Archive for the ‘Cine’ Category

Preestrenos: Salt o cómo hacer una película sin guión

agosto 20, 2010

¿Qué? ¿Cómo? ¿Tanto tiempo esperando un nuevo artículo y lo que el bobo de Randy nos trae es UN VIDEO? Efectivamente, amigos. Pero ojo, no se crean que lo que les enseño es la caída de un niño de un tronco, un vídeo de uno de esos videojuegos con gráficos que te cagas y de los que te aburres en medio minuto o una cancioncilla de nuestra infancia, esa de los 80 que ni siquiera habríamos oído si no fuera porque Youtube existe. ¡Esto es algo creado con cariño y amor para vosotros! A falta de Furibundos Espectadores (pronto, muy pronto, ¡lo juro!), bienvenidos a Preestrenos, un lugar donde, con una cadencia irregular (para variar) comentaremos los estrenos que hemos ido a ver a pases de prensa. En parte para dar envidia, en parte porque, ya que los echan, habrá que sacarles más provecho que la respectiva crítica en Cinemaniablog (¿Ya lo han visitado hoy?¡Vamos! ¡Háganme millonario, maldita sea!).

La película que abre la sección en cuestión es Salt, la tontería de Angelina Jolie de la que poco se pueda decir que no se diga ya en el vídeo. ¡Vean a Randy haciendo de ruso una vez más! ¡Y también de chino! ¡Y trabándose! ¡Y con variedad de micrófonos porque uno de ellos se fastidió cosa mala! ¡Grabado por los de siempre, Freddy y Hardita! ¡Y todo ello en glorioso HD! Desde ahora, Cartelera no les parecerá tan bueno como siempre: Les parecerá mejor. Al menos no tienen a un idiota diciendo chorradas por el medio.

¡No se vayan, que aún hay más! ¡Descubran hasta donde llega la degradación de un blogger sin escrúpulos!

(more…)

FURIBUNDO ESPECTADOR – Especial de Navidad

enero 5, 2010

La Navidad es esa época llena de buenos sentimientos, de horribles programas en TVE y de momentos incómodos con la familia (si creíais que “¿Ya tienes novia?” era malo, ¡esperad a “¿Cuándo os casais?”! ¡Diversión inmediata!). Y de regalos. Este primer capítulo del Furibundo Espectador mensual estaba pensado como antítesis a todo esto y para desear felices fiestas y un buen 2010 y esas mandangas, pero por cuestiones de cenas, comidas enormes, jugar a las cartas y, en fin, cosas fuera de mi jurisdicción como el New Super Mario Bros Wii (¡estaba delante de mi! ¿Cómo no probarlo… una y otra vez de manera compulsiva?) la cosa se ha ido retrasando hasta hoy, víspera de Reyes, y alargando hasta la más de media hora que dura ahora mismo. En fin, la ambientación navideña no deja de ser una pequeña excusa para mostraros tres de las películas que más repeluco me han dado jamás. Si creíais que Los Lunnis eran malos es porque jamás habéis visto a Caillou. Tanta repelencia no es para mi, gracias. Sin más, bastante habéis esperado para ver esto (no olvidéis, por cierto, verlo en HQ y pantalla completa. ¡Calidad aumentada por mil!): Disfrutadlo, tirad piedras cuando me veais por la calle o promocionadlo por Facebook. Y no olvidéis que al acabar está ¡el anuncio del Furibundo Espectador del 25 de Enero! ¡Qué coño, feliz Navidad! Si no os vale ahora por ser tarde, que os valga para el 2011.

(more…)

HA VUELTO

diciembre 10, 2009

Hacerse adulto es una mierda. Lo digo yo, lo decía Peter Pan y lo dirá Haley Joel Osment en cuanto vea su “prometedora carrera” tornada en fracaso por culpa de las drogas duras y el sexo con mapaches. Vale que es una frase que se suele decir a los 18 años, cuando por fin notas responsabilidades sobre ti y empiezas a sentirte una persona que debe ganarse el pan, pero darse cuenta a los 25 tampoco está tan mal. Hay quien no se dará cuenta en la vida, digo yo. Pero qué demonios, ¿acaso no hay adultos que molan? ¿Quién no quiere ser como Kevin Smith, pero con varios kilos menos? ¿O como George Lucas, pero con inteligencia? ¿O como esos publicistas que creen que poner una gorra para atrás a un animal antropomórfico hace que sea joven y chachi piruli? No sé. Lo mismo dentro de un año estoy aquí escribiendo sobre la situación del mundo actual, lo mal que anda la economía y sobre si Rajoy se cagó en las muelas de ZAPATERO, pero de momento no tengo malditas las ganas.

Y todo esto, ¿a qué viene? Pues viene a que es el tema principal del trailer del… ¡¡Furibundo Espectador!! ¿A que no os lo esperabais después de haberlo anunciado en Twitter y Facebook? Pues la cosa es esta. Atención, que vienen curvas: Furibundo Espectador. Cada mes. Cada jodido día 25. Las mismas chorradas que antes eran cada 100 posts, ahora cada muchos menos. Y, por si fuera poco, abrimos con un episodio doble de Navidad (uno en Navidad y otro en Reyes) en el que analizaremos, entre otras cosas… Oh, venga, viven mejor sin saberlo. Solo les diré que mi ordenador ha captado varios virus solo con abrir dichos archivos. Y en Enero, Jaime Rosales. Y en Febrero, la peor secuela de la historia. Y este es solo el principio. Espero. Lo mismo me canso la semana que viene y cierro el blog para siempre jamás o nos ponemos a charlar sobre macroeconomía con batín, puro y monóculo. Ya saben como es esto. Con todos ustedes… ¡Furibundo Espectador Mensual!

(more…)

Las 10 peores secuelas de películas de terror de la historia

mayo 20, 2009

El cine actual, en su ya habitual desparpajo y originalidad hasta el límite nos ha traído últimamente filmes tan originales como Funny games (¡Eh, amigos! ¡Es igual que la primera plano a plano y dirigida por el mismo tipo! ¡No se la querrán perder!), X-men orígenes: Lobezno (Que en un principio iba a ser llamada No tenemos ideas para hacer X-men 4, pero eh, ese tío tiene garras en las manos. Seguro que da para hora y media, pero no terminó de convencer a los productores), Star trek (No deja de ser sorprendente cómo una saga que hasta ayer solo había interesado a los cuatro trekkies de turno, de pronto es un fenómeno de masas. Abrams, lo has vuelto a conseguir) o La pantera rosa 2 (¡Miren, es Steve Martin destrozando de nuevo meándose en la memoria de Peter Sellers!). Pero, por si tanta novedad nos hubiera dejado con ganas de más, los productores de Hollywood tuvieron la idea del siglo: Coger todas esas películas de terror de los años 80, lavarles la cara, estrenarlas como nuevas y hacer secuelas de ellas. ¡Un plan perfecto! ¡Remake y secuela, todo en uno! Así vimos hace unos años La matanza de Texas 2004 o Las colinas tienen ojos y, más recientemente, Viernes 13, cada una con su carro de secuelas planeadas (que se hagan o no es otro cantar, pero nadie puede negar que la idea es crear una nueva franquicia en plan zombie). Esto nos hace pensar de nuevo en algo que parecía olvidado en los años 80, entre los calentadores y los discos de Mecano: Las malas secuelas de las películas de terror slasher. De todos es sabido que, tiempo ha, si una película con un bicho asesino recaudaba más del doble de lo que costó en taquilla, tendría como mínimo una segunda parte. A veces con recaudar un dólar más se justificaba la secuela. Y si esta aun daba beneficios, una tercera. Y una cuarta. Y así ad finitum. De esta manera pudimos disfrutar (es un decir) de las secuelas de la ya pasmosamente risible Critters –venga, que alguien lo diga de una vez: “Yo prefería Gremlins, eran más monos”. Pues claro que eran más monos, tampoco los critters intentaban serlo-, de un Freddy Krueger casi inexistente en Pesadilla en Elm Street 2 o de la famosa Halloween 3, en la que todos esperábamos la aparición de Michael Myers y en su lugar nos encontramos con una historieta tan atípica como descorazonadora, creando la única ley válida en las secuelas: Los espectadores queremos ver lo que sabemos que vamos a ver. Si Halloween 3 se llamara, simplemente, El día de la bruja, quizá hoy fuera recordada como uno de los grandes clásicos del terror, pero al entrar en la sala, la gente quería ver a Myers cortando cabezas, arrasando adolescentes y resucitando sin piedad. Aun ahora me extraña que no hubiera algún cine quemado por el ultraje. Y es que las secuelas de las películas de terror son malas casi sin excepción, pero nos da el más de lo mismo que todos queremos disfrutar. Hoy repasaremos en un bonito top 10 –cuyas primeras cinco películas ya fueron publicadas en Cine Online, vale, pero el resto es nuevo- las películas que se excedieron esta regla y nos dieron lo que realmente no queríamos ver. Con ustedes, las peores diez secuelas de películas de terror.

aun se lo que

“¡Que nadie mire el cartel! ¡Pon más photoshop en el pecho de Jennifer Love Hewitt! ¡Más! ¡Más he dicho! ¡Que parezca un zeppelin humano!”

10-Aun sé lo que hicisteis el último verano: A finales de los años 90, la aparición de Scream hizo que las productoras se frotaran las manos con el mal llamado “nuevo terror juvenil” (más que nada porque ni era nuevo, ni era terror, y juvenil podría ser cambiado por “descerebrado”). Películas como Jeepers creepers, Leyenda urbana o The faculty llenaron las salas de cine con jóvenes dispuestos a ver cuchillos ensangrentados, algo de hemoglobina y, de vez en cuando, alguna tripa que otra, siempre que no dañe mucho la mente del espectador joven en cuestión. No vaya a ser que se vuelva tarumba y asesine a sus amigotes con una katana, vaya. De entre este buen montón de mediocridades con otras tantas secuelas aprobadas por los pelos una película destacó por lo revival de su relato y su narrativa ochentera: Sé lo que hicisteis el último verano. En el primer filme, el asesino del garfio perseguía a un grupo variopinto de estrellas de las que no se ha vuelto a oír hablar, Sarah Michelle Gellar aparte (Sí, hombre, Buffy cazavampiros, la eterna adolescente), de las que solo sobrevivieron Jennifer Love Hewitt (cuya carrera ha sido todo un éxito si la juzgamos por éxitos como Garfield, El esmoquin y Garfield 2) y Freddie Prinze Jr (que después de Scooby doo y su secuela ha firmado un trato con el diablo para no volver a hacer nunca más el ridículo… o no salir en el cine nunca más, lo que sea más fácil). Su segunda e inevitable parte se abre de una manera tan absurda como realista: Un grupo de amigotes está arrejuntado en el salón cuando de pronto un concurso telefónico les anuncia que están a punto de ganar un viaje a las Bahamas si contestan correctamente a la pregunta “¿Cual es la capital de Brasil?”. La muchacha contesta alegremente que es Río de Janeiro y, pese a todo, ganan el viaje. Uy, algo raro está pasando aquí. Para empezar, que las clases de geografía no se les debieron dar demasiado bien. Total, que el asesino empieza a cargárselos uno a uno de las maneras más insospechadas (destacando el asesinato frustrado en la máquina de rayos UVA. Con lo fácil que es usar un cuchillo jamonero, ¿quién demonios se dedica a poner candados en máquinas de rayos UVA? ¿Cuál será el siguiente paso de su maldad: Afilar las cuchillas de los cortauñas?) para terminar revelando su identidad, y, atención, que la capital de Brasil es… ¡Brasilia! ¡Hostias, tú! ¡No mires, que es cultura! La moraleja de esta película es clara: No hay que unirse contra el tío que no tiene más armas que un gancho y asesinarle con nuestras escopetas, sino que debemos ir cada uno por nuestro lado a dejar que nos vaya dando matarile con facilidad. Por supuesto, al final los muchachos matan al temible hombre del garfio (que ni tiene cuchillo, ni escopeta, ni nada: UN PUTO GARFIO), comprueban que está muerto, salen de la isla y, en el último minuto, se descubre que el pesado en cuestión aun sigue vivo. En la tercera parte, que gracias a dios no he visto, el asesino vuelve a ser el tipo de la primera parte, que sin motivo alguno vuelve a ser sobrenatural y a asesinar a un nuevo grupo de jóvenes que repiten constantemente las mismas frases que en las dos películas anteriores. Por lo menos, seguro que saben más geografía. Un mono sabría más geografía. Y sabría hacer un mejor guión que el de esta, nuestra décima entrada en el top.

(more…)

Reinterpretando los clásicos: Indiana Jones y el chisme interdimensional (y 2) [por Bob]

enero 28, 2009

[Después de que me olvidara Detectives Internet en casa, solo me quedaba una opción para hoy miércoles: La segunda parte del artículo de Bob sobre Indiaki Jones. Mañana, el señor Zanelli y su salvapantallas volverán para vuestra satisfacción. Hasta entonces, os dejo con Indiaki. Y sí, es un artículo largo, así que coged algo para comer y haced descansos para ir al wáter. No digáis que no os aviso.]

A todo esto, el bueno de Connery (cuyo personaje obtuvo la inmortalidad en la película anterior… ¿Cómo murió? ¿Posible trama para la decimocuarta entrega?) se retiró del cine después de La liga de los hombres extraordinarios, en la que el director, inexplicablemente, no creía conveniente dejar el timón de su película al actor principal. ¡Estupidos directorzuchos con su ego! Lucas y Spielberg, a los que a partir de ahora llamaremos Spielucas, fueron donde el buen escocés (spin off de El buen alemán) y le pidieron por favor que volviera al cine para Indy IV. Cualquier posibilidad de que esto hubiera sucedido se desvaneció cuando Connery leyó el guión de la película. Así pues, el vengativo Spielucas se resarció haciendo una única referencia a su personaje en toda la película y acompañarla con el tema musical padre-hijo en versión comedia familiar de Steve Martin (Gottfried Huppertz se revuelve en su tumba, sea quien sea).

vlcsnap-109858

“Ey, tíos, ¡que están comentando las preguntas del examen de la semana que viene!”

Nuestro buen amigo Indy, al que probablemente hayan olvidado por mi aplastante exhibicionismo pedante de ego, coge un tren para ir a Dios sabe dónde. Le siguen muy de cerca dos tipos trajeados (que corren de la forma más escandalosa posible para que el lerdo de la última fila no se pierda en la densidad argumental), cuando, de la niebla, surge el chaval de la muy entretenida (aunque muy estúpida) Transformers, aquí convertido en vergonzoso estereotipo en moto, con gorra incluida. El chaval, Mutt Williams (ingenioso homenaje a John Williams. ¿Saldrá Albert Hitchcock en la quinta entrega?), le dice a Indy que se baje del tren, que John Hurt está como una puta cabra.

vlcsnap-110440

“Hostias, ¡el Motorista Fantasma ese!”

Aquí, nuevamente, descubrimos toda la génesis de los personajes mediante diálogos que van dirigidos en realidad al astuto espectador. John Hurt es Oxley, que ha desaparecido buscando una calavera de cristal, y el pringadillo es hijo de una misteriosa mujer que probablemente no sea Marion Ravenwood (¡ni que hubiera salido en los posters!). Indy y Mutt comentan la historia de la calavera de cristal (una calavera que nadie ha encontrado y que debe devolverse a un templo, uo, la adrenalina se me dispara) en una cafetería que Janusz Kaminsky  fotografía como el culo, como el resto de la película.

En fin, que de pronto llegan los comunistas y Estereotipín, que es un sobrado, saca la navaja y la lía parda con una batalla de estereotipos (o algo así), aprovechando para escapar en su moto con el viejo Indy (porque es el viejo Indy y no un doble con tinte blanco), mientras coches comunistas los persiguen. El humor está servido cuando éstos últimos se vea retrasados por una manifestación anticomunistas (¡Que ironía!). Los rojos siguen conduciendo y se estrellan contra la estatua de Marcus Brody (recuerden el homenaje); momento que Mutt e Indy aprovechan para escapar metiéndose por los pasillos de la universidad y acabando en la biblioteca donde, agárrense los machos, un estudiante hace una pregunta al profesor Jones, que este responde con un “Tenéis que salir de la biblioteca y hacer trabajo de campo”, mientras sale de la escena con elegancia. Brillante, ya sólo faltan los Monty Python.

(more…)

Reinterpretando los clásicos: Indiana Jones y el chisme interdimensional (1) [por Bob]

enero 13, 2009

[Me encanta poner por aquí cosas de mi buen amigo Bob por la controversia que causan. A unos les encanta, otros lo aborrecen. Yo soy de los primeros, ¡así que a aguantarse toca, amigos! Hoy, Bob nos empezará a contar esa película que tan bien definieron en South park como “una violación”: Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal. Aun estoy en terapia intentando olvidarla…]

Cuando el que esto suscribe no era más que un tierno prepúber de los 90, pasaba las horas muertas viendo Power Rangers y el Alta Tensión de Constantino Romero (no como los jovenes de ahora, que pasan esas mismas horas violando, apedreando y haciendo maldades diversas a su dignidad. ¡Gracias, programación televisiva!). En esa misma época, tuve la oportunidad de trabar amistad ninguna con una de las personas que no ha marcado en ningún aspecto mi vida posterior. Y es que nada más entrar en clase con paso firme, el nuevo profesor de Historia se giró hacia los que habían de ser sus alumnos los próximos nueve meses y, sin cortarse un pelo, dijo “Me llamo Iñaki y soy arqueólogo”, esperando la célebre pausa de efecto para soltar el casi obligado para todo hijo moderno de la arqueología “como Indiana Jones”.

Es bien sabido que los profesores y alumnos menos populares reciben una ingente cantidad de seudónimos a cada cual menos ingenioso, que van desde el inofensivo “cuatro ojos” hasta el irreproducible “**************”. Así pues, nuestro nuevo amigo Iñaki bien podría haberse labrado una fama en esa clase de nada adorables jovenzuelos como “Indiaki”, en un ingenioso juego de palabras neomoderno de esos. La idea no cuajó, pero el nombre sigue teniendo gancho.Usted, oh avezado lector, se está preguntando ahora mismo a santo de qué viene esta pequeña introducción. No se alarme, pues ésta tiene un sentido indirecto en el conjunto de esta exposición, más allá de alcanzar el número mínimo de palabras por artículo.

vlcsnap-68980
Joder con la demencia senil. Ya no me acuerdo de si estas cosas se atan a la cintura o a la cabeza

A la hora de hablar sobre el nuevo y empeorado Indiana Jones, no puedo quitar de mi mente al viejo Indiaki. Al igual que éste, el personaje creado por Lucas y visualizado por Spielberg lo convierte todo en una caricatura hecha a destiempo y sin gracia alguna. No se engañe, querido lector, no hablamos de Indiana Jones… ya no. El héroe que nos encandiló partió hacia el horizonte con sus compañeros de aventuras y nunca volvió. El Dr. Jones del siglo XX (o de los años 50, como ustedes gusten) no es más que una horrible víctima de los nuevos ultracuerpos, como también lo ha sido Maxwell Smart. Como sucedía en las magistrales obras de Siegel y Kaufman y en los mediocres trabajos de Ferrara y quién quiera que estuviera detrás de la de Nicole Kidman, nos enfrentamos a un producto muerto que corrompe su propia naturaleza y se adapta como puede a los nuevos tiempos. Repito. No se engañen, amigos, porque no existe por ningún lado ese supuesto afán de no modernizar la saga del que tanto se ha hablado por fuentes oficiales, quizás en un intento de convencerse de algo que no tiene sentido. Pero esta pedantería está elevando mi nivel de alcohol en sangre y será mejor entrar en materia antes de que sufra un coma etílico.

(more…)

Summer Style: El truñako de la semana: Eskalofrío (por Dixie)

agosto 4, 2008

[Este no es un artículo original y exclusivo de El blog de Randy. Bajen las estacas donde está escrito “Plagio, plagio”. Digo esto más que nada porque ya había sido mostrado en Pruebas de estupidez, pero sigue siendo igual de divertido y de válido para el verano. Aunque no me hace nada de gracia poner cosas de otros blogs, sí es cierto que hay ciertos blogs que necesitan ser reivindicados, como éste de Milgrom. Además, la peliculilla en cuestión iba a ser tarde o temprano comentada por aquí. Y el artículo está muy bien. Y, qué demonios, no puedo negarle nada a Milgrom. Nadie puede]

O COMO GASTARSE LAS SUBVENCIONES ESTATALES EN PUTAS Y DROGAS Y QUEDARTE CUATRO DUROS PARA HACER UNA PELÍCULA.

Hay veces que uno no debería salir de casa. Hay días, decía, que es mejor no hacer según que cosas. El jueves, sin ir más lejos, no fue buena idea ir al preestreno patrocinado de la película Eskalofrío con Milgrom, amigos y novias varias, y no fue buena idea no en sí por el hecho de poder pasar un rato amigablemente con esas personas, algo que siempre es agradable y digno de mención, sino más bien por el acto de fe que supone en ciertos momentos darle un voto de confianza, aún siendo gratuíto, al cine español.

Diseccionemos primero la denominación “cine español”, algo que ciertas personas no ven como correcto, ya que según esas personas, no se puede catalogar como un género único e indivisible, como una forma de entender y hacer cine. Estoy de acuerdo en parte. Pero, cuando yo me refiero a cine español, me refiero a aquel cine que se nota que se hace sin dinero (lo que no tendría que ser necesariamente malo a priori), sin ganas y por simple hecho de que hacer cine en España es negocio en cuanto se consiguen ciertas subvenciones estatales y privadas (supongo que estas porque deben desgravar de alguna forma). Si entendemos que hay un cierto cine que es rentable antes de que se haya estrenado, ya tenemos lo que yo entiendo como “cine español”.

Dicho esto, pasemos a relatar lo que nuestros indignos ojos tuvieron que soportar ayer, durante más o menos 100 minutos.

1 – LA PREMISA INICIAL ES CHUNGA, PERO CHUNGA

Coges a un director que lo único que ha hecho en el mundo del cine es la grandísima película Fausto 5.0, y que es conocido por ser el realizador de un programa tan cansino como Lo más plus, pones a un par de actores incompetentes en los papeles centrales, el niño prodigio Junio Valverde, nacido un 28 de mayo (al menos los padres creían tener sentido del humor) y la madre, de la que soy incapaz de recordar su nombre, desarrollas una trama basada en una premisa inicial que es una gilipollada mayúscula (se supone que se mudan al pueblo donde pasan las cosas porque el chaval tiene aversión a la luz, así que abandonan gafapastatown para vivir en un pueblo de montaña), cuando eso mismo podría haber sido por cualquier otro motivo más creíble, ya que se supone que esto tiene que dar pie a creer que el niño por su singular naturaleza podría ser el causante de varias muertes inexplicables que asolan al pueblo en cuestión. Todo ello lo aderezas fichando a una de las teenagers jamonas que salen en esa otra obra magna que es El internado, para que se enseñe un poco de palmito, el justo y necesario para que su aportación a la trama sea ridícula, y un policía indagando los crímenes, que más que policia parece que sea Chema, el panadero de Barrio Sésamo, sin olvidarnos al inevitable amigo del protagonista principal, en modo personaje graciosete. Y lo peor de todo es que este personaje es lo mejor de la película, y eso que sus apariciones son cutres. Con eso lo digo todo.

(more…)

El furibundo espectador en…¡¡Os carrinhos 2!!

junio 26, 2008

¡¡Así es, amigos!! ¡¡Hemos llegado de nuevo a esa época del año en que el blog se viste de fiesta y celebración (sí, no sé como un blog puede vestirse de ninguna manera) para dar la bienvenida a otro post del Furibundo Espectador!! Esta vez, nuestro querido amigo ha decidido que era una gran idea ver Os carrinhos 2: Aventuras en Rodópolis. Su trauma hizo que grabara este video con una cámara cedida por FNAC y su sistema de devolución sin preguntas y lo editara con todo su cariño y buen rollo. Sí, hay fallos en el sonido. Sí, al final del segundo video se han colado imágenes que no deberían estar. Sí, lo sabemos. Pero qué coño, tiene un trabajo por detrás y ha quedado relativamente molante. Con todos ustedes, el Furibundo Espectador destroza Os carrinhos 2. Y por si esto fuera poco, tras el “Continúa leyendo, pazguato” tenemos extras variados. Estamos que lo tiramos, coño. De celebración y eso. ¡¡Disfrúten el post 200 de éste su blog (de los creados por Randy mientras estaba en El jueves) favorito!!

(more…)

Los argumentos del cine X: ¡Las escenas que nadie ve! (1)

junio 10, 2008

Si nos paramos a pensar alguna vez en el empleo más triste y desagradecido del mundo, lo primero que nos viene a la cabeza son los mineros, trabajando duro, llenando vagonetas de carbón y soportando a los amigotes cantándoles a Antonio Molina día sí, día también. Si fuera minero, ya habría acabado con todos los que entonaran Soy minero. No lo soy y estoy tentado de hacerlo… Otro de los empleos tristes es el del tío que monta bolis en casa en uno de esos trabajos “¡Hágalo-usted-mismo!”. Triste extra-plus, sobre todo cuando descubras que la mitad de las minas están reventadas de antemano y vas a tener que abonarlas de tu sueldo. ¡¡Ooooh!! El día que a Aranoa le de por explicar la triste realidad de los montadores de bolis en una de sus chorradas pseudoprotestonas, otro gallo les cantará. Igual hasta pueden cobrar la Seguridad social y todo. Pero no. Si hay un empleo desagradecido y triste de verdad es el de argumentista porno. No digo guionista, que al fin y al cabo se divertirá escribiendo con detalles las escenas de folleteo, sino el argumentista. El tipo que decide que Burdeles de Estambul trata sobre prostitutas de Estambul y no sobre jovencitas neoyorquinas. El currante cuyo trabajo nunca jamás ha visto nadie excepto el editor, que tiene que verlo por narices, y las actrices porno, que pondrán el video como archivo adjunto en su inscripción para el Actor’s Studio en el que, oh sorpresa, nunca las cogen. De hecho, entre mis amigos siempre ha habido dos tipos de porno: El bueno y el que tiene historia. ¿Por qué creen estos señores que a alguien puede interesarle la historia de Rosie, la niña perdida en el bosque que se encuentra con un hombre desnudo y de pronto siente la imperiosa necesidad de hacerle varias excitantes felaciones? Hoy, en este sacrosanto blog, vamos con el primero de unos cuantos homenajes (si la serie les gusta) a esos héroes anónimos, los genios tras las cámaras. Bienvenidos a un mito superior al de Nessie o el Yeti: El argumento de las películas porno. ¡Existe!

Sondeo vaginal para encuesta sexual, ¡y yo con estos pelos!

Lo reconozco: Si este artículo ha comenzado y ha salido a la luz ha sido por la necesidad imperiosa de enseñarle al mundo estos videos, probablemente la mejor pieza de bazofia que he podido ver en siglos. Y es que una cosa es el porno amateur (¿quién no ha soñado alguna vez con hacerlo? Uh, vale, bajen todos la mano, por favor) y otra es el porno amateur con historia creada por la parejita. Este segundo tipo de porno amateur se caracteriza porque las cintas se quedan en casa, en posesión de la pareja, para echarse unas risas de vez en cuando. Ji ji, mira, Maruja, te trabaste en el guión, ji ji. El gran problema es cuando, por alguna razón que no me explico, decides coger esa cinta y ponerla a la venta. Dicho y hecho, Alfredo Blada (que no Blanda, oh, hago magia con el humor) y su esposa Teresa Lida (supongo que no les importará que ponga sus nombres si han tenido las narices de poner a la venta ESTO) se pusieron en contacto con una productora de cine guarrete y en poco tiempo, la cinta que no debió salir de los abismos del infierno se puso a la venta junto a El profesor de francés, la alumna aplicada y las prácticas de mamada (que alguien regale un sillón de la RAE a estos tipos, por favor). Ahora, imaginaos que os compráis una porno, deseosos de lascivia, y lo primero que os encontráis es esto. Atención, señores. Historia y guión del mismísimo Alfredo Blada, por increíble que os parezca.

(more…)

¡¡Lady Bullseye al ataque!!: Noticias y tetash

junio 6, 2008

¿Qué tienen en común un destroza-sagas, el señor Marvel y J. K. Rowling? Creo que esta vez no hace ni falta que os busque un paralelismo. No es difícil encontrarlo, no. ¡¡Pero además, que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡¡Las habrán leído en otros sitios, pero no hacen pruebas de guión mientras buscan trabajo de cualquier cosa!! ¡Cualquier cosa, ¿me oyen?! ¡¡Cualquiera!!

¡DAME UN PAPEL QUE NO EXISTE!

Tengo la teoría de que a alguna gente, cuando llega a una edad avanzada, no hay que darle publicidad. Con el mayor de los respetos, pero ignorándoles cuando digan o hagan cosas impropias de la edad. A Ibáñez se le dan unas palmaditas en la espalda cuando presente a Mortadelo trajinándose a la princesa Sigrid, a Stan Lee se le sonríe cuando dice que quiere hacer manga… y a Christopher Lee, que ya empieza a tener una edad, tres tantas de lo mismo. Y no es porque sea mal actor, ni mucho menos: Lee es uno de los actores más grandes vivos, pero las cosas como son: Se le ha ido la cabeza un poquito. O puede que todo lo contrario, y que nos lleve a todos una mano de ventaja. La cosa es que el actor ha pedido a Guillermo del Toro el papel de Saruman en El hobbit, algo que estaría muy bien… si no fuera porque Saruman ni sale en El hobbit ni tiene ninguna razón para ello: Es un simple cuento en el que Bilbo Bolsón ayuda a unos enanos y de paso se encuentra un anillo, Saruman sólo podría salir para decir “Hola qué tal, nos vemos dentro de unos años”, guiñar un ojo al público y marcharse de nuevo. Cierto, me parecería la idea más innovadora y brutal en años, pero no termino de ver a los críticos convencidos con el concepto. Uno puede pensar “Bueno, igual es que Lee tiene ganas de trabajar con del Toro”, pero no, oigan. Nanay. Del Toro le propuso hacer un papel en la (por otra parte, prometedora) Hellboy 2, y el actor le ignoró vilmente. Según él, está seguro de que Del Toro sabrá poner a Saruman en la película. Vamos, que no es sólo que el señor esté encasillado: Es que encima le encanta. Como a Leslie Nielsen, vaya.

¡Impresionante! ¡Que manera de hilar los temas! Seguro que ahora habla de un batiburrillo de noticias sin conexión unas con otras. Oh, hola, soy Leslie Nielsen en pleno rodaje de Bebe como puedas, mi nueva obra maestra

(more…)