi…¡¡pastelito de fresa!!) o John Locke (Le he robado este bollo a Hurley. ¡Ahora ya puedo matar osos polares!), ¿por qué se aguantaron las siguientes aberraciones? Con ustedes, sus superheroes favoritos anuncian bollos de fresa.

pastelitoamerica.jpg

El Capitán América tenía que estar en horas MUY bajas para tener que ayudar a un grupito de chavalines a los que el oso Yogui les había robado los emparedados. El oso Yogui disfrazado de alienígena, pero oso Yogui al fin y al cabo. Quiero decir, se supone que los aliens vienen de un planeta muy superior al nuestro y que conocen hasta el último de los recovecos de nuestro ADN. ¿No saben que nos alimentamos? ¿Para qué demonios se dedican a robar comida del parque Yellowstone en vez de matar a los humanos? Que por cierto, rica tiene que estar un rato, porque atención a cómo el tipo verde que come los pastelitos por primera vez ignora vilmente al Capi pegándole una tunda a su amigo. De hecho parece que le cae mal y los pastelitos son un mero McGuffin para distraer la atención. Uy, sí, que ricos. Dale en la cabeza, Capi, que me dijo que Gigatron no molaba. Y a todo esto, el extraterrestre de los bigotes a lo Dalí preocupado porque el Capitán América anda por ahí. ¿No le puede disparar? ¿No tiene ningún arma ni ningún poder especial? ¿Cómo demonios pretendían conquistar la Tierra, a base de robar comida de excursionistas idiotas? Porque tienen que ser idiotas, a tenor de la cara del chaval rubio en la última viñeta, típica cara de pornstar antes de una fellatio prodigiosa. Yum, yum. Twinkles. Yum. Y de todo esto, la enseñanza de turno: Si los extraterrestres roban tu comida, regálasela y que se vayan a su planeta. Gracias, Capitán América. Ahora, a luchar contra el mal de verdad, venga. So pedófilo.

(more…)

¡¡Mesías con complejos!!: Noticias y tetash

enero 25, 2008

¿Qué tienen en común el cómic francés, los guionistas americanos y la muerte de dos mutantes? Vale, que si dos mutantes murieran en un cómic francés seguro que andaban los guionistas americanos por detrás diciendo que el cómic no entra en continuidad, ¡¡pero también que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡¡Las habréis leído en más sitios, pero seguro que no tuvieron ayer su comentario 5.000!!

A ANGOULEME HEMOS DE IR, CON UNA BOTA, CON UNA BOTA

Si alguien de un universo alternativo llegara y nos dijera que los coches vuelan y los dinosaurios han repoblado la tierra extinguiendo a la raza humana, probablemente le miraríamos, totalmente crédulos, y le acogeríamos entre nosotros. Al fin y al cabo son cosas que pueden pasar. Si en vez de eso nos dijera que en España lleva 34 años en pie un festival dedicado exclusivamente al cómic patrio le daríamos una patada tal en el trasero que volvería directo a su realidad alternativa. Que hay cosas que no pueden ser, hombre. Un festival dedicado al cómic español, ya. El día que se reconozca como buen cómic, suficiente para llenar cientos de stands, la obra de Monteys, JMV, Bartual, David Ramírez, Rubén Fdez, Nacho Fernández (que se tiene que marchar fuera para poder publicar) o cualquiera de los grandes del webcómic español que merecen ser descubiertos y publicados ya (mención especial a ¡Eh, tío!, Freaks y Geek in love, que merecen publicación casi inmediata), ese día, montaré una gran fiesta por todo lo alto. Más que nada porque supondrá que se publican tantos cómics españoles en España como franceses en Francia, donde tenemos para dar y tomar, y no sólo cómic gafapasta o semihumorístico como aquí: Tenemos ciencia ficción, humor, aventuras, superhéroes “made in France”, amor…y ¿sabéis qué? Se montan colas gigantescas hasta para el autor más nimio, nadie se queja de que el manga se come al cómic patrio (a pesar de que esté a la mitad de precio que por aquí. En serio, ver un tomo de Nana a 4 euros es para que se te caiga la cara de vergüenza al suelo), y, en general, los dibujantes y guionistas de cómic son mirados con tanto respeto como cualquier otro artista. Angouleme es otro mundo.

angouleme.jpg

Aquí se consideraría vandalismo callejero

En Francia, el cómic es una disciplina artística, como quien dice. Es una maestría, algo más que el “pintar monitos” que se cree por estos lares. Lo lee, como en Japón, todo el mundo: Los pequeños, los medianos, los mayores. Aquí, o diriges el tema a tu público directamente (en el último Expocomic me intentaron endilgar como cinco veces Amor entre hombres o algo así, a pesar de que iba con Hardita de la mano en plan empalagoso-asqueroso. Debo tener pinta de gay de todas todas) o te comes los mocos más de lo que ya te los vas a comer. Y no es tema del proteccionismo francés, que tambien, sino de saber promocionar lo bueno que tienen. Nosotros tenemos a Mortadelo, ellos al Pequeño Spirou. Nosotros tenemos a Zipi y Zape, ellos a Astérix. Nosotros tenemos a Pafman, ellos Tintín. No me han comparar la calidad y la importancia en la historia del cómic, por favor. Pero vaya, lo mismo pasa con el cine. Nunca escucharás a un francés decir que el cine francés es malo (en parte porque para nada lo es), ni a un francés que jamás haya leído algo de BD. Aquí si lees cómic español y ves películas rodadas por, pongamos, el gran Nacho Vigalondo, eres rarito y debes ser crucificado. Así nos va mal, gente. Vamos a tener que emigrar todos a Francia para que se nos reconozca un poquito, coño. Por cierto. La noticia es que del 24 al 27 de enero, o sea, ahora, sucede en Angouleme el festival internacional de la bandè dessinè. O lo que es lo mismo, del cómic. Allí estaremos a pesar de que no entienda un pijo de francés. Sólo por ver a tanta gente emocionándose por el cómic merece la pena. Algo muy diferente a lo que tenemos aquí, ya les digo. O sea, ¿en qué mundo normal gente así seguiría permaneciendo en el anonimato? Una industria es lo que necesitábamos. Coñoya.

(more…)

Series en DVD: ¡¡El futuro está aquí!!

enero 24, 2008

-Hola, buenas, soy un tipo normal y quería ver algo bueno en la tele…
Pues lo llevas claro,majo. Yo no es por parecer catastrofista acerca de nuestra fabulosa -ejem- televisión española, pero entre Tomates, Diarios de Patricia y series putrefactas, cada vez vamos a peor. Que se ha dicho muchas veces en blogs cultos (como éste, que hes muy culto él), y todas ellas con toda la razón del mundo. Lo que me encantaría leer es el blog de una maruja enganchada a los programas del corazón y defendiéndolos a capa y espada. ¿No dicen que Internet tiene voz para todos? Ya podría ser cierto. En fin, a lo que íbamos. Encender la tele hoy en día es poco menos que un suicidio neuronal. En el momento en que aprietas el botón de “TV” en vez del de “AV”, tus conexiones cerebrales explotan en mil pedazos y cientos de gatitos mueren a la vez, dejándote sólo ante el peligro, con la boca abierta y la lengua sacada cual espantajo raro, hasta el momento en que un poco de lucidez espontanea te haga dejar de ver la historia de Mariloli y su novio por Internet, contada en primera persona con embarazos cibernéticos incluídos, rechazos en directo y madres llorosas. Y si queremos ver cine aun es peor, no sólo porque echan una película buena cada veinte días de madrugada en La 2, sino porque los cortes publicitarios pueden amargarnos nuestra película favorita, y más ahora que se ha puesto de moda el “Volvemos en dos minutos” cada quince minutos. Cojones. Ponedme doce minutos de anuncios antes de la peli y después no me pongais ni uno, que ya son ganas de ver al tipo de Fairy en vez de saber si Bruce Willis está muerto en El sexto sentido o qué. Que no digo que al final se descubra que está muerto. Que es posible que sí, pero tambien que no. Ejem. Vamos, que salvo que emitan uno de esos pocos programas de calidad decente de producción propia (Muchachada Nui, Se lo que hicisteis –digan lo que digan-, Cuenta atrás…), sólo nos queda una salida para huir: El DVD.

-¡¡Vale, ya lo he entendido!! He ido al 30% de El corte inglés, me ha atendido una chica muy maja, y me he comprado la edición especial de Blade runner y un montón de películas que…
¿Películas? ¿Pero de qué demonios me estás hablando? ¿Aun se venden películas por ahí? ¿Y aún hay quien las compra? ¿Por qué? Es más, ¿aun se siguen haciendo películas? ¿Me estáis diciendo en serio que no pararon la producción hace años y empezaron a hacer solo series? Creo que tengo que informarme algo más. Aun así: La gente ha dejado de comprar películas en DVD. Esto es tan triste como cierto. Sólo tenéis que fijaros en el alucinante incremento de espacio de las series en vuestro centro de ocio favorito (yo me fijo porque el amiguete Freddy me obliga a pasar cuatro horas diarias allí en rebajas mientras yo me tiro al suelo a leer la NGamer o similar) para cercioraros de una máxima. Todo vale, vale todo (premio a quien pille la referencia). Desde El coche fantástico hasta la terrible Joey, la decimoquinta edición de Neon Genesis Evangelion (¡¡ahora con una fabulosa caja metalizada feísima!! ¿Te vas a quedar sin la tuya?) o la primera parte de la tercera temporada de Los hombres de Paco, todo vende cosa mala independientemente de la calidad y aunque esté a precios exhorbitados (¿50 euros por 12 episodios mugrientos? Prefiero gastarlos en un mugriento viaje de tren a Madrid. Las cosas como son). La gente ha aprendido la magia del poder ver lo que quieras cuando quieras independientemente de lo que echen por la tele, y ese es, sin duda, el futuro. ¡Adios a los horarios! ¡Bienvenida sea la tele a la carta y sin anuncios! ¿Coches voladores? ¡¡Este es el verdadero avance del siglo XXI!! ¡Viva y bravo!

 barney-escuela.jpg

¿Os he comentado ya que vale todo? 

(more…)

Los (sobrevalorados) 18 años

enero 23, 2008

 [¡¡Increíble post doble!! ¡¡Duelo de titanes!! Randy decide que es una gran idea celebrar el cumpleaños de Starsky obligándole a escribir medio post sobre un tema: “Los 18 años”. Y Starsky acepta. Y así ha salido todo. Doble ración, dos en uno. ¡¡Y al terminar, el trailer del post 100 como innegable sorpresa!! ¡¡Randy estuvo hora y media editándolo, así que veanlo, por cristo!! Estamos que lo tiramos, oigan]

Randy

Para mí, el instituto era como una prisión. Pero no en el típico sentido metafórico poetil del rollo “una prisión que impedía que mi imaginación volara”, no. Más bien en el sentido realista de “como se me caiga el jabón en la ducha, me voy a quedar fino”, pero cambiando el jabón por los apuntes y la sodomización por collejas. Que habría que ver qué pasaría si sustituyeran las penas de dos años de cárcel por una ronda de collejas en grupo. Seguro que de pura vergüenza los malosos no volvían a delinquir. A lo que iba. A los 17 años, en lo último que se me ocurría pensar era en escribir tonterías para un blog, y no por falta de tiempo. Más que nada por dos razones: Para empezar, los blogs, en 2001, eran para una élite lokaza y se limitaban a ser un cuaderno de bitácora de MariPepi y cómo su novio la había dejado preñada pero no pero sí pero no. Y para seguir, ¿quién demonios me iba a leer? ¿Mi familia la del “Ay, que raro nos ha salido el niño”? (tampoco les culpo, eh, yo opinaría lo mismo de mi primo el coleccionista de maquetas de la II Guerra Mundial) ¿Y de qué iba a hablar? ¿De lo mucho que me gustaba Dragon ball? ¿Recuerdan cómo escribía/excretaba hace años? Sigh. Bastante ocupado estaba en intentar pasar camaleonizado por el instituto (sí, mi pueblo debe ser el único lugar del mundo donde no tengo más amigos que el bueno de Freddy. Podría ser el malvado presidente del mundo y aun me enseñarían el culo por la calle. True story). Comprenderán que con este panorama uno andaba esperando los 18 años casi tanto como espero ahora la nueva temporada de Lost. Ah, la mayoría de edad. Un mundo entero que se abría ante mí como las puertas del cielo, el lugar donde todos ansiábamos llegar y que prometía ser la panacea de nuestros problemas adolescentes. ¡Adios a una vida marcada por los dibujicos animados! ¡Hola a una vida protagonizada por la -gluks- madurez! ¡Adios a lo que ahora se llama bullying y por lo visto es un gran problema de la juventud en el que nadie se había percatado! ¡Hola al sexo y las mujeres! Y mientras mi clase al completo lloraba por poder ser conductores (o prostitutas, yasabeputasjeje, o alcohólicos profesionales, ya saben) legales, yo andaba esperando todo lo que hasta ahora se me había negado. Y al final todo llega, pero oigan, la primera semana con la mayoría de edad fue, probablemente, la más decepcionante de mi vida. 18 años. Pues vaya mierda, oigan. Veamos punto a punto lo que te prometen y lo que nunca jamás llega. Estos serán tus 18 años, amigo Starsky. Por cierto, ¿le han felicitado ya? ¡¡Corran a los comentarios!!

porn.jpg

Porno: No deja de ser curioso que el momento en que te dejan ver porno legalmente sea el mismo en el que te aburras de ver cuerpos desnudos abrazándose y pierdas la curiosidad. Tú, que antes te ponías malo sólo con leer “Blonde makes a gang bang with a brunette”, ahora lo mirabas con superioridad. Ja. Con 18 estaba por encima de todo ese material para adolescentes idiotas que habían (y han) tenido como doscientas veces más sexo real que yo. O sea, en el fondo el porno no son mas que una tipa (generalmente de cuarenta años y siliconada) fornicando con un tipo (que, además, gana en la comparación y deprime cosa mala) y haciendo cosas que en ese momento uno sólo podía soñar (sí, vale, y aun ahora, qué demontres). ¿Qué interés podía tener la carne desnuda en una mente madura e inteligente como la mía a los 18? ¡Ja! ¡¡Perdedores pornófilos!! ¡¡Me valía de mi imaginación!! Sí, amigos, efectivamente. La semana en la que cumplí 18 años fue en la misma en la que me percaté que no tenía imaginación. Y por si tenían alguna duda, no sólo volví a caer, sino que 4Chan me ha convertido en un monstruo. ¿Les he hablado del porno japonés con peces? ¿Del porno gay entre sumos y enanos? Por favor, mátenme.

(more…)

“La central”: Jovencitos asesinables en películas deplorables (1)

enero 22, 2008

Las películas de adolescentes interpretados por señores de 35 años y asesinados por un tipo misterioso en plenas vacaciones de verano son todo un género dentro del cine, tanto como el peplum o las películas de madre e hija que se intercambian sus vidas por un día. Y Francesc Giró, un productor viejuno que decidió probar suerte en esto del cine como director, lo sabía bien. ¿Qué pasa cuando un productor, que sólo es capaz de ver películas pensando en lo que van a ganar (aparte de nuestro amigo futuro productor Rob), se mete a dirigir una? Efectivamente, que dirige una película sobre algo que no le gusta sólo para sacar beneficios. Y no lo digo yo, eh, lo dice él mismo (tiene tela, si podeis leerosla entera). Total, que cogió el primer guión que salió de entre la montaña que le solían enviar (curiosamente realizado por uno de los guionistas de Buenafuente) y decidió rodarlo sin más preámbulos, sin haber visto ninguna peli de terror antes. Lorelei, lorelei. Confiando en su innegable talento y en el de los muchachos que le acompañaban, algunos de 18 años y algunos de unos 40. Maomeno, así a ojo. Y cuando un director de unos setenta tacos decide dirigir una película sobre jóvenes adolescentes, pasa lo que pasa. Que los chupi molonguis, los joder tía que fuertes y los Qué rollazo colegas pululan libremente por la cinta, por eso de dar un toque guay y grunge a tope a la película. Espero que esteis preparados para el terror español de 2006. H6 no era nada, amigos. Bienvenidos a La central.

Un grupo mixto de chicos y chicas van en coche por carreteras secundarias haciendo el mongolito mientras escuchan pop-rock suave que nos intentan hacer pasar por heavy del duro. Pero, al contrario que los muchachos de School killer, éstos parecen pasárselo bien y todo. Se ríen, sacan los brazos por las ventanillas mientras nosotros deseamos ya de buen inicio que algún árbol se los lleve, los chicos se quitan las camisetas y en general se respira un aire de buen rollo tirando a asquerosete. En serio, después de cinco horas en un coche, por mucha música chachi que me pongan, por muchos amiguitos chupis con los que vaya, lo único que quiero hacer es jugar a la DS y que me dejen en paz. Bien, nada más empezar la película, en su primer minuto, el deseo interior de que todos ellos mueran sangrientamente se hace patente. Tanta risa y tanta hostia. Os mereceríais vivir con un doblaje encima de vuestra voz real, a ver qué tal os sentaba.

 

(more…)

Cómics de mucha risa: “Bill kill”

enero 21, 2008

Odio a Cels Piñol. Pero no le odio por ese truñazo que fue Fanhunter: The final conflict, que podría ser, ni por su aberración disfrazada de producto para papis frikis (que, como todos sabemos, podrán ser papis pero de frikis tienen el recuerdo de que un cómic tiene viñetas y poco más), ni tan siquiera por la tontuna que le ha entrado de hablar sólo de niños desde que tuvo a su –por otra parte, preciosa- primera hija. Le odio por haber abierto en España la veda del “todo vale si tiene referencias subculturales”. O sea. Leyendo la portentosa Dragon fall acabé llorando de la risa más de una vez como buena parodia que es. Y lo mismo con el Niñotaku del gran DR, en la que las referencias están puestas buscando hacer reír y no simplemente para que veamos que el autor ha leído mucho y sabe mucho de muchas cosas (por otra parte, dime de qué presumes y bla bla bla. Tambien odio el refranero español que tiene respuestas para todo, sí). ¿Alguien se ha reido con Haruto alguna vez? (ojo, no confundir con el graciosísimo Raruto creado por Jesulink). ¿Y con cualquiera de las cientos de parodias sacadas cada año en España? ¿Por qué nadie apadrina a un guionista antes de liarse a hacer dibujos semiparecidos a los de las películas y series que comentan? Todo se resume a un continuo fluir de referencias que dan más rabia que otra cosa. Hasta los fanzines más casposos del salón del manga son más graciosos (incluídos los Katz, que cada vez van a peor y a referenciar por referenciar sus propias chorradas). A ver. Antes, en Fanhunter, Alejo podía ponerse delante de John Konstantin y decirle, serio: “Yo soy tu padre”. Todos pillábamos la referencia y aplaudíamos la escena (todo un giro de FH en su momento). Ahora, Cels habría hecho que Alejo dijera “Como dijo Darth Vader…yo soy tu padre”, a lo que Konstantin contestaría: “Eh, El imperio contraataca”. A eso me refiero. Y el gran maestro en hacer estas cosas es el llamado nuevo Cels Piñol (llamado así sólo por mí, vale, pero llamado por alguien): Enrique V. Vegas.

Y mira que el tipo me cae bien, incluso tengo un Es-piderman suyo dedicado colgado en mi habitación al lado de un par de narizones del propio Cels (sí, en el fondo soy una puta) y un Jason Voorhes dibujado por Nacho Fernández. Y en su día me compré sus primeros cómics, emocionado por sus dibujos cabezones: Es-piderman, Vlade, Julk, Fredi vs Yeison (píllese el humor y la gracia de poner los títulos como suenan en castellano oídos del inglés. Desde los videos de Loquendo no había reído tanto), la patrulla XL, Los cabezones de las galaxias (ahora justamente recopilado en tomo), Jellboy…en fin, ya veis. Todo ello con unos dibujos muy monos y adorables y con unas referencias de partirse el ojete en cuatro. Va Espiderman por Nueva York y aparece Bart Simpson en patinete. ¡Es gracioso porque todos le conocemos! ¡Es Bart! ¡El niño malo de América! ¿Cómo que no os hace gracia? Qué poco sentido del humor a lo Cels. En fin, Vegas hace poco presentó su última gran obra maestra, que, en la linea de los títulos anteriores, da un giro de tuerca cachondísimo al objeto de parodia en sí. O sea, si originalmente era Kill Bill, aquí es…

00.jpg

(more…)

¡¡Solid Snake versus Mortadelo!!: Noticias y tetash

enero 18, 2008

¿En qué se parecen un juego de lucha, alguien que debería haberse retirado y un actor vestido de cosplay? Vale, en que un actor vestido de cosplay jugando a un juego de lucha es, probablemente, alguien que debería haberse retirado hace mucho,¡¡pero tambien que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡¡Las habrán leído en más sitios, pero seguro que ellos no prometieron dejar esta fórmula de párrafo inicial para continuar con ella como si nada por pura vagancia!!

LA CULPA ES DE LA PLAY. SI, OTRA VEZ.

Voy a intentar ser un poco justo y light con este hombre, más que nada porque poca gente existirá en España con más fandom a su alrededor a pesar de no haber sacado nada decente en quince años, y no me apetece morir acribillado mientras paseo por la calle. No, no me refiero a Santiago Segura (otro que tal) sino a Francisco Ibáñez, el entrañable dibujante que a veces es descongelado de su válvula de criogenización para acudir a salones del cómic, a conferencias y demás eventos, a los que siempre va con una sonrisa en los labios, dispuesto a dibujar tantos Mortadelos vestidos de mariposa como NO le pidan. Y qué quieren que les diga. Vale que en su día nos trajera obras maestras como Contra el gang del Chicharrón, Concurso oposición (mi favorito) o Valor…¡y al toro!, pero lo que es ahora la maestría, queda un tanto en entredicho. Lo siento, pero no me creo que el autor de los cómics antes mencionados haya caído en la bajeza de poner a Mortadelo fornicando con Sigrid (tan claramente que uno vuelve a mirar la portada para comprobar que es Bajo el bramido del trueno y no lo último de U-Jin) o a Filemón diciendo tacos duros más allá de los clásico Córcholis, Demontres o Sapristi, que tanta gracia nos hacían de críos. Así que hay dos opciones: O el maestro se nos está volviendo viejuno o el trabajo se lo hacen un grupo de negros recién salidos de la escuela Massana con ganas de transgredir. Y por mucho que Monteys me dijera que Ibáñez vive esclavizado a la pata de su mesa, no me lo terminaba por creer, hasta que ha pasado lo que ha pasado. Definitivamente, amigos, Ibáñez está mayorcito y un poquito senil. O lo estará en un par de años. Joder, qué duro se me hace hablar así de un mito como él.

Enseguida entenderéis la ironía de la imagen

(more…)