Archive for 28 mayo 2009

Especial salón del cómic: ¿Qué NO comprarse ni con 10.000 euros?

mayo 28, 2009

OFICINAS DE CUALQUIER EDITORIAL GRANDE. HACE UN PAR DE MESES.
-Señores, el tema está más crudo que las varitas de pescado sin meter al horno. Tenemos que seleccionar qué es exactamente lo que queremos que la gente se trague y promocionarlo mucho. No podemos permitirnos las cagadas de años anteriores. Es por eso que propongo una edición de lujo pero asequible de los Showcases de Green lantern y Superman junt…
-¡¡Y los tebeos de los 80 que no le gustaban a nadie, recopilados en tapa dura y costando un pastizal!!
-Con el debido respeto, señor Forregosa, no creo que eso le interese a nadie. Quiero decir, nadie se los leía en los 80, ¿por qué demonios se lo iban a leer ahora? ¿No será mejor seguir nuestras encuestas de mercado que indican que la gente quiere cómics buenos y…?
-¡¡Revistas!! ¡¡Revistas de quinientas páginas con mangas que no conozcan ni los otakus más otakitos del barrio!! ¡¡Llenas de tonterías y chorrandeces!!
-…Señor Forragosa, por favor, ¿le importaría salir de la sala mientras expongo estos datos basados en mi vida de comiquero y lo que creo que a la gente le gustaría?
-¡¡Shojos traducidos de manera machista!! ¡¡Recopilatorios de series que salieron el año pasado!! ¡¡Tiras cómicas sin gracia!!
-¡Se lo dije! ¡Contratar a un lobotomizado no entra dentro de las “políticas de solidaridad de la empresa”! ¿No se dan cuenta de que ahora tendremos que publicar TODO lo que ha dicho para no quedar insolidarios? ¿De que este Salón nos vamos a pique y…?
-¡¡Y un recopilatorio gay en el que aparezca UPL y un personaje que sea un culo que habla!!
-En serio, amigos. ¿Esto es lo que pretenden llevar a un salón lleno de gente con dinero en las carteras? ¿ESTO? Sigh. Voy a que me abran el cerebro. Lo mismo así me hacen algo de caso.

aprenderaquerer

Sí, demasiado colirio. Y no, el chupa-chups no puede caber ahí ni de broma.

APRENDER A QUERER #1: La mayoría de los mangas para chicas se entienden de buenas a primeras sin demasiado problema (¡Kimikuchi ama a Kakita… pero el corazón le hace Toc cada vez que ve pasar a Chiko! ¡Un divertidísimo triángulo amoroso en ciernes!). El problema es cuando, tras leer uno de ellos, te sientes atrapado en una película de David Lynch. ¿Cómo es posible que un maldito shojo sean capaces de crear un argumento tan extrañamente… extraño? Les cuento, porque es para leer treinta veces y seguir intentando encontrarle algún sentido. Kotori es una niña de quince años que vive sus primeras experiencias amorosas mediante, atención, la Nintendo DS (¿Imagina tener citas? ¿Mi novio? ¿Chicoz? ¿Pictochat? ¿Se cree que Link es su novio y se pasa el día tocándole en la entrepierna?). Mientras en la partida, un chico le da calabazas (Ya hay que ser malo en un juego casual en DS para perder, pero en fin), en la vida real otro aparece de la nada y le regala un chupa-chups. En serio. Chicas del mundo, imaginad que Mario se os cae por el barranco de turno y, mientras os lamentáis, aparece un chico y os regala un chupa-chups. Debe ser la peor manera de ligar del mundo después del “Estudias o trabajas”, por no hablar de lo psicópata que hay que ser para espiar a una chica con su DS, esperar a que pierda y pasar por su lado para regalarle un puto chupa-chups. Si aún decimos un juego nuevo, una rosa o un pañuelo para secarse las lágrimas vale, pero… ¿Un chupa-chups? Joder con la crisis, tú. Es peor de lo que pensábamos. Kotori, que ni se extraña ni nada (¿A quién no le han regalado alguna vez chupa-chupses perfectos desconocidos?), poco después conoce a un chico que es clavado a un diseño del videojuego. ¡Oh, sorpresa! Para colmo, en su nueva clase está también el chico del chupa-chups, que es un macarra maloso que la chantajea con el juego de la DS. Lo dicho: David Lynch coge este argumento, mete un par de enanos y un unicornio hablando al revés y nos planta Mulholland drive 2. Por si acaso, no le den la sinopsis. Que lo del chupa-chups tiene que tener alguna metáfora por algún lado. Pero fijo. De momento, son 7’5 € que nos libramos de pagar. ¡Hasta siempre, Aprender a querer! ¡No se podía esperar nada bueno de un manga con nombre de libro de autoayuda!

(more…)

Anuncios

Especial salón del cómic: ¿Qué comprarse con cien euros?

mayo 26, 2009

Que no les extrañe si un par de agentes del FBI con gafas negras y flasheadores se pasan este fin de semana por la Fira de Barcelona. Y no para comprar tebeítos precisamente, más que nada porque Mulder y Scully comentando Punisher perderían inmediatamente su halo de miticismo y de “Sabemos todos los secretos del Universo, así que arrodillaos ante nosotros, pequeños bastardos”. Simplemente estarán por ahí para comprobar que es posible que, en un momento en que la economía del mundo se desmorona (¿A que no se habían enterado? ¡Hay crisis! Ni que fuera la palabra más dicha del último año, oigan) y en el que el puesto de “mileurista” es un bien codiciado por muchos, haya una cúpula en medio de una ciudad que parezca protegida contra todo el mal. ¿Qué es lo que ocurre en el Salón del cómic de Barcelona? ¿Con la entrada te regalan cien euros para gastar en lo que te de la real gana? ¿En cuanto cruzas las puertas te sale un hilarante sombrero de copa y una elegante levita junto a tu afán consumista? ¿O, simplemente, los comiqueros hemos empeñado hasta el joyero de la tía-abuela Felisa para comprarnos las últimas novedades? Sea como sea, lo que está visto es que los editores de las grandes editoriales no saben lo que es la clemencia ni el perdón.  “Hum, la situación del mercado no es la idónea… la gente no tiene dinero para gastárselo en bienes materiales… creo que esta vez sólo publicaremos ochenta novedades apetecibles y reíremos al ver cómo la gente, vestida con harapos, debe elegir entre comer o comprarse el All-Star Superman. ¡Será como un reality show extremo!”. Total, quién necesita comer. ¿No quieren estar a dieta? ¡Si encima nos hacen un favor y todo! Y, al igual que en la cabeza de los malvados editores con panza y puro, en la blogosfera comiquera parece que la crisis, los EREs y ZAPATERO al lado de los parados (en alma, claro está) ni existe ni existirá jamás, porque las listas de la compra ascienden, como poco, a los cien euros. Lo dicho, los deben regalar junto con la entrada. Si los cómics no son algo que les mate (premio al que haya pensado en un cómic con patitas y una Magnum humeante), su cartera llora de infelicidad o han decidido prostituírse durante esta semana con más pérdidas que dinero en el bolsillo, aquí tienen la tradicional lista sobre qué comprar en el salón con tan solo cien euros. Recuerden: Tener una vivienda y comer pan es algo sin lo que pueden vivir. ¿Pero pueden hacerlo sin comprarse lo último de Naoki Urasawa? ¿Eh? ¿Eh?

all_star_superman_cover

I am the goddamn Superman

ALL STAR SUPERMAN: Los lectores de cómic españoles somos unos desconfiados de la leche. Hace apenas un año, en los comentarios de Un tebeo con otro nombre se comentaba poco menos que si All-star Superman llegaba a España, lo haría en dos tomos de treinta euros cada uno, en blanco y negro, en tamaño reducido y con pixelado de photoshop. Y, además, olerá a caca y se imprimirá con las páginas salteadas. Porque Planeta de Agostini es lo peor, un asco y Satán en forma de editorial. Nada que no sepamos. El problema es que cuando Planeta anunció finalmente All-Star Superman fue en un tomo a color, en tamaño normal y por solo veinte euracos. Vamos, que si no vende lo que tiene que vender, es como para que cojan las grapas mensuales, las dividan en tres y nos claven diez euros por cada una. Y es que, por lo que se dice, esta serie es el cómic superheroico más imprescindible, ojo, no del año ni del lustro, sino de la década. Doce historias con el Supes como protagonista reviviendo aquél toque naïf de sus primeras aventuras (no lo duden: todo cómic que contenga en su descripción las palabras “toque naïf” merece la pena. O no, pero al menos podrán hablar con la cabeza bien alta del toque naïf del tomo que acaban de agenciarse. ¡No hace falta ni saber lo que significa para ganar puntos extra de interés!) guionizado por Morrison y dibujado por Frank Quitely, que oscila, dicen quienes lo han leído, entre “Obra maestra absoluta” y “Es muy bueno, sí, pero creo que te pasas diciendo que es una obra maestra”. Los deceros por fin pueden subir la cabeza con orgullo y decir “Sí, las crisis continuas son una pérdida de tiempo y dinero, nos han engañado desde la editorial miles de veces y tenemos la sensación de que, cuando compramos algo, desde Planeta se están descojonando de nosotros, pero mira qué tomo más mono se ha marcado Morrison”. Si son ustedes algo masoquistas, también tienen el All-Star Batman and Robin de Frank Miller, una ida de olla continua que destaca exclusivamente por la frase “Me encanta ser el jodido Batman”. Y a quién no, Bats. A quién no.

(more…)

¡¡Quince euros de nada!!: Noticias y maletash

mayo 22, 2009

Y ahora, unas palabras de nuestro patrocinador. Ejem.

¡Hola, amigos! ¡Piénsenlo! ¿Qué pueden hacer hoy en día con quince cochinos y miserables euros? ¿Tomarse un par de bebidas en el pub de moda en su ciudad? ¿Comprar la mitad del All-Star Superman? ¿Descubrir los beneficios de comprar dos cajas de preservativos? No, amigos. ¡Quince euros pueden ser mucho mejor amortizados! Es por eso que hoy les presentamos en exclusiva… ¡Niñas que aman la esvástica y otros cómics para suicidas! ¡Risas mil! ¡Los mismos artículos de Internet, pero remasterizados y, en ocasiones, casi cambiados del todo! ¡Un diez por ciento de inéditos! ¡Colaboraciones de los dibujantes más reputados de la webcomicsfera! ¡Y en papel! Por fin ha llegado a ustedes LA SOLUCION CONTRA LA CRISIS. ¡¡Niñas que aman la esvástica y otros cómics para suicidas!! Vamos, que sí. Que vayan juntando monedicas, que tampoco es tanto atraco. La semana que viene, más información.

RANDY2portada

¿Qué tienen en común un intruso, un tipo con gafas y un fiestón del carajo? Sí, vale, que un tipo con gafas por lo general es un intruso en un fiestón del carajo, ¡¡pero también que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡Las habrán leído en más sitios, pero no les intentan sacar el dinero de manera tan descarada!

¡AL INTRUSO, AL INTRUSO!

La gente se aburre mucho. Es un hecho. Si no, no tendría ni Facebook, ni blog, ni Twitter, y se dedicaría a vivir su vida sin necesidad de dar sus opiniones a diestro y siniestro. Y sin blogs, la polémica no existiría. Cada poco tiempo surge en la blogosfera comiquera un debate sacado a la luz por gente con demasiado tiempo libre: En su día fue la polémica sobre La cárcel de papel, que, fíjate tú, no puso en la página principal qué autores iban al salón del cómic de Granada, como si Álvaro Pons tuviera obligaciones en su blog. Lo último, vamos. El 13 de este mismo mes, saltó la bomba de esta temporada (que empezó dejando un reguero de polémica, muerte y destrucción y ya prácticamente  nadie recuerda. ¡Así funciona la blogosfera hoy en día!): Sergio Bleda, el autor de El baile del vampiro y La conjura de los miércoles, abrió un tema en su blog para quejarse de esos autores de cómics que, sin dedicarse profesionalmente a ello, venden su trabajo comercialmente. Malditos hijos de puta. ¿Cómo demonios se atreven a intentar vivir de su hobby sin tener una gran carrera detrás de ellos, y aun peor, a vender sus productos en la misma estantería que los cómics de Bleda? ¡Que se dediquen a su trabajo de oficinistas, que sueñen por las noches en convertirse en autores de éxito, pero que no lo sean si les viene la ocasión! Si has estudiado cine y no consigues trabajo de lo tuyo, ajo y agua, amigo. Pero ni se te ocurra entrar en el negocio de los guiones de cómic, porque es un lugar privado, único e intransferible. Se necesita ser GENIAL para estar allí, y tú no lo eres. Así que en tu tiempo libre haz cómics, súbelos a Internet, autopublícatelo (¡Sin ganar un duro, claro: No olvides que es tu hobby y, por tanto, lo de ganar dinero está prohibido!), pero ni se te ocurra quitar sitio en las tiendas de cómics a los autores de verdad, los que se pagan las facturas con sus tebeos. ¿Qué? ¿Que es solo un sobresueldo? Maldito bastardo. Si trabajaras de panadero, ¿te gustaría que Albert Monteys tuviera el hobby de hacer pan y lo vendiera? Vale, sí, probablemente te diera igual, pero has captado el mensaje, amigo. Si haces cómics en tu tiempo libre, que no se te ocurra publicarlo a no ser que tengas cuatro másters en tebeología y arte secuencial. Básicamente: Si tienes un trabajo que te dé de comer, no puedes darte el gustazo de que te publiquen algo que consideras bueno, porque es posible que Sergio Bleda piense que le estás quitando público objetivo. Si tan bueno es lo que haces, ¿por qué no lo das gratis? Morán, empieza a devolver el dinero que te han dado en El jueves, que lo tuyo es un hobby. Ibáñez, vuelve a ser botones y deja de perder el tiempo con los monigotes. En fin. Vaya despropósito, señor Bleda. Vaya cagada. (Para una reflexión realmente inteligente sobre el tema no dejen de visitar La cárcel).

thor ipod

Thor, un intruso en el mundo de los superhéroes. Si eres Dios, ¿para qué te metes? Espero que al menos no cobres, chico.

(more…)

Las 10 peores secuelas de películas de terror de la historia

mayo 20, 2009

El cine actual, en su ya habitual desparpajo y originalidad hasta el límite nos ha traído últimamente filmes tan originales como Funny games (¡Eh, amigos! ¡Es igual que la primera plano a plano y dirigida por el mismo tipo! ¡No se la querrán perder!), X-men orígenes: Lobezno (Que en un principio iba a ser llamada No tenemos ideas para hacer X-men 4, pero eh, ese tío tiene garras en las manos. Seguro que da para hora y media, pero no terminó de convencer a los productores), Star trek (No deja de ser sorprendente cómo una saga que hasta ayer solo había interesado a los cuatro trekkies de turno, de pronto es un fenómeno de masas. Abrams, lo has vuelto a conseguir) o La pantera rosa 2 (¡Miren, es Steve Martin destrozando de nuevo meándose en la memoria de Peter Sellers!). Pero, por si tanta novedad nos hubiera dejado con ganas de más, los productores de Hollywood tuvieron la idea del siglo: Coger todas esas películas de terror de los años 80, lavarles la cara, estrenarlas como nuevas y hacer secuelas de ellas. ¡Un plan perfecto! ¡Remake y secuela, todo en uno! Así vimos hace unos años La matanza de Texas 2004 o Las colinas tienen ojos y, más recientemente, Viernes 13, cada una con su carro de secuelas planeadas (que se hagan o no es otro cantar, pero nadie puede negar que la idea es crear una nueva franquicia en plan zombie). Esto nos hace pensar de nuevo en algo que parecía olvidado en los años 80, entre los calentadores y los discos de Mecano: Las malas secuelas de las películas de terror slasher. De todos es sabido que, tiempo ha, si una película con un bicho asesino recaudaba más del doble de lo que costó en taquilla, tendría como mínimo una segunda parte. A veces con recaudar un dólar más se justificaba la secuela. Y si esta aun daba beneficios, una tercera. Y una cuarta. Y así ad finitum. De esta manera pudimos disfrutar (es un decir) de las secuelas de la ya pasmosamente risible Critters –venga, que alguien lo diga de una vez: “Yo prefería Gremlins, eran más monos”. Pues claro que eran más monos, tampoco los critters intentaban serlo-, de un Freddy Krueger casi inexistente en Pesadilla en Elm Street 2 o de la famosa Halloween 3, en la que todos esperábamos la aparición de Michael Myers y en su lugar nos encontramos con una historieta tan atípica como descorazonadora, creando la única ley válida en las secuelas: Los espectadores queremos ver lo que sabemos que vamos a ver. Si Halloween 3 se llamara, simplemente, El día de la bruja, quizá hoy fuera recordada como uno de los grandes clásicos del terror, pero al entrar en la sala, la gente quería ver a Myers cortando cabezas, arrasando adolescentes y resucitando sin piedad. Aun ahora me extraña que no hubiera algún cine quemado por el ultraje. Y es que las secuelas de las películas de terror son malas casi sin excepción, pero nos da el más de lo mismo que todos queremos disfrutar. Hoy repasaremos en un bonito top 10 –cuyas primeras cinco películas ya fueron publicadas en Cine Online, vale, pero el resto es nuevo- las películas que se excedieron esta regla y nos dieron lo que realmente no queríamos ver. Con ustedes, las peores diez secuelas de películas de terror.

aun se lo que

“¡Que nadie mire el cartel! ¡Pon más photoshop en el pecho de Jennifer Love Hewitt! ¡Más! ¡Más he dicho! ¡Que parezca un zeppelin humano!”

10-Aun sé lo que hicisteis el último verano: A finales de los años 90, la aparición de Scream hizo que las productoras se frotaran las manos con el mal llamado “nuevo terror juvenil” (más que nada porque ni era nuevo, ni era terror, y juvenil podría ser cambiado por “descerebrado”). Películas como Jeepers creepers, Leyenda urbana o The faculty llenaron las salas de cine con jóvenes dispuestos a ver cuchillos ensangrentados, algo de hemoglobina y, de vez en cuando, alguna tripa que otra, siempre que no dañe mucho la mente del espectador joven en cuestión. No vaya a ser que se vuelva tarumba y asesine a sus amigotes con una katana, vaya. De entre este buen montón de mediocridades con otras tantas secuelas aprobadas por los pelos una película destacó por lo revival de su relato y su narrativa ochentera: Sé lo que hicisteis el último verano. En el primer filme, el asesino del garfio perseguía a un grupo variopinto de estrellas de las que no se ha vuelto a oír hablar, Sarah Michelle Gellar aparte (Sí, hombre, Buffy cazavampiros, la eterna adolescente), de las que solo sobrevivieron Jennifer Love Hewitt (cuya carrera ha sido todo un éxito si la juzgamos por éxitos como Garfield, El esmoquin y Garfield 2) y Freddie Prinze Jr (que después de Scooby doo y su secuela ha firmado un trato con el diablo para no volver a hacer nunca más el ridículo… o no salir en el cine nunca más, lo que sea más fácil). Su segunda e inevitable parte se abre de una manera tan absurda como realista: Un grupo de amigotes está arrejuntado en el salón cuando de pronto un concurso telefónico les anuncia que están a punto de ganar un viaje a las Bahamas si contestan correctamente a la pregunta “¿Cual es la capital de Brasil?”. La muchacha contesta alegremente que es Río de Janeiro y, pese a todo, ganan el viaje. Uy, algo raro está pasando aquí. Para empezar, que las clases de geografía no se les debieron dar demasiado bien. Total, que el asesino empieza a cargárselos uno a uno de las maneras más insospechadas (destacando el asesinato frustrado en la máquina de rayos UVA. Con lo fácil que es usar un cuchillo jamonero, ¿quién demonios se dedica a poner candados en máquinas de rayos UVA? ¿Cuál será el siguiente paso de su maldad: Afilar las cuchillas de los cortauñas?) para terminar revelando su identidad, y, atención, que la capital de Brasil es… ¡Brasilia! ¡Hostias, tú! ¡No mires, que es cultura! La moraleja de esta película es clara: No hay que unirse contra el tío que no tiene más armas que un gancho y asesinarle con nuestras escopetas, sino que debemos ir cada uno por nuestro lado a dejar que nos vaya dando matarile con facilidad. Por supuesto, al final los muchachos matan al temible hombre del garfio (que ni tiene cuchillo, ni escopeta, ni nada: UN PUTO GARFIO), comprueban que está muerto, salen de la isla y, en el último minuto, se descubre que el pesado en cuestión aun sigue vivo. En la tercera parte, que gracias a dios no he visto, el asesino vuelve a ser el tipo de la primera parte, que sin motivo alguno vuelve a ser sobrenatural y a asesinar a un nuevo grupo de jóvenes que repiten constantemente las mismas frases que en las dos películas anteriores. Por lo menos, seguro que saben más geografía. Un mono sabría más geografía. Y sabría hacer un mejor guión que el de esta, nuestra décima entrada en el top.

(more…)

¡¡Hype sin fundamento!!: Noticias y saetash

mayo 15, 2009

¿Qué tienen en común una saga literaria pasada al videojuego, un salón bochornoso y una licencia bien utilizada? Sí, vale, que una saga literaria pasada al videojuego , aunque no fuera una licencia bien utilizada, arrasaría en un salón bochornoso, ¡¡pero también que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡¡Las habrán leído en otros sitios, pero no preparan una bomba para la semana que viene!!

E3: ¿QUÉ DEMONIOS NOS ESPERA?

Cada año por estas fechas empieza la juerga habitual. A falta de veinte días para el E3, la que antaño fue la mayor feria de videojuegos del mundo y ahora es un hervidero de hype desproporcionado (con todo lo que el hype conlleva consigo. Esto es, la decepción absoluta), la gente está repitiendo las mismas frases que todos los años: “Esta vez no nos decepcionará”, “Nintendo tiene preparado un boom”, “Xbox arrasará con sus juegos”, “Playstation 3… euh… es de Sony”. Los veteranos ya saben de lo que hablo. Pero, ¿qué nos espera realmente de las compañías? ¿Esta vez vamos a ver algo que valga la pena, o se quedará todo en agua de borrajas y solo nos quedaremos con el regusto amargo del WiiFit Plus? A saber. Si tuviera las respuestas, ahora estaría ganándome las alubias como analista caradura, obviamente. Si los rumores se cumplen, Microsoft enseñará -¡por fin!- más sobre Alan Wake (debe ser que la constelación de Orión se alineó con la de Andrómeda en el mismo momento en que alguien sacrificaba un cabrito en honor a Bill Gates, porque hace demasiado tiempo que no sabemos nada del juego más prometedor de los últimos dos años y pico), Assassin’s creed 2 (donde se espera que, a diferencia del primer juego, pase algo), Lost planet 2, Bioshock 2 (Sagas únicas y originales, ya ven) y la nueva expansión del GTA IV (uy, qué ilusión). Pero además, los tipos que se inventan estas cosas apuntan a un sensor de movimiento con cámara (y, ya puestos a decir plagios de PS2, supongo que también un juego de cultura general con pulsadores y otro de  cantar. Euh, ¿qué es eso de Scene it y Lips?) y, cómo no, Metal gear solid 4. Los rumores de siempre nunca fallan, pero es que además esta vez, los listillos anuncian que vendrá acompañado de extras, misiones secretas, mejores gráficos y Kojima bailando el hula hop en tanga de leopardo. Atención, fans: Caer en el “Nunca ha pasado hasta ahora, pero ¿y si…?” sólo asegura pegarse de bruces contra la triste, triste realidad. Nintendo, por su parte, presentará Mario Galaxy 2, un nuevo Zelda, un Kirby que nos satisfaga a todos, Pikmin 3 y un nuevo Donkey kong Country para Wii, además de una DS con novedades que nos harán exclamar “¡Zapateta!”. Después despertaremos y nos daremos cuenta de que su conferencia ha vuelto a tratar sobre juegos casuales, remakes adaptados para la consola (Silent hill, Resident evil), secuelas de third parties (Red Steel 2, Monster hunter Tri), un nuevo periférico que se añadirá al mando y con el que podremos jugar, esta vez sí que sí, como nos prometieron jugar (esto es, 1:1) y palmaditas en los hombros de los Nintenderos mientras nos repetimos “¡El año que viene lo petamos!”. Si es que no aprendemos. Por su parte, Sony presentará el aparente juegazo Heavy rain, de los creadores del pasado de vueltas Fahrenheit, un MotorStorm para PS2 y PSP (el primero era casi igual que el segundo, así que supongo que este tercero no aportará demasiado a la historia del videojuego), la segunda parte de Uncharted y, más que probablemente, la presentación en sociedad de PSP2 (a pesar de que la primera PSP tenga menos juegos nuevos en el mercado que la Mega Drive). Eso sí, os avanzo lo que no presentarán: Ni una PS3 más finita (a pesar de lo que digan los rumores), ni una rebaja de precio. Hala, majos. A lloriquear a esa esquina, como todos. Total, que del 2 al 4 de junio veremos qué es verdad y qué es mentira de todo esto, qué sorpresas nos depara el destino y qué periférico idiota se saca ahora de la manga Nintendo para sacarnos los cuartos. Preparad los kleenex para llorar, gente. Ni que no sepamos lo que hay.

psp2

Hay quien se cree que esto es real. Supongo que también creerá en duendecillos verdes y hadas madrinas.

(more…)

¿Pero qué co…? Las grandes decepciones (2)

mayo 7, 2009

Nos enseñan a vivir con la decepción a cuestas. Un día te levantas y te das cuenta de que la noticia del día es que Mario y Sonic compartirán un juego de las Olimpiadas en el que habrá que agitar mucho el mando de Wii para dar diversión infinita (ya saben: Cuanto más lo menees, mejor te lo pasarás. Ejem). Fabuloso, piensas. ¿Y por qué no un plataformas? ¿Es que les da dentera intentar hacer algo bueno en Nintendo últimamente? ¿O es que es mucho más sencillo poner el cerebro en off y tirar hacia adelante? Si la decepción acabara ahí, sobreviviríamos. El problema es que al día siguiente te dicen que han cancelado Pushing daisies, acuchillada por la espalda y a mala leche. Y al siguiente, que Spidergirl no vende lo suficiente y la van a mandar al limbo de Marvel junto con el Hombre hormiga y tantas series a las que nunca se les dio una oportunidad (eso sí, Marvel Monos sigue ahí. Espero que en España se edite en formato prestigio y a más de 30 euros. ¡Qué menos! ¡Son monos vestidos de personajes Marvel! ¡Es imposible que sea malo!). Otro día, los del Saturday night live español adaptan -esto es: copian- el sketch de Blue Oyster Cult y el cencerro cambiando a estos por Barón rojo (y a Cristopher Walken por… Secun de la Rosa) y haciendo que cualquier gracia que tuviera el original se diluyera rápida y firmemente. Y, finalmente, te metes en Tuenti y no necesitas más decepción. Solo una pistola con balas y hacer una visita a los desarrolladores mientras les repites una y otra vez “¿Por qué demonios habéis plagiado a Facebook tan mal? ¿Por qué tenéis tan poco carisma?”. Ya saben, el día a día. Pero, por mucho que vivamos con ello, hay decepciones que rompen la barrera entre el bien y el mal, que nos hacen replantearnos nuestra propia existencia: Aquellas que nos hacen sentir como niños a los que les acaban de robar su piruleta en forma de corazón (que, por cierto, son muy monas cuando las tomas a los cinco años, muy patéticas cuando tienes más de veinte y pelo en el pecho). Y, entre ellas, las seis que hoy traemos. Y no, no se incluyen las segundas partes de artículos originalmente publicados año y medio antes. ¡Pero podría ser!

Las fases acuáticas de cualquier videojuego: Los desarrolladores de videojuegos tienen la manía de meter la pata. Tú estás andando tranquilamente por las ruinas de una ciudad abandonada repleta de zombies y, de pronto, consigues un objeto que te hace verlo todo como si estuvieras drogado. ¿Por qué? ¿Qué demonios ganamos con verlo todo como si estuviéramos bajo los efectos del LSD, aparte de la posibilidad de ser comidos más rápidamente por zombies con ganas de marcha psicotrópica? ¿Por qué se incluyen objetos que no sirven para absolutamente nada en los videojuegos? Y, ante todo, ¿por qué alguien va a encontrarse una jeringuilla con droga en mitad de una ciudad tomada por los zombies? La respuesta es desasosegante: Por la misma razón por la que existen fases acuáticas. O sea. Da igual que el videojuego sea de acción, de plataformas o de intriga. Los desarrolladores, llegados a un punto, creen que todos los jugadores queremos pegarnos un chapuzón y por eso se ocupan en meter, de manera artificial, un traje de buzo, un superpoder que nos permite respirar bajo el agua o, como en el Super Mario 64, un cuadro que evoque criaturas marinas.

ssora

Las fases acuáticas nunca trajeron nada bueno. Ni los cosplays.

(more…)

Los Anti-SGAE: Maniacos al descargar

mayo 5, 2009

Ha llegado la hora de ganarme enemigos. Pero de ganármelos en serio, nada de “ji ji, este tío se mete con Marvel. Como Marvel jamás sabrá lo que dice de ella, sale impune”. Hoy me voy a exponer al escarnio público como nunca. Creo que si robara cinco bancos, matara a ocho viejecitas y robara el dinero de un niño con cáncer para comprarme videojuegos estaría mejor considerado por la mayoría de los lectores que dentro de quince minutos, cuando acaben de leer el post de hoy. Y es que ha llegado el momento de mirar a la cara al destino, tragar saliva, pensar “Esto es un blog, puedo dar mi opinión sincera, a la gente le gusta la polémica, espero que esto no acabe en portada de Meneame o me linchan” y hablar sobre ese grupo social: Los anti-SGAE, los maniacos al descargar. Glups.

Conste que la SGAE no es santo de mi devoción: Pide dinero en conciertos benéficos, se equivoca una y otra vez y hace pagar un canon injusto hasta en las tostadoras. Por si esto fuera poco, el dinero que recauda se lo da a cuatro autores sueltos (los que, más adelante, irán a hablar con el presidente de los problemas de la piratería) y es demasiado fácil reírse de ellos como para desaprovechar las oportunidades. Pero no me atrevería jamás a usarla como excusa para conseguir por la cara todo aquello por lo que, no hace ni seis años, tenía que apoquinar billetes. Me parece fabuloso que la gente se baje cosas de Internet. Como si se quieren bajar screeners grabados con una cámara en medio del cine en vez de esperarse al DVDrip (¿por qué demonios ALGUIEN en este mundo haría eso?) o los CDs antes de que salgan a la venta. Pero amigos: Esto, se ponga como se ponga (“intercambio libre de archivos”, “acceso a la cultura”, “libertad para el pueblo”, “revolución de Internet”), es quitar dinero a los artistas a cambio del disfrute personal. Si estamos haciéndolo, no nos escudemos en tonterías y en frases hechas: Sí, estamos dejando de pagar a algunos trabajadores porque hemos encontrado gratis lo que hacen y no nos apetece dejar de tenerlo gratis. Supongo, por esa regla de tres, que la gente podría ir a un huerto, coger un saco de patatas y llevárselo alegando “intercambio libre de alimentos” y que en la Constitución pone que ningún español debe pasar hambre. Y qué coño, esos agricultores están consiguiendo muchas ayudas y subvenciones gracias a mis impuestos. Creo que ya va siendo hora de que me lleve las patatas que me corresponden.

putasgae

No es tan diferente de un collage del Sexy o no 

Este ejemplo de las patatas es, poco más o menos, lo que sucede con Internet hoy en día. Bajarse algunas cosas (películas que, de todas maneras, no íbamos a ver en el cine, series a ritmo americano, música para conocer a alguna banda…) es normal: Si te ponen la tentación en el morro no vas a mirar para otro lado defendiendo tus ideales. Pero una cosa es eso y otra poner el JDownloader a las ocho de la mañana y cerrarlo veinte horas después, si es que lo cierras. Conozco a gente que se pavonea de tener cuatro mil películas, ochocientas series y millones de canciones en múltiples discos duros. Hay personas a las que nunca les enseñaron la palabra “moderación”. ¿Para qué coño quieres tener tantas cosas si apenas tienes tiempo para seguir las cuatro series que se emiten, jugar un rato a la consola e ir al cine una vez a la semana? ¿Es que estás recopilando cosas para tu jubilación? Maldición, este es el tipo de gente que, cuando va al supermercado, pasa cuarenta veces por delante de la pobre azafata de queso Philadelphia a pesar de que el queso de untar tampoco le mata. Pero eh, no te atrevas a decir una palabra: Está en su derecho (constitucional e inalienable) de descargarse miles de películas y no haber pagado por ninguna de ellas. ¡Total, ni que hubieran trabajado cientos de personas y necesiten dinero para alimentar a su familia! ¡Todo el mundo sabe que los que hacen cine, lo hacen por amor al arte!

(more…)