Archive for 3 octubre 2010

Normas de Equivocación: ¡El fantabuloso podcast!

octubre 3, 2010

Las modas de Internet están sufriendo un elitismo desconcertante. Mientras que hace años lo que todo el mundo debía hacer era sacarse autofotos para el Fotolog (posteriormente llamadas “esto va para el Facebook” o “niña, deja de poner esa cara de guarrona”), poco después fueron los blogs (ahora conocidos como “cementerios digitales”, que además es una palabra muy bonita) y más adelante el condensar todo lo aprendido en los blogs en 140 caracteres en Twitter (dentro de unos años conocido como “¿Cómo es posible que nos engancháramos a semejante tontería?”), ahora lo que se llevan son los podcast y las series online. Como veis, nos vamos especializando. El próximo paso es el éxito de los videoblogs de calidad, hacer esculturas o hacer striptease variados. Y aquí, como buenos borregos que somos, y ya que hacer una serie online es algo destinado o bien a quien tiene muchos amigos talentosos, o bien a quien no le importa hacer el ridículo (¿Habéis visto la mayoría de webseries que hay por ahí? ¿Es que nadie va a decir nada a esa pobre gente?), hemos decidido hacer un podcast. Uauh. Qué originales semos. Que alguien nos saque una foto para los anales de la historia. No, la peli porno no, so gaznápiros. Algunos de vosotros (los que no nos tengan en Twitter o Facebook, o no nos presten la más mínima atención) os preguntaréis “¿Y por qué debería importarme que hagáis un podcast?”. Pues a ello vamos, oigan.

Hacer un podcast, hoy en día, es más fácil que nunca, más que nada porque la diversidad de temas es infinita. ¿Eres un apasionado de la fontanería? ¡Fontapodcast te espera! ¿Te gustan los Micro Machines? ¡Todo el mundo amará Micromapodcast! ¿Que te vuelves loco por los podcast? ¡Podcastpodcast ya es tuyo! Tras escoger un nombre, hay mil posibilidades: Juntarse con los amigos en el salón de casa o por Skype (solo apto para los amantes del riesgo extremo) y empezar a soltar estupideces hasta que el público (otros amigos) se aburran de tanta bromita privada y tantos silencios incómodos es solo una de ellas, aunque, tristemente, la más extendida. Después, subiendo niveles, está el tratar con una mesa de mezclas y micrófonos profesionales desde casa (solo aptos para aquellos que, o bien no son independientes, o bien se ríen cuando alguien les pregunta sobre la crisis), grabar desde una radio libre o, ya puestos, cobrar haciendo el programa desde la SER. Curiosamente, esta última es una de las menos extendidas. Uno no termina de ver la conexión. Y ya solo queda lanzarlo al mar cual botellita con mensaje secreto y que se pierda en el oceano de la información. O sea, que todo el mundo lo ignore, cuatro lo aplaudan por amiguismo y los integrantes sueñen con ser los próximos Gabilondo del mundo radiofónico. Si él pudo con su inteligente espacio informativo, ¿por qué no nosotros que copiamos noticias de MeriStation y las comentamos sin demasiada gracia? ¡El mundo es injusto!

“Y ahora os contamos la última de Kojima: Va a hacer Metal Gear Solid 5. ¿O no? ¡Ja, ja! ¡Ahora nadie sabrá la verdad! ¡Vivan los podcast”

(more…)

Anuncios