Archive for 30 marzo 2009

MAMARRACHADA (o cómo violar a tu hermana según el shojo)

marzo 30, 2009

¿Cansados de vivir en un mundo sin amor ni corazoncitos al ver pasar a la chica de la que están secretamente enamorados? ¿Hartos de que la gente les señale con el dedo y las chicas se aparten cuando les ven a lo lejos? ¿Absolutamente desquiciados porque nunca, nadie, en ningún lugar, haya hecho un amago por darles un piquito entre labio y labio? ¡Esto no va a cambiar hoy, amigos, pero podemos hacer algo para intentar solucionarlo! Desde hace unos años, las editoriales de cómic en España, siempre atentas a las necesidades de la gente, han creado lo que me gusta llamar Maneras de Abrir Mangas Asistiendo Rapidamente a Raros Asuntos Cochambrosos e Hilarantes, Asustadiza y Desgraciadamente Amorosos. O su nombre en clave, MAMARRACHADA. Sí, los otakitos insistirán en que este tipo de creaciones se llaman shojos y están creados para el público femenino, pero es un término inexacto. MAMARRACHADA se acerca mucho más, es más preciso y no hace que la gente le mire con cara rara. ¡Adios a las conversaciones de instituto del estilo a “¿Qué lees?”-“Un shojo”-“¿Souyo?”-“Es un manga de amor”-“Si nos da igual, solo veníamos a practicarte el bullying diario”! ¡Bienvenidas conversaciones que brindarán nuevas amistades! “¿Qué lees?”-“Una MAMARRACHADA”-“El hecho de que lo reconozcas te libra de la paliza de hoy. ¿Quieres ser amigo nuestro y drogarte con el grupo del Jony?”. Para que los jóvenes asustadizos de hoy sepan como enfrentarse a las relaciones amorosas del día a día sin tener que pasar por bochornosos greatest hits de todos los tiempos como “Me gusta más tu amigo”, “Eres un engendro” o “Perdona, ¿puedes esperar a que pida un cubata para tirártelo por encima?”, desde El blog de Randy hemos decidido crear la lista de las cuatro MAMARRACHADAs que más se venden en el mercado español (vale, no es cierto, ¿pero a quién le importa?). ¿Preparados para un viaje al país de la gominola, lo rosa y lo blandito? ¿Preparados para la simulación de realidad virtual que nos proponen los cómics de hoy en día? ¿Sí? Chachi. Ajustaos los cinturones, porque allá vamos. 

I.N.V.U

invu_01

 Ni Llongueras haría esos pelos. Ni el Joker sonreiría así. Ni tu prima la otakita se compraría esta cosa.

Y es que hay que estar preparados para el mundo que ahí afuera os espera, amiguitos. ¡Pasiones! ¡Amor descontrolado! ¡Hamburguesas de un euro en el McDonald’s! INVU (o lo que es lo mismo. I envy you. De hecho no es lo mismo ni se parece lejanamente, pero si le hace ilusión al autor, oye…) trata, según la nota de prensa de “cuando cuatro chicas ansían conseguir sus sueños, el destino puede hacer que sus caminos se tuerzan de manera imprevisible. Amor, obsesión, libertad, chicos…”. Joder, qué imprevisible, tú. Nunca me habría imaginado algo tan imprevisible en un manga de este tipo como amor, obsesión, libertad y chicos. Sobre todo lo de los chicos. No es por nada, pero los sueños de las cuatro chicas estas son un poco raquíticos. ¿Ninguna quería ser científica, o exploradora, o astronauta, o algo no-relacionado con ligarse a tíos? En fin. Como fiarse de las notas de prensa crípticas es lo peor que se puede hacer hoy en día, vamos a ver de qué coño va realmente la MAMARRACHADA esta de envidias y demás. Resulta que la madre de Sey, una muchacha de 16 años, se marcha a Europa y la deja tirada con una nueva familia, los Kang, la única familia con nombre de personaje de Los Simpson. En estas, Sey, a la que parece que todo se la refanfinfla bastante, se enamora de su nuevo hermano, al que en el fondo odia, y cuando todo empieza a estar bien, él muere salvajemente. En ese momento, y para que la madre del chaval no sufra, su hermana se hace pasar por él ya que su madre sufre de amnesia. Eh, esto es solo la mitad del tomo. ¡Por fin sabréis lo que es el día a día real fuera de vuestras habitaciones, amigos adolescentes! ¡Gracias a INVU podemos tener amnesia, madres que se marchan, muertes y transexualismo mientras unas chicas despendoladas intentan cumplir sus sueños a los 16 años! ¿Cómo? ¿Que lo más emocionante que te pasó a los 16 fue que fuiste a Port Aventura? ¡No oses meterte con INVU! ¡INVU tiene razón! ¡Siempre! Y si vuestro hermano no ha muerto de manera que os tengais que hacer pasar por él… ¡Matadle! ¡La vida es así, y el camino a los sueños es duro! ¡Hop, hop, hop! Cinco tomos y editado por ediciones Filabo. Ya tardáis en correr tras él, amigos.

(more…)

¡¡Link curra en la Renfe!!: Noticias y pesetash

marzo 27, 2009

¿Qué tienen en común un maquinista, un retorno esperado y una víctima más de la crisis? Sí, vale, que el retorno de un maquinista a la cola del paro sería una víctima más de la crisis, ¡¡pero también que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡¡Las habrán leído en más sitios, pero no han cogido una dolorosa afición a los pastelitos del Carrefour!!

VIAJEROS AL TREN

Si os asomasteis a la ventana este jueves de madrugada, probablemente les vierais. Un grupo de personas vestidas unicamente con una gorra roja y un mostacho italiano digno de Berlusconi si llevara bigote, aullaron a la luna en todos los barrios del mundo, portando con ellos antorchas llenas de fuego y felicidad. Después, se retiraron a sus casas esperando que nadie les hubiera visto hacer el ridículo. O sea, el ritual clásico de los Nintenderos cuando sale un nuevo Zelda, y más en estos tiempos. ¡Sí, amigos! Link, nuestro espadachín favorito, vuelve a la Nintendo DS tras el fabuloso –y quien diga lo contrario merece morir en la hoguera de la insensatez- Phantom hourglass con el nuevo Spirit tracks. Hasta aquí todo bien. El problema viene de las imágenes que se han mostrado, donde Link, nuestro aventurero número uno, el hombre tras la máscara verde, el genio del corte circular y el boomerang, aparece… conduciendo un tren. Euh, creo que alguien en Nintendo no entendió a los fans que pedíamos una renovación en Zelda. Igual soy yo el raro que no entiende como “renovación” conducir un tren por Hyrule, pero nunca se sabe. Mientras no haya mazmorra central como en el Phantom Hourglass, yo me doy con un canto en los dientes. En serio. Lo tengo aquí mismo. Ya verás que risa le va a dar a mi dentista cuando le diga que estoy así por un juego de DS. Sí, vale, por lo visto tendremos nuevas armas, podremos controlar a enemigos para que acaben con otros enemigos por nosotros y, por lo visto, podremos controlar el tren a nuestro antojo, pero a priori no es algo que haya apasionado a la muchachada. Aun así, el hecho de que Nintendo saque un nuevo Zelda y este no sea Zelda Fit: ¡Ponte en forma con Link! es de aplaudir a día de hoy. Oh, además, en la GDC se presentó Call of duty: Modern Warfare 2 (iba a decir “la originalidad al poder”, pero he llenado un párrafo hablando de Zelda, así que mejor me callo la bocaza), Max Payne 3 (coincidiendo con la peli, supongo) y un nuevo Metal gear solid (con Kojima al mando otra vez después de prometer, reprometer y requeteprometer que estaba cansado de su propia saga. Ay, lo que hace un buen puñado de billetacos). Total, que nada nuevo bajo el sol. A ver qué pasa en el E3 aparte de lo de todos los años: Nos hypeamos, levantamos la cabeza con dignidad y luego Nintendo nos saca un juego de Mario conduciendo un autobús o de Kirby viajando en avión comercial first class. ¡Viva!

zelda3

A Hyrule en tren de lujo yo viajaba, y a mi lado muy galante un portugués

La semana pasada surgió la noticia y corrió como la pólvora (pólvora mojada en este caso, ya que en el fondo no le importaba a nadie): Los 40 principales, la emisora guay para tu mundo chachi que cada vez escucha menos gente –gracias a dios-, había decidido volver a poner en marcha su sistema de programas de verdad. De verdad, eh. Nada de Discoteca 40, Fórmula 40 o Reggaeton 40. Un retorno a esa época de Viaje a los sueños polares, Fan club, Zona 40, En tu casa o en la mía, ¿Qué te cuentas?… En fin, ya sabéis. Quien vivió la época de los buenos 40 principales sabe a lo que me refiero, un mundo en el que no sonaba música infumable a todas horas, donde el rock, el hip hop y el heavy tenían cabida –poca y en lugares específicos, pero ya era mejor que ahora- y donde profesionales de la radio nos daban horas de buenos tiempos en lugar de presentar la siguiente canción de turno y tirarse a la bartola durante cuatro minutos antes de presentar otra más. El sistema de radiofórmula está obsoleto y todo el mundo lo sabe. Es hora de volver a disfrutar con la radio generalista, que tampoco está mal del todo. Como les decía, Los 40 principales decidieron la semana pasada volver a emitir Game 40. Si alguien no se acuerda, ya le refresco la memoria si es que alguna web nostálgica no lo ha hecho ya: El mítico programa presentado por Guillem Caballé y que, en un mundo sin Internet y con pocas revistas, resultaba divertido e interesante. Las críticas de Pin y Pon, MUP… Un universo entero rodeado de música de videojuegos y colegueo con los oyentes que terminó en 1998. Bien. Pues el Game 40 de 2009 se parece al de entonces como un moco a un señor con chistera. Un tipo leyendo noticias de la Hobby consolas, poniendo notas (altas. Demasiado altas) al buen tuntún a los juegos que le daban la real gana, introduciendo radiofórmula aquí y allí. ESO es Game 40. Es vergonzoso que en un mundo donde tenemos para elegir entre Arcadia gamers, Game over o Ultimo nivel, programas hechos por fans con una legión de seguidores y una calidad impresionante, la radio potente de las narices nos venga a demostrar que son unos mediocres absurdos y que eso de currarse los programas pasó a la historia. Una puta vergüenza, de verdad. Una vergüenza. Y ya siento ponerme serio, pero es que manda narices.

(more…)

¡Viva el heavy, troncos!: Camp rock (1)

marzo 23, 2009

[Este post es un remake de uno original de Cine Online que, por fin, inaugura los post sobre películas malas en El blog de Randy 3.0. ¡Disfruten! ¡La semana que viene, por fin volveremos con la segunda parte!]

Primero fueron Los fruittis, los tubitos que hacían pompas y el diábolo, que nunca tuvo maldita la gracia. Luego, Pokémon y Digimon. Ultimamente los Gormiti parten la pana, momento en el que muchos nos hemos dado cuenta definitivamente de lo lejos que estamos de nuestra infancia (¿Qué demonios es un Gormiti y por qué debería interesarme? ¿Tienen poderes? ¿Hacen ALGO aparte de costar cuatro euros?). Lo malo de las modas es que el populacho tiene que aceptarlas: Cuando te las meten hasta por las orejas sin que nadie haga nada por hacerse fan ni en el Facebook, es que algo falla. En el primer High school musical, fue la gente la que decidió que esa película merecía tener hasta su propio rollo de papel higiénico con la efigie de Zakefron y la Chica desnuda. Ya en el segundo dieron por hecho que necesitábamos tener cerca de nosotros los diarios secretos, las novelas, las camisetas y los tampones de los protagonistas a los que encumbramos tras la primera –y vital- aventura en el East High. Pero los de Disney dieron por hecho que no nos valía con el merchandising exagerado de High School Musical: Necesitábamos más. Era necesario crear otros estúpidos ídolos juveniles, crear unas estrellas y anunciarlas haciendo parecer que ya lo eran aunque realmente tuvieran de estrellas lo que yo de churrero. Así es como nacieron los Jonas Brothers (que sí, que tendrían un par de discos antes de que la Disney los fichara y fueron nominados al Grammy, pero no le quiten veracidad al post, maldita sea). Y, después de tratar durante años de triunfar en España, llegó Camp rock. Y hasta las octogenarias con alzheimer se acordaron de Camp rock. No era difícil: Televisión, librerías, jugueterías y tiendas de la Rosa Negra se llenaron de un póster hecho por un becario con conocimientos limitados de photoshop en que una chica gritaba al espectador mientras un grupo de emos tocaban la guitarra y hacían el imbécil por detrás. No lo nieguen. Nadie tuvo ni maldita gana de ver la película nunca. Pero para los que tengan dudas y aun quieran parecer ye-yés delante de su sobrinita histérica de catorce años con camisetas con brillantina y zapatillas del East High, aquí tienen el resumen de Camp rock. ¡Y la vida no volverá a ser igual! Bueno, de hecho sí, pero a quién demonios le importa.

Mitchie se despierta de su cama de una manera inusual (por llamar de alguna manera a “de forma totalmente antinatural mete un CD pirata en el portátil sin salir de las sábanas y cuando empieza a sonar música sonríe como una maniaca, saltando de la cama cual rana”) y, con una música pop a lo Avril Lavigne (o sea, “soy punk y a la vez muy inofensiva. ¡Padres y niños unidos al fin!”) empieza a maquillarse, que es lo que deben hacer en EEUU para ir al último día de instituto en vez de andar por los pasillos con las legañas en los ojos musitando “mñbñbños días”. Como llega tarde al insti, y no es tema de hacer demasiadas cosas, se cambia de ropa mil veces para al final quedarse con la más super-casual-de-la-muerte, mira su cuaderno de canciones, toca una de ellas al piano y cantando en un micro (Literalmente. ¿Quién no se ha puesto a cantar con su piano cuando llega tarde al instituto? ¿Eh? ¿Eh?), se prueba gafas de sol mientras pone morritos al espejo (atención, no de cualquier manera: Nuestra querida Mitchie tiene tres gafas de sol, UNA ENCIMA DE OTRA. Esta niña es tonta), toca la guitarra con la misma destreza que un manco y ya, si eso, coge su libreto de canciones, su bolso y la mochila –se ve que en EEUU no tienen tantos libros de texto como nuestros sufridos estudiantes, con cincuenta luxaciones de espalda cada uno- y se larga de casa. Dios Santo. Espero que se levante a las cuatro de la mañana para que le de tiempo a hacer todas sus chorradas con ese ánimo. Antes de salir de la habitación, sonríe a lo Joker, para que todos veamos lo feliz que es. Total, ya recogerá el estropicio su madre. Y ahora, vamos al desayuno entre la hija pija y la madre progre, donde ya va siendo hora de fijarnos en la sutileza de la película. Una sutileza que nos sacude en el ojo con tanta fuerza que apenas vemos venirlo.

(more…)

Monográfico blogs (2): Los 11 tipos de comentaristas (y 2)

marzo 18, 2009

¡Y seguimos con los tipos de comentarios y comentaristas! Sí, probablemente se me hayan olvidado cuarenta o cincuenta tipos, pero para algo están los gurús de Internet, ¿no? ¡Que hablen ellos! ¡Que hablen o callen para siempre! A poder ser, que callen todo lo que puedan.

6-El que se aburre en el trabajo: Pretender que la gente visita tu blog desde su casita, acomodados en su sofá y teniéndote como su proveedor principal de ocio, más allá de series de televisión, lectura, música, películas, videojuegos o sexo loco y depravado es demasiado pretender. No vamos a engañarnos, amigo: De las quinientas visitas que recibes cada día (si eres Viruete, multiplica por diez. Si eres El frikito Chespirito, réstate 499), dos tercios vienen desde gente en sus aburridos, aburridos trabajos. Y es que es automático: Puede que tengas el mejor día del universo, que tu novia haya sido elegida Miss Mundo, te haya tocado una paga de diez mil euros mensuales para toda la vida, hayas dormido como un campeón durante más de once horas, que nada importa. En el mismo momento en el que tu afortunado trasero roza siquiera tu silla habitual de trabajo en la oficina a las nueve de la mañana, todo se vuelve gris a tu alrededor, el sueño reina en ti y buscas cualquier alternativa a trabajar por insulsa que esta sea: Un blog sobre la segunda guerra mundial, Menéame, minijuegos idiotas, foros en los que nadie te cae bien… ¡Cualquier cosa mejor que volver a la aburrida hoja de Excel y los datos agropecuarios que no le importan a nadie! ¿Por qué creéis que Twitter triunfa? Amigo bloguero, no te engañes: ¿Ves ese pico en tus estadísticas a las 10 de la mañana? No, no es que tus lectores se levanten prontísimo para leerte, no. Es que no tienen nada mejor que hacer que gastar diez minutos de su vida en mirar tus chorradas y, para añadir tiempo, contar en los comentarios el tiempo que le queda para salir de esa pesadilla que debe ser su trabajo. Su comentario estandar suele ser “¡Totalmente de acuerdo! En fin, vuelvo a trabajar, que ya solo quedan seis horas…”. Si le sigues por la blogosfera, verás cómo ha dejado comentarios en dieciséis blogs, uno por cada media hora de trabajo. ¡La dura vida del currante, amigos! ¡Quién la pillara! Cuando le despiden, deja de visitarte. ¿Ahora entiendes por qué has bajado cien visitas en el último mes? ¡Maldita crisis, amigos!

7-El amiguete o familiar: De entre un montón de comentarios rebatiendo a otros comentaristas o al propio bloguero, aportando y discutiendo, destaca uno que no tiene nada que ver con los anteriores. Es el comentario que no sirve para nada: El del tío que conoce al autor. Y es que con esto de los blogs ocurre una cosa muy curiosa: Ya puedes ser Alvaro Pons, ya puedes ser un tipo con quince mil visitas diarias y web en El país, que tus amigos –entiéndase como “amigotes”, principalmente del pueblo- y familiares no se van a leer una línea tuya ni coaccionados. Y, como no les apetece leerte pero quieren que sepas que se acuerdan de ti -aunque sea para descojonarse de lo idiota que les pareces- y quieren hacer como que se han leído tu post, empiezan siempre sus comentarios con “Qué cabrón” o similares, para seguir con un intento de risa (Lol, equisdé, etcétera. No, etcétera no es sinónimo de risa) y un emplazamiento para una futura cita que nunca ocurrirá. O sea. “Qué cabrón XDDD Aver si se te ve el pelo, tío” (muy importante la falta de ortografía en el “A ver”. Un comentario de un colegota sin falta de ortografía en “A ver” no es ni comentario de colegota ni es nada). Tranquilo, hombre. Tengo Facebook, Tuenti, Myspace, Twitter, Hotmail, Gmail, teléfono móvil y correo ordinario. Gracias por poner semejante tontería justo en el sitio indicado para NO ponerla. A ver si cuando nos volvemos a ver el pelo éste está calvo y mustio, agusfiestas. El mundo: Algún día lo entenderemos. Supongo.

salud_familia

El hijo no lee el blog del padre sobre tener hijos y el padre no lee el del hijo sobre tener padres. De ahí sus sonrisas falsas. La madre se trinca al fontanero.

(more…)

Aprende a cocinar con Jason vs. Caracuero (y 2)

marzo 16, 2009

En el episodio anterior de Jason vs Caracuero… ¡Jason alzó su machete… para cortar la cena! ¡Caracuero usó su motosierra… para arreglar un enchufe! ¡Los dos se enzarzaron en una dura batalla… al Scrabble! Y, en este panorama, el primo loco de Caracuero diseca personas y hace sillas con los esqueletos de sus víctimas, que es como muy macabro. ¿Qué ocurrirá? ¿Estará la cena demasiado salada para Jason? ¿Adquirirá sentido el título del cómic? Preparaos, porque no os podéis imaginar ni por un momento lo que viene ahora.

El primo de Caracuero, que en cada viñeta luce la misma sonrisa de oreja a oreja que viene a decir “Estoy to loco, tío”, enseña su habitación de los horrores a Jason en la típica escena que haría que tu abuela se llevara las manos a la cabeza semi-escandalizada: Lámparas hechas de esqueletos humanos, floreros hechos de esqueletos humanos, sillas hechas de esqueletos humanos, un Santa Claus gigante hecho de… uh. No se puede decir que la originalidad sea el fuerte del cómic precisamente, no. En estas estamos cuando Caracuero, el Buster Keaton del cine slasher (más que nada porque, por lo visto, cuando nadie le graba con una cámara, está cayéndose todo el día en sus hilarantes tropelías), se sienta en la silla-esqueleto y se la carga, momento en el que, supongo, se deberían introducir las risas enlatadas. Ay, este Caracuero. Es de lo que no hay. Su primo empieza a zurrarle sin piedad y Jason tiene otro flashback del que nunca habíamos oído hablar hasta este cómic. Atención, porque los fans de Viernes 13 podéis empezar a tiraros de los pelos. En fin, en este flashback, el padre de Jason del que nunca habíamos oído hablar, pero por lo visto bebe y fuma (¡Recuerden! ¡Es malo! ¡En el mismo momento en que enciendan ustedes un puro se convertirán en seres despreciables, maltratadores de niños y contaminadores del medio ambiente, en lugar de hacer amiguitos como Jason!), le pega de leches hasta en el DNI dios sabe por qué. Jason corre a refugiarse entre las piernas de su madre, y esta le protege a su manera. Y hombre. Qué quieren que les diga…

22

…Si mi marido no se acordara de mi verdadero nombre y me llamara Doris en vez de Pamela, también le clavaría un machete en medio de la cabeza. A todo esto: Esta señora ni es Doris, ni Pamela, ni ningún nombre de camarera de una gasolinera estadounidense: Es Carmen. De Mairena, para más señas. Vamos, que sé que es una mujer porque el dibujante ha tenido a bien ponerle un sujetador. Si no, de qué. Jason vs Caracuero no solo destroza su propia premisa argumental, sino que además se dedica a cambiar el pasado de Jason a voluntad. Se ve que a la guionista no le gustaba que la madre de Jason se llamara Pamela y le cambió el pasado por completo. Total, ni que alguien se fuera a dar cuenta. Ni que Pamela Voorhes fuera la protagonista de la primera entrega de Viernes 13 o algo así. A partir de ahora, Doris entra dentro del pasado de Jason sin motivo alguno, ¿entendido? Tiene un machete y mata a su marido violento: Es todo un ejemplo contra la violencia de género. ¡Qué coño! ¡El Príncipe de Asturias de la paz le tenían que dar! ¡Viva Doris, coño! ¡Viva!

(more…)

¡¡Penes mastodónticos!!: Noticias y croquetash

marzo 13, 2009

¿Qué tienen en común un pene anatómicamente irreal, unos tochos imposibles de leer y una subida de precios inimaginable? Sí, vale, que todos aceptaríamos una subida de precios inimaginable si eso conllevara ver a un tipo levantando con su pene anatómicamente irreal unos tochos imposibles de leer, ¡¡pero también que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡¡Las habrán leído en más sitios, pero seguro que no están luchando tanto contra el mercado laboral!!

PLANETA QUIERE COLAPSAR EL IDEM

Esto es tremendo. No hace ni un año hablábamos de que Planeta deAgostini, sección cómics, estaba a punto de meterse en la quiebra más absoluta. ¿Se acuerdan? Bien, pues 365 días después, en plena recesión económica –oyx-, lo que es demostrar que están en bancarrota, no lo demuestran demasiado. Y es que año tras año sacan tal cantidad de novedades para el Saló del cómic que, en caso de querer comprar todas, nos obligarían a donar un pulmón, el ojo derecho o la nariz. E igual ni te llegaba. No crean que me quejo de las novedades, no, ni mucho menos. Es más, agradezco la preparación que desde Planeta me van a hacer pasar para estar listo para las próximas Olimpiadas, categoría halterofilia. Y es que ya llevo varios meses de gimnasio para poder leer a gusto la JLA de Morrison. Les explico: Supongo que en un principio empezaron pensando en sacarlo en un coleccionable de grapa de 24 páginas, pero les parecía poco. Subieron a un tomo de 72, pero seguía quedándose cojo. Quizá en varios tomos de 300 páginas entrara mejor al lector. O en un par de tomos de 600. ¡Qué coño! ¡Los lectores de cómics merecen un ídem a la altura! ¡Un solo tomo de –atención- 1120 páginas! Repito, en palabras y mayúscula, para quien se haya quedado con los ojos hechos chiribitas: ¡¡MIL CIENTO VEINTE PAGINAS EN UN SOLO TOMO!! ¡Señores, por favor, calma! Esto no es una competición de medirse los genitales, coño. No creo que haga ninguna falta en el mercado español un libraco de nada menos que sesenta euros imposible de manejar, demonios. Se agradece, porque, por lo que dicen, es un cómic de quitarse la tapa de los sesos a modo de sombrero, pero hay más formatos que no impliquen luxaciones de espalda y sudores fríos cada vez que pienses en leerlo, digo yo. Pero lo peor no es la JLA de Morrison, que podría ser un caso aislado: Lo peor es que, ahora mismo, el formato estándar de Planeta no son las 24 páginas, ni las 48. Son las 516. Así de clarito. Como todo el mundo puede ver a simple vista, lo mejor para los tiempos de hoy en día es sacar cómics gigantescos a treinta euros. Vamos, como churros se van a vender. Como porras de chocolate. Yum.

culturista

Los cómics te hacen estar así. Compra cómics. Eh, Planeta, no te quejarás de campaña publicitaria. Te la regalo.

Lo peor no es eso, sino mirar la apetecible lista de la compra que uno se hace mirando lo que van a sacar. Atentos, aficionados, porque entre muchos otros nos encontramos: El Green arrow de Kevin Smith, 528 páginas por 35 euretes. El All Star Superman de Morrison por otros veinte. Fábulas. El Hellblazer de Azzarello. El kanzenban de Monster (¡10 tomos por quince lerus cada uno!). Pluto. Lady Snowblood regresa. Madman. Vamos, ¿quién quiere comer algo más que arroz y pasta pudiendo dejarse la pasta en el vicio comiquero? Que sí, que vale, que es mejor gastárselo en esto que en drogas, o eso dicen (yo, definitivamente, no lo tengo demasiado seguro. Dudo que haya sentimientos tan contradictorios en la droga o que por fin haya salido esa cocaína que viste en el Drug Previews pero en un formato que te disgusta), pero definitivamente la afición a los cómics es algo que no le deseo ni a mi peor enemigo. Y es que, después de Planeta, llegan Panini, Glénat, Ivrea, Astiberri y Ponent Mon con sus sonrisitas y sus tentaciones de sirena en forma de páginas de esas que huelen bien, a nuevo. Si fuera mujer, podría vender mi cuerpo, ¿pero qué demonios se supone que puedo hacer? Euh, ¿alguien me presta 1.400 euros a finales de mayo? Lo juro, yo se lo devuelvo. En sonrisas y buena fe, o algo. Snif. 1120 páginas. Su puta madre.

(more…)

Monográfico blogs (2): Los 11 tipos de comentaristas (1)

marzo 11, 2009

No os dejéis engañar. Todo el que empieza a escribir un blog se espera fama instantánea, riquezas, oro, estar todo el día pegado a su nuevo móvil 3G de la leche con cientos de proyectos y revistas que quieren contratarle por un cheque en blanco. Libros escritos (¡Algo habrá por aquí! ¡Sigan sintonizando!), sillones en la RAE, el premio Nobel al mejor blog sobre rudos conductores de motos vestidos con trajes de noche, la dominación mundial, veinte millones de referencias en el Google… Aproximadamente un mes después, uno se da cuenta de que el mayor reconocimiento que va a tener en el mundo va a ser el de Pepito35, que opina que tu blog es chachi pistachi y le alegra las mañanas. Y, con el tiempo, uno se da cuenta de que los comentarios es como un “A ver quien la tiene más larga” continuo en Internet. Digamos que si los blogueros fueran raperos malotes estarían todos los días intentando hacer rimas con “comentarios” o “comments”. Que si “Mientras me acabo una botella de Larios/miro mis 97 nuevos comentarios/porque yo de la mediocridad no soy sicario/tener los comments que tú me daría mal fario”, que si “¨Tronco, ¿pero de qué coño hablas?/Vete a darle a otro la brasa/Seré sincero, tus comments/y los que te leen me la comen/yo tengo 123 comentaristas/y me quieren, y me adoran/y me alegran la vista”… Ya sabéis, los que nacimos para guionistas no nacimos para raperos. Así, no importa que de los 50 comentarios que tienes, 45 sean de tu primo el del pueblo y 5 de tu madre diciendo que vayas a cenar que se te quema el conejo: Siempre habrá gente que te tenga respeto y crea que eres uno de los grandes por tener una cantidad X de comentaristas. Qué absurdo, tú. Ni por tenerla más larga eres mejor amante ni la has metido más veces (a no ser que seas actor porno, vaya), ni por tener más comentarios eres más conocido y tienes más visitas que el blog de al lado. Pero es otro de los absurdos de la blogosfera mundial, y no solo lo tenemos más que aceptado, sino que, en el fondo, nos encanta. ¡Con ustedes, los 11 tipos de comentaristas más habituales! Aunque, conste, falte un tipo: Los fabulosos. O sea, ustedes. Awww.

comentario2ax

Cuando crees que no hay nada más patético que el típico bloguero que pide que le comentes siempre, Internet te vuelve a sorprender.

(more…)

Aprende a cocinar con Jason vs. Caracuero (1)

marzo 9, 2009

Ha llegado un punto en el que los editores tienen que haberse dado cuenta de que los crossovers hoy en día son tan necesarios como pegarse martillazos en el dedo gordo del pie recién levantado. Vamos, digo yo. Es como si nadie en el mundo se hubiera dado cuenta de que el cielo es azul, el agua transparente (excepto en Barcelona centro, donde es blanca) y La pantera rosa 2 un truño de campeonato. O sea, sí, vale. En parte se les entiende. Si tienes el poder para juntar a Elvis Presley y Ash Ketchum en un mismo cómic bajo el título Elvis VS Pokemon: Don’t be cruel, Pikachu!!, algo muy raro debería pasar en el universo para no intentar hacerlo, por ver qué coño sale. Ahora, por lo menos uno podía ocuparse de buscar una historia a la altura (¿Elvis evolucionando en un Pokemon de tipo roca? ¿Pikachu cantando el pikarock de la pikacárcel? ¿Por qué tengo la horrible sensación de haber escogido, probablemente, la peor de mis opciones crossoveras?) y no simplemente “Ash sueña que se encuentra con Elvis y bailan una sardana”. Sí, ya sé que el argumento es lo que menos ha importado desde siempre en el cómic barato (y más en los crossovers: ¿Para qué contratar a un guionista si los fanboys van a apoquinar al ver que Elvis sale de una Pokeball en la portada?), pero la cosa está llegando a límites absurdos. Ya no es que paguemos por una historia absurda o forzada, no. Pagamos por una historia sacada de Archie comics con un título alentador pero falso de cojones. O sea, para que os hagáis una idea. Cuando uno adquiere el número 1 de Jason vs Caracuero, lo que espera es una pelea épica entre ambos. Tres episodios de sangre, machetes y sierras mecánicas volando. De caretas partidas por la mitad, gente que no debería haberse acercado acuchillada sin piedad. Pero como saben que nos tragamos lo que sea y que nos conformamos con una pelea entre ambos, nos la ofrecen, sí. Dura exactamente tres páginas. ¿Cómo? ¿Que no esperabáis que el resto del cómic fuera sobre Jason, en plena comida familiar con Caracuero, contándose anécdotas de la mili? ¡Pero si el título lo decía bien clarito! Bienvenidos a uno de esos crossovers que olvidaréis después de leer, tanto como la guionista (Nancy Collins, reputada autora de las adaptaciones a libro de Destino final y de la estupenda novela Los cuatro fantásticos: Salvar Atlantis. Autora de clásicos, ya veis) lo olvidó incluso antes de escribirlo (sus frases rezuman ese aroma del “¡Hostia, la chorrada esa de Viernes 13! ¡Era para mañana y no he escrito nada! Bah, preparo café y en quince minutillos digo yo que paro un cómic, vaya. Si Bendis lo hace…”): Jason, el matarife de Viernes 13, sus diez secuelas y su remake y Caracuero, el susodicho de La matanza de Texas, sus tres secuelas y, efectivamente, su remake. Estados Unidos está plagada de buenas ideas, sí. Pero bien escondidas para que nadie las vea.

El inicio ya os lo podéis imaginar: Que si Jason vivía en Crystal Lake, que si mataba gente, etcétera. Lo que viene siendo conocido como “llenar dos páginas con las mismas chorradas que se cuentan en todas las películas, novelas, videojuegos y cualquier cosa relacionada con Viernes 13 jamás realizada”. Bien, Jason está ahora atado con cadenas en el fondo de Crystal Lake (esto es, al final de Viernes 13 parte VI, supongo, aunque el resto del cómic rompa la continuidad por completo), cuyo lago está ahora siendo contaminado por la empresa Linhart Amalgamated. Por supuesto, esta empresa, de la que nunca habíamos oído hablar y de la que nunca volveremos a escuchar palabra, es el motor que hace que todo empiece. Y es que hay que ser malos para ser como son ellos. Pero malos-malos. Por si el lector no había pillado que contaminar es nocivo y chungo, fijaros en cómo nos presentan al señor Linhart intentando buscar solución a los ecologistas, que se les echan encima. Tela marinera.

fuma

(more…)

¡Para ti, que eres gamer!: E-girl, tu revista de videojuegos y mucho más (y 2)

marzo 2, 2009

En nuestro repaso al número 4 de E-girl, esa fabulosa y estupenda revista para jugonas de menos de once años (esas que piden, por lo visto, un juego de Hannah Montana y los Jonas Brothers juntos, con Zakefron dando palmas por detrás) a la que, por cierto, podéis suscribiros y recibir de regalo unos auriculares en forma de corazón (¡Existen! ¡Hay algún genio del mal suelto que cree que unos auriculares con forma de corazón y brillantina van a tener éxito!), vimos el nivel de inglés de las gamers de hoy en día, nuestros móviles favoritos y los mensajes de San Valentín más horrorosos de la historia, más propios de un oso amoroso con serios problemas neuronales que de una adolescente e-girl. Yeah. Ahora, llega la hora de continuar.

La E-girl, que sabe lo que quieren las chicas de hoy en día, nos da la lista de las canciones más e-girl de la e-girlsfera. Empezando por Jueves, de La oreja de Van Gogh. ¿Qué mejor manera de animar a las jugonas a pasárselo bien con sus chachi-chorradas que una dura canción sobre los atentados del 11 de marzo? ¡Qué chupi, chicas! ¡Murió gente! El resto del top 10, como podéis imaginar, está plagado de Duffy, los Jonas brothers (¿quién diablos se ha empeñado en que tienen que ser un éxito sí o sí?), High school musical, Beyoncé, Pignoise y demás. ¿Qué? ¿Que Extremoduro ha sacado un disco nuevo? Oyx, ¿ese no es el tipo que va medio desnudo a los conciertos y está lleno de pelo? Fuera del top 10 y de nuestra vida, desconsiderado.

Tras unas páginas hablando de los videojuegos más punteros del mercado (Disney Sing It, Bolt, My eco planet: Misión salvar la isla, High school musical 3 DS, Tu estudio de moda –y su imprescindible lista de moda cool por pocos euros: “Un cinturón de tachuelas te dará un toque grunge”. Kurt Cobain se remueve en su tumba. Ey, quizá le oigan gracias a su cinturón de tachuelas grunge- Mi hospital de animales, Princesas sobre hielo y Mi diario secreto. Como veis, tienen muy claro lo que es aprovechar una consola al cien por cien. O, por lo menos, cómo coger los dossiers de prensa, copiarlos y pegarlos metiendo un par de “Q wapos” por el medio, por eso de que no se note demasiado), llegamos a una de las secciones estrellas: E-Internet. O sea, todos sabemos para qué sirve Internet, y ahora mismo hasta las niñas de doce años saben donde encontrar el porno más duro de la red. Es hora de devolverles al buen camino de aquellas primerizas revistas sobre el tema que te enseñaban dónde encontrar videos y las webs de tus artistas favoritos. O sea, aparte de un reportaje sobre minijuegos (¿Greenshines decís? ¡Sucumbid ante el poder de Viste a Hillary Duff o Vamos de compras!) encontramos un listado de webs oficiales de artistas, de esas que encuentras dándole a “Quiero tener suerte” en el Google (“Sin Rumbo: Aquí tienes el link para enterarte de todo, todo, sobre tu grupo de música favorito”. Euh, ¿quienes? ¿Nuestro grupo de música favorito no eran los Jonas Brothers? ¡Me estáis confundiendo! ¡Decidme qué pensar exactamente, hijas de Satanás!), El blog del mes (que podría ser el de Enrique Dans, Viruete o ADLO!, sí, pero se han decantado por uno a la altura: El blog oficial de la serie 18 (sí, hombre, esa que no veían ni en casa de los actores. Esa. La descripción del blog no tiene precio alguno: “¿Tú también quieres tener 18? ¡Qué guapísimo es Hugo!”. No, por dios, gracias a dios hace seis años que no tengo esa horrorosa edad –con perdón de Hardita y Starsky, vaya. Y todo el que esté leyendo esto y tenga 18. Os compadezco-. Y nadie tiene ni idea de quién es Hugo, malditas. Ni importa siquiera) y mi parte favorita: “Cómo crear tu perfil en Hotmail”. En plena época de las redes sociales, de Tuenti haciendo perder el tiempo en los institutos y Facebook en las oficinas (para qué engañarnos si es básicamente lo mismo), E-Girl se acaba de enterar de lo que son los perfiles de Hotmail, eso que nadie usa desde hace exactamente cuatro años y medio más allá de ponerse “Soltero” en plena venganza contra tu pareja. Ja, sufre. Me pongo soltero en mi perfil de Hotmail, y eso es… ¡Importantísimo! Bien, por si tenéis curiosidad, estas son los tres pasos para crear tu perfil de Hotmail:

egirl4

 Reíros, pero estamos a un paso de convertirnos en una chica E-girl. Yo comparto siete aficiones con ellas, oigan. Chicos wapos no incluída.

(more…)