Archive for the ‘Tele’ Category

Las series del 2010-2011: ¡Preparados para dar pena!

junio 12, 2010

Blasfemias y alabanzas. Suicidios y beatificaciones. Sollozos y carcajadas. Podría seguir así durante horas, pero mucho me temo que todo el mundo dejaría de leer en la cuarta comparación estúpida. Bueno, ahí va una más que lo resume todo: Lágrimas y gozos, como el último disco de Ska-P (y que, por llevar la contraria a todo quisqui, no me pareció malo si salimos del ya habitual “Odio a la sociedad, dadme mi dinero, viva el tercer mundo, voy a dar conciertos y a sacaros los euros”). Así se puede definir el final de Lost, entre la gente que lo ha entendido bien, se ha encogido de hombros y ha dicho “Pues bueno, a estas alturas los misterios ya importaban un comino, al menos han cerrado bien la historia” y los que no solo han entendido mal la serie (“¡Toda la isla ha sido una mentira! ¡Todo ha sido un sueño de Jack! ¡Los guionistas son unos mentirosos!”), sino que además se dedican a echar bilis con cada comentario porque los guionistas, fíjate qué malos, no han resuelto un carajo. Lo que mucha gente pretendía es que el episodio final nos presentara a Carlton Cuse y Damon Lindelof en un salón oscuro, con un libro llamado Todas las respuestas a la serie y empezaran a leerlo. Capítulo primero, los poderes de Walt. Capítulo segundo, quién es la madre de Jacob. Capítulo tercero, cómo se llama el humo negro. Capítulo cuatro, por qué demonios a alguien le interesan estos misterios de mierda. Dos horas leyendo. Fundido a negro. Lost. Aplausos y conmociones al descubrir que el humo negro realmente se llama Samuel y que los poderes de Walt vienen de que comía hormonas para el crecimiento en mal estado (y así se ha quedado). Estoy convencido de que hay que entender Lost como un todo, como un viaje en el que nos lo hemos pasado bien, nos hemos divertido, nos hemos aburrido, nos hemos cagado en los guionistas y hemos pasado seis años la mar de entretenidos. Y si queréis saber quién construyó la estatua, pues ya lo contarán en los DVD o en ese sacadinero llamado La Enciclopedia Lost. Pero sacadinero con gusto no cuesta billetes, en una traslación de ese estúpido refrán que intenta decirnos que la sarna no pica o que alguien puede tenerla con gusto. ¿Que no lo han explicado todo? Cierto. ¿Que al final faltaba que sonara Breathe Me para parecerse a cierta serie de HBO cuyo nombre no diremos para evitar spoilers? Por supuesto. ¿Que las soluciones que han dado han sido estúpidas? Vaya que sí (de hecho, el “Os escogí porque erais como yo” de Jacob era como para acuchillar a los guionistas, uno a uno, por haberlo permitido). Pero han sido seis años increíbles, apasionantes e incomparables. Seis años que ahora darán pie a meses de bromas, soluciones, sorpresas y, sobre todo, mucha añoranza. Y aquí es donde entramos hoy, que ya iba siendo hora de presentar el post en cuestión tras la obligada (y muy atrasada) crítica a Lost, donde no he dicho nada que no se haya dicho ya ni he pretendido hacerlo en ningún momento. Eso os pasa por pedir sangre y bilis donde hay amor hacia una serie.

Total, que nos plantamos en un panorama televisivo repletito de series (y en el que, curiosamente, lo mejor que se emite es un reality show: ¿Han visto ya Survivor? ¿No? ¿Y se puede saber a qué demonios esperan?) en el que los pesos pesados van cayendo uno a uno, entre Supernatural, 24, Heroes y Flash Forward (dos de estas cuatro son una broma pesada, ¡adivinen cuales!). Desolador. La opción más plausible es la de lanzarnos a recordar viejas glorias como Twin Peaks, El Prisionero o series tristemente olvidadas como Studio 60 o Wonderfalls, pero claro: ¿Dónde está entonces la gracia de ese concepto tan 2.0, Twitteriano y chachi piruli que es el de llevar una serie al día? No voy a decir que antes nos daba igual llevar las series al día, porque si me perdía un episodio de Los Mundos de Yupi podía amenazar con el suicidio más sangriento de la historia, pero es en estos tiempos, en los que se nos dan todas las posibilidades para no perdernos ni un episodio, cuando realmente nos hemos empezado a preocupar por cosas como la continuidad. No es que antes no existiera, pero si nos perdíamos un episodio de Friends, Expediente X o Ally McBeal, qué le íbamos a hacer. Al fin y al cabo, a Ash Ketchum le aparecieron de la noche a la mañana una manada de Tauros en sus pokeballs y nadie hizo preguntas. El caso es que las cadenas saben de la importancia que se le da hoy en día a las series de televisión, y por eso han preparado una parrilla para la próxima temporada… cómo decirlo… espectacular. O espectacularmente anodina, al menos. Sentaos bien en el sofá con el mando cerca, porque hoy vamos a analizar algunas de las series más mediocres del mañana. Con vosotros, ¡las series que, de aprobarse, nos darán más de un disgusto! Y todo, claro está, a priori. Imagínate que en 2011 tengo que escribir un post de disculpa por haber escrito tonterías sin saber de qué estaba hablando o algo así, ¿eh? Ya sería triste, ya. Ejem.

“¡Hasta siempre, Locko!”. Que alguien me mate.

(more…)

Seriéfilos o cómo perder el tiempo con glamour

diciembre 3, 2009

¿No lo has notado? Las peonzas. Se han puesto de moda sin que te dieras cuenta, y ahora tienes que subirte al burro. Tus compañeros de oficina bailan cuatro a la vez, tus amigos se ríen de ti por no hacer girar esa tan popular con brillantina y colorines, y los expertos en peonzas te miran por encima del hombro y te dicen que estamos en la época de oro de las peonzas. ¿Qué demonios haces aún con tus Tamagotchis? ¡Las peonzas son el futuro! ¡Las peonzas son los nuevos Tamagotchis! Si tienen que hacer conferencias para demostrarte que, si no has visto girar una peonza roja de Swarovsky es como si no hubieras visto nada, lo harán. Y al final, también caerás. Al fin y al cabo es la moda, ¿verdad? Todo el mundo lo hace y, aunque es pesado a ratos, en el fondo es tan y tan divertido hacer girar las peonzas una y otra y otra vez… Eh, y si sigues así quizá alcances a aquel que hace girar treinta al mismo tiempo sin perder el control de ninguna. Sí, está perdiendo riego mental y personalidad y, al mismo tiempo, ganando algo de enajenación, pero ¡mira cuántas jodidas peonzas sigue a la vez! Vale. Este parece un escenario poco probable, más que nada porque las peonzas son uno de los instrumentos menos divertidos que ha inventado el ser humano junto con los yo-yós, pero es básicamente lo que está ocurriendo ahora con el mundo de las series de televisión. Todo el mundo sigue una, todo el mundo es fan, todo el mundo es un seriéfilo del copón bendito: Quien más quien menos está enganchado a House, Lost o Bones y siguiendo alguna serie que ya terminó en plan maratón sanguinario. Veinte capítulos sin descansos para mear: La prueba definitiva.

Esta obsesión por el mundo de las series ha llevado a la creación de dos tipos de estereotipos que hasta ahora no existían (gracias al cielo): Los que se las dan de seriéfilos y los obsesos, también llamados “gurús”, “tipos que dan conferencias”, “parados” o, simplemente, “enfermizos enganchados a Twitter”. Los que acaban de llegar al planeta Tierra aún creen que lo que se lleva hoy en día es ser friki. Los más retrasados creen, incluso, que lo otaku sigue de moda. Ay, amigos, lo que ha cambiado el panorama en un par de años. Los frikis han vuelto a su lugar de origen, el enclaustramiento más absoluto entre juegos de ordenador y tableros de Carcassone. Los otakus cada vez brillan más por su ausencia y apenas salen a la luz en los salones del manga. A estas alturas molestan poco. Pero todo el mundo quiere ser seriéfilo, hasta el punto de que son estos, y no los jugadores de rol o los comiqueros, los que han recuperado el peyorativo pero sorprendentemente agradable para muchos “friki”. ¿Nunca habéis dicho la frase “La tengo pendiente”, “La dejo para el parón” (atención: Decir esto es la precuela a dejarlo para siempre) o “Quiero verla pero no tengo tiempo”? ¿No tenéis un poquito de envidia de aquel que, dios sabe cómo, se ha visto todas las series del mundo y, por tanto, parece tener una opinión más válida que la tuya? Espero, por vuestro bien, que no os hayais intentado parecer a él y haber intentado, a la vez, seguir manteniendo una vida social óptima. No hay nada más triste que aquél que se las da de visionador de series compulsivo y que en realidad sigue Lost a ritmo Cuatro, House en versión original y Bob Esponja si lo pilla de casualidad. Jo, qué friki, colega.

“He leído en tu blog que te gusta limpiarte el culo con toallitas húmedas”. Ese día, Pablo Motos se libró de morir aún no se sabe por qué.

(more…)

Randy presents…¡¡Revistas de éxito!!: Noticias y…¿tetash?

marzo 21, 2008

¿Qué tienen en común una revista destinada al fracaso, un montón de remakes y una película que nunca debería hacerse? Vale, que una película que nunca debería hacerse que tuviera una revista destinada al fracaso probablemente ocasionaría un montón de remakes futuros por el efecto nostalgia, ¡¡pero también que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡¡Disfruten de un texto más de la semana colaboracional de Randy!! ¡¡Una escrita por Bob, otra por Hardita y otra por el propio Randy!! ¡¡Uauh, qué locura!!

IT’S ALIVE!! IT’S STILL REMAKING TIME!!

Aquí Bob nuevamente con vosotros, amigos, amigas y completos desconocidos, para aportar humor e ingenio a vuestro día, criticando sin piedad, sin sentido y sin profesionalidad. Y aprovechando que el otro día hablé de remakes…
Un remake de Dune (libro que no he leído, ni ganas). Por alguna razón, alguien ha decidido que era una idea estupenda hacer una tercera versión de este inmortal “clásico” (péguenme, fanáticos de la ciencia ficción). Vamos, que todos estamos deseosos de ver otra vez la misma épica epopeya en medio del desierto sobre un Mesías que al final monta la de Dios y se corona como rey o algo así. ¿Lo pillan? Es un Mesías y monta la de Dios. Si la hubiera escrito Frank Herbert seguro que les parecería ingenioso.
En fin, que la peliculilla en si promete por lo fascinante de su argumento, sus nombres extraños y su originalidad: Tiene arena, gusanos gigantes y el malo es un gordo que flota llamado Arkonen. ¿Qué hacen que no están comprando la entrada ya mismo?
Para rematar el estropicio… quiero decir… para hacer justicia a tamaña obra de arte narrativo literario (línchenme, fanáticos de la ciencia ficción), los ejecutivos de Paramount (sí, Paramount sigue existiendo, quién lo diría) han encargado la dirección a Peter Berg, que promete espantarnos cosa mala con Hancock. Que sí, que Very Bad Things tenía su aquel, pero El Tesoro del Amazonas era un señor horror del que sólo se salva Christopher Walken, porque él lo vale. En fin, que todos deseamos fervientemente aventuras de Paul Atreides, porque sólo estamos hasta los cojones de ellas.

 dune.jpg

Dune: Sinónimo de calidad desde Playstation

 

Una continuación de las aventuras de Jack Ryan. Por supuesto. No sé ustedes, pero cuando salí de ver Pánico Nuclear dije al primer desconocido que pasó a mi lado “Oiga, ¿no cree usted que las aventuras de Jack Ryan deben continuar?”, aunque difícil lo dejó aquella película, con toda su hecatombe nuclear y sus explosiones y sus malos con acento alemán y Ben Affleck retomando el papel de Harrison Ford.
Y qué mejor director para llevar a buen puerto tan fascinante idea que Sam Raimi, el tipo que va a rodar películas con esmoquin. Ya me lo imagino un soleado día de verano a 40 grados, sudoroso en su traje, por si aparece algún periodista preguntándole por él, para reforzar su imagen de cineasta con personalidad. También podría optar por hacer buenas películas, pero nah… eso es para los perdedores. Él ha dirigido Spiderman 3. ¿Has dirigido tu Spiderman 3? ¡Perdedor!
Un Terminator de McG. Es lo que faltaba, un director que aporte su enorme talento a la cuarta parte de un díptico. Veo ya a los dirigentes de los estudios
-Quiero hacer un díptico
-¿Y eso qué es?
-Son dos películas
-Suena mal. Haz otra más y así la llamamos “trilogía”
-¿Y si hacemos una cuarta parte?
-“Inicio de la segunda trilogía”

Maldita sea, con este panorama, el Star Trek de Abrams todavía será lo mejor de la temporada. Será la primera película de la saga en empezar por el final, ese recurso tan novedoso y genial de J.J.

(more…)

Randy presents…¡¡Usted también puede crear una serie de animación de éxito!!

marzo 19, 2008

[¡¡Tercer día y estamos que lo tiramos!! ¡¡Un cómic marca de la casa Starsky, dibujado mitad en el metro mitad en clase!! ¡¡Uauh, no puede ser malo!! Desde aquí, un saludo a todos los que he descuadrado la página y han huído inmediatamente. A los que no, ya saben, hagan click y ¡¡a reir con el hombre cuyos chistes no se entienden si no se tiene un máster en animación por la universidad de Utah!! ¡¡Y ni aun así!! ¡Denle a leer más!]

(more…)

Palabras guays presentan: URST

febrero 14, 2008

A veces creo que todo lo que se tiene que saber sobre hacer guiones se aprende el primer año de universidad. Es más, se aprende en cualquier manual chungo de guión: Tres actos, se dialoga así y asao, las acciones se escriben en presente, no se describen sentimientos sino acciones. Ya está. Teniendo esto, cualquiera puede escribir un guión. Y prueba de ello es la tele actual, vaya. Es por eso que, cuando terminé la carrera, me sentía bastante reacio a hacer un master o algo así. Total, me van a enseñar las mismas tonterías que en la carrera cobrándome el cuádruple. Pese a todo, y por eso de que mis padres creyeran que estaba haciendo algo de utilidad, decidí asistir a uno online, supuestamente para profesionales y demás titiriteros (me encanta esta palabra desde que la derecha lo usa para definir a todos los que trabajan en el mundo del espectáculo. Bardem es un titiritero, Azcona es un titiritero, Roberto Iniesta es un titiritero. Tú díselo, que igual te suelta una hostia titiritera). Yo me esperaba grandes trucos, perfectos entresijos de guión que muy poca gente conoce, maneras de interconectar las tramas impartidas por fabulosos guionistas estadounidenses. Por el precio, debería ser así. Y estadounidenses no, pero eh, un minicursillo nos lo dio Tonino, el de Caiga quien caiga. ¡Qué nivel! Un año después, cuando salí del master sintiendo que había aprendido menos que si me hubiera quedado en casa viendo la tele, tenía una palabra nueva en la cabeza. Todo el legado del master fue una de estas palabras que, cuando las sueltas, hacen que el mundo se calle y aprecie tu importancia e inteligencia (o, en este caso, te encierren en la cárcel por nazi). Una palabra que suena a hechizo de algún libro-clon de Harry Potter (Grievous Hasterford y la piedra intelectual), y que de pura molona que es te concede automáticamente un +100 en carisma cada vez que la usas. Me estoy refiriendo, como no podía ser de otra manera, al URST. Dios, suena tan bien que dan ganas de no explicar de qué se trata o perdería toda la gracia. Probad a soltar en una reunión de amigos la palabra URST sin que venga a cuento de nada, y a ver qué pasa. Probablemente nadie se de cuenta de que no tiene ningún sentido. “Mi novia me ha dejado”-“Qué URST, amigo”. “¿Sabes como se arregla mi televisión?”-“¡Por supuesto, es algo URST!”. “Me debes 150 euros”-“¡Que situación de URST tan grande!”. Mh, quizá no quede tan bien como creía. En fin, URST significa “UnResolved Sexual Tension”, o sea, tensión sexual no resuelta, para los no anglosajones. No, no piensen “como Ross y Rachel”, que me joden el resto del artículo donde hablaré de esas cosas. ¡Noh! ¡¡Noh!! Oh, les odio.

Sí, lo sé, hoy es San Valentín y hablar de URST no es precisamente el ideal de post amoroso y empalagoso que uno se espera para estas fechas, pero no quería atormentarles con preciosos poemas de amor de esos que uno escribe a los quince años (a los quince años todos éramos idiotas. Uh, excepto los maravillosos lectores de quince años de este blog. Ejem), ni podía uno hablar de algo tan frío como el fin de la huelga de guionistas. Obviamente, y para no perder la tradición, eso va mañana. Igual creíais que os habíais librado. Así que URST. Que el sexo no deja de ser parte de cualquier relación amorosa, excepto de la de Stephen Hawking y su mujer, vaya. Oh, mátenme. Más que nunca, por favor. ¡Rápido, olviden el chiste! ¡¡Corazones y ositos!! ¡¡Corazones y ositos!!

bear-heart-basket.gif

(more…)

¡¡Otaku hunters!!: Noticias y tetash

febrero 1, 2008

¿Qué tienen en común unos cazadores de fans, el adios a un gran programa, un hobbit y un robot? Vale, que si un hobbit presentara un gran programa y un robot cazara fans, la vida sería mucho más interesante, ¡¡pero tambien que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡¡Las habrán leído en más sitios, pero seguro que no hacen videos para su escarnio público!!

CAZADORES DE OTAKUS

Imaginaos que salís de vuestra tienda de cómics favorita con vuestro Astonishing X-men de la mano (nombro Astonishing simplemente porque mola tanto que si no la compráis moriréis bajo mi yugo) y de pronto aparece un grupo de macarras al más puro estilo Grease, con su chupa de cuero y sus gafas de sol, canción opcional, navaja en ristre, dispuestos a sacaros hasta el último de los morlacos que llevéis encima. A menos que podáis convertiros en Super Saiyanos y vencerles, la reacción normal es mofarse de ellos hasta reventar, más que nada porque los compradores de cómic solemos estar arruinados. Como no nos quieran robar los tomos de Bleach que llevemos en la bolsa, mal vamos. Vamos, que robar a un comecacas español es abocarse al suicidio como ladrón. Pues todo lo contrario sucede en Japón, donde varios gupos de macarrillas se dedican, con mala baba, a robar a otakus. ¿Las razones? Hombre, pues es obvio. ¿Habéis visto Densha otoko? ¿Es posible encontrar a alguien más fácil de desplumar? Los otakus japos, al contrario que los españoles, suelen estar forrados y encima son débiles. Como mucho tendrán el brazo derecho desarrollado a base de darle a…uh…eeeer…el botón X. Eso. El botón. El joystick. Ya sabéis. En fin, los otakitos ya han dicho que están indignados porque la policía no sólo no hace nada contra estos violentosos malvados, sino que además se dedica a perseguirles. Sí, amigos. Como en Fanhunter.

fanhunteraftermathg.jpg

Seguro que los más veteranos os acordais de cuando la obra de Cels molaba un puñao, con la Resistencia huyendo de los Fanhunter mientras intentaban visionar Akira y leer el último número de Lobo, antes de meterse en rollos de realidades alternativas y viajes en el tiempo. Bueno, pues los Fanhunter han llegado al mundo real. ¡No, tranquilos! ¡No corrais a quemar el Kingdom hearts II todavía! ¡No, por mucho que se lo merezca por culpa de tanta escena cinemática! En España aun no se ha dicho nada en las promesas electorales (¿qué tal una rebaja del IVA en el cómic, eh, eh? Por pedir que no quede, oigan), pero en Japón la policía obliga a todos los otakus del barrio de Shinjuku (un blog no es blog si no dice nombres de barrios japoneses a veces) a enseñar sus bolsas, bolsillos, carteras y saquitos con dados por si acaso esconden dentro armas de fuego o cuchillos. Como todos sabemos, los otakus son unas personas que, sin duda, son de llevar muchas armas en su mochila debido a lo mal que andan las tiendas de cómics hoy en día. Uy, sangre he visto yo por conseguir el último One piece. Sangre. Desde los foros especializados se critica la chorri-medida impuesta por el gobierno nipón (desde los foros se critica todo, otra cosa es que alguien les haga maldito caso), máxime cuando uno de sus miembros es un otaku convencido que dio uno de sus mítines en Akihabara (otro barrio japo, ¿ven? ¡Hoy estamos que lo tiramos!). Recen porque el nuevo ministro de cultura no sea cinéfilo, comiquero o rolero. Todavía son capaces de ametrallarnos por sacar una tirada exitosa en sigilo. Al tiempo.

¡ADIOS, TELEBASURA! ¡HOLA, TELEBASURA!

Aquí hay tomate, toma que toma que toma tomate, se acaba hoy. ¿Que esto no tiene nada que ver con los temas que habitualmente tratamos por aquí? Ya, ¿y qué? Es la noticia que más me ha alegrado desde que me enteré de que Planeta sacará 21st century boys en junio (sí, amigos, confirmado). Si sois uno de esos extraterrestres que no saben qué es la televisión y por qué Aquí hay tomate es uno de esos programas que deben ser erradicados de la faz de la tierra y de la memoria de todo ser humano, simplemente diré que se trataba del peor programa del corazón en España (y ojo, que la competencia está alta), con unos presentadores de esos que consiguen que los ojos expulsen hemoglobina a raudales y algunos de los peores ganchos usados jamás en un programa de televisión (“¿Quieren ver como el perro de la duquesa de Alba hace cacota? Próximamente…”. Y me gustaría habérmelo inventado). Que es uno de esos programas que jamás debieron salir de la mente de ningún productor sano (como Sabías a lo que venías y tantos otros, vaya) y que, qué demontres, espero que su final sea definitivo (estos son capaces de salirnos con un “Nos vamos pero el lunes llega…¡El nuevo Tomate!”). Sí, Angel Martín y su troupe se han quedado sin uno de sus programas estrella, pero aun quedan muchos bastiones en pie. Sobre todo porque esto de la telecaca es como un dragón de dos cabezas: Cortas una y aparecen dos. Yagh.

aula42-portada.jpg

Ahora ya sabeis mi nombre real. Pseudo tiene el copyright de la imagen, eh.

Ahí estaba yo, con dos cojones, entregándole el piloto de mi serie, Aula 42, a cientos de productores madrileños. Una sitcom de 22 minutos a lo Scrubs o Arrested development, divertida, rápida y original, que no encasilla a los jóvenes como en su día lo hicieron Al salir de clase o Compañeros. Pensando, como un idiota, que algo un poco diferente podía encajar sin problemas en la televisión española. Dos semanas después, Física o química empieza a rodarse. Me gustaría ahora quejarme de plagio y que todos os quedarais de piedra, pero vaya, más bien todo lo contrario. Física o química es la antítesis de cualquier cosa que me apetezca escribir. Es una bola llena de tópicos envuelta en un dulce envoltorio de cagarruta defecada por la peor telebasura. No sé como explicarlo. Nos prometen enseñarnos “la realidad de las aulas”, y ya ahí hay que tener cuidado. Me juego el pie derecho a que en una temporada hemos tenido embarazos, violaciones, abortos, drogas, un lío profesor-alumno, profesoras apalizadas por sus chavales, bajas por depresión y un homosexual al que pegan en clase por gay pero que luego resulta ser la leche en cuanto confiesa que le van los tíos. Todo ello entre música medio dramática medio idiota y actores que después de quince caras sesiones de aprendizaje al fin han aprendido a vocalizar. Para el año que viene, igual actúan y todo. Desde Antena 3 ya la anuncian como la nueva Compañeros, pero con una visión actual, atrevida e innovadora. Uau. Corred todos a por vuestra tele. Quizá sea buen momento de tirarla por la ventana.

¿FRODO EN EL SMASH?

Pues no, pero vaya, que molaría. Total, viendo quien sale…pero en fin, de eso hablaremos luego. Primero toca decir algo sobre Guillermo del Toro, ese hombre maravilloso que irradia lecciones de cine con cada gota de sudor (os lo digo yo, que tengo una –horrorosa- foto con él) y que se sabe maestro y con estilo propio. Este tipo, que por si no lo habéis notado me cae maravillosamente bien, ha decidido que ya es hora de lanzarse a las super-hiper-megaproducciones. Después de su gran obra maestra, El laberinto del fauno, y de las dos partes de Hellboy (la segunda promete ser, cuando poco, más entretenida que la primera, lo que no es difícil), del Toro vuelve al cine mainstream, al que no volvía desde Blade 2 (sí, para mi Hellboy no es mainstream, qué pasa). Y lo hace con una de las películas que más rumores ha generado ultimamente. No, no es The dark knight, so agoreros, sino El hobbit, la adaptación de la única novela de Tolkien que se puede leer de un tirón sin aburrirse. Uno tiene curiosidad por ver cómo adaptará del Toro su estilo tétrico, extraño y absorbente a El hobbit, oigan. ¿Se imaginan la escena de Gollum con Bilbo drigida por un director de verdad y no por ese inútil de Peter Jackson? Me relamo de gusto quince mil veces, oigan. Por cierto, Peter Jackson me caía bien hasta que vi King Kong. Revisionar El señor de los anillos nunca fue tan decepcionante y doloroso. En fin, ya saben. El hobbit, en dos partes (la segunda, tambien llamada El hobbit 2: Sacacuartos tratará de lo que pasó entre El hobbit y ESDLA), proximamente en su cine más cercano. O algo.

bowser.jpg

Ups.

¡¡Y ya tenemos la lista completa de participantes en el Super Smash Bros Brawl!! Un nombre ideal, por cierto, para aquellos que pronuncian mal la “ese”. Va a ser la risa ver pedir ese juego el día de salida. Día que aun no sabemos cuál será en Europa, y la impaciencia ya nos corroe a pesar de que acabe de salir en Japolandia ayer mismo, con el éxito de ventas previsto (normal, sacan sólo 220.000 copias… ¿quien demonios te hace las previsiones, Nintendo?). En fin, lo que les decía, que al final les termino hablando de cualquier cosa menos de la noticia en sí. Ya se sabe el roster completo de Smash Bros Brawl, ese que nosotros tardaremos meses en sacar y los japos se han sacado en 24 horas. Ninguna gran sorpresa, más que nada porque es el que se filtró hace ya algún tiempo, salvo una inclusión. Los que saben de qué hablo habrán pasado página por no leer mi súbita indignación. O sea, este es un juego que se supone museo de Nintendo, con los grandes personajes de todos los tiempos (va, pasamos a Wolf y Jigglypuff como grandes personajes)…¿¡Qué demonios pinta R.O.B ahí!? O sea, ¿por qué? Los que no lo sepan, R.O.B (Robotic Operating Buddy, oh yeah my friend) fue una máquina creada por Nintendo con la que se podía jugar a algunos juegos en la NES y que resultó ser un fracaso tremendo (sólo dos juegos salieron para el bicho). Tras varios cameos graciosetes en juegos variados, finalmente fue personaje jugable en el Mario Kart DS. Y debería haberse quedado ahí. R.O.B no es un personaje mítico de Nintendo. R.O.B es un fracaso tan grande como el maldito powerglove. Maldita sea, me gustaría tener al Powerglove y al Zapper gun jugables en Brawl, ¿por qué tengo que luchar contra el maldito robot? ¡¡Ni siquiera su Smash final es poderoso!! ¡¡Yargh!! ¡¡Maldición!! Buf. En días como hoy, odio al mundo. Y teneis suerte de que sea tío y no me haya coincidido con la regla. Groar.

¡…Y TETASH!

R.O.B en el Smash…ZAPATERO mío, necesito una señal que me diga por qué debo seguir confiando en Nintendo. ¡Sólo eso! ¡Una señal y…!

 peachdaisy.jpg

Uh, ¿y si digo que necesito una señal que me haga ver que existen chicas con gafas desnudas con un bello atardecer por detrás?

 chicagafas.jpg

Y oye…que tambien necesito señal de que la chica esa que ya hemos sacado más veces jugando a Guitar hero existe de verdad.

guitar-hero4.jpg

Y oye, ZAPATERO-Dios…ya por curiosidad, más que nada. ¿Jesucristo existió de verdad o…?

jesus.jpg

Uh-oh. De esta me chapan el blog. Gracias, Dios, buen muchacho. Mejor morir con tetash que sin ellas. Y, cuando estén leyendo ésto, entre los brazos de mi Hardita. Ñya. Bueno, el lunes de la semana que viene no hay post (¡¡ooooh, l’amour!!), el martes invitado especial (tratenmelo bien, que el artículo mola) y a partir del miércoles volvemos con la programación habitual. A por los 200, coñoya.

¡¡Mesías con complejos!!: Noticias y tetash

enero 25, 2008

¿Qué tienen en común el cómic francés, los guionistas americanos y la muerte de dos mutantes? Vale, que si dos mutantes murieran en un cómic francés seguro que andaban los guionistas americanos por detrás diciendo que el cómic no entra en continuidad, ¡¡pero también que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡¡Las habréis leído en más sitios, pero seguro que no tuvieron ayer su comentario 5.000!!

A ANGOULEME HEMOS DE IR, CON UNA BOTA, CON UNA BOTA

Si alguien de un universo alternativo llegara y nos dijera que los coches vuelan y los dinosaurios han repoblado la tierra extinguiendo a la raza humana, probablemente le miraríamos, totalmente crédulos, y le acogeríamos entre nosotros. Al fin y al cabo son cosas que pueden pasar. Si en vez de eso nos dijera que en España lleva 34 años en pie un festival dedicado exclusivamente al cómic patrio le daríamos una patada tal en el trasero que volvería directo a su realidad alternativa. Que hay cosas que no pueden ser, hombre. Un festival dedicado al cómic español, ya. El día que se reconozca como buen cómic, suficiente para llenar cientos de stands, la obra de Monteys, JMV, Bartual, David Ramírez, Rubén Fdez, Nacho Fernández (que se tiene que marchar fuera para poder publicar) o cualquiera de los grandes del webcómic español que merecen ser descubiertos y publicados ya (mención especial a ¡Eh, tío!, Freaks y Geek in love, que merecen publicación casi inmediata), ese día, montaré una gran fiesta por todo lo alto. Más que nada porque supondrá que se publican tantos cómics españoles en España como franceses en Francia, donde tenemos para dar y tomar, y no sólo cómic gafapasta o semihumorístico como aquí: Tenemos ciencia ficción, humor, aventuras, superhéroes “made in France”, amor…y ¿sabéis qué? Se montan colas gigantescas hasta para el autor más nimio, nadie se queja de que el manga se come al cómic patrio (a pesar de que esté a la mitad de precio que por aquí. En serio, ver un tomo de Nana a 4 euros es para que se te caiga la cara de vergüenza al suelo), y, en general, los dibujantes y guionistas de cómic son mirados con tanto respeto como cualquier otro artista. Angouleme es otro mundo.

angouleme.jpg

Aquí se consideraría vandalismo callejero

En Francia, el cómic es una disciplina artística, como quien dice. Es una maestría, algo más que el “pintar monitos” que se cree por estos lares. Lo lee, como en Japón, todo el mundo: Los pequeños, los medianos, los mayores. Aquí, o diriges el tema a tu público directamente (en el último Expocomic me intentaron endilgar como cinco veces Amor entre hombres o algo así, a pesar de que iba con Hardita de la mano en plan empalagoso-asqueroso. Debo tener pinta de gay de todas todas) o te comes los mocos más de lo que ya te los vas a comer. Y no es tema del proteccionismo francés, que tambien, sino de saber promocionar lo bueno que tienen. Nosotros tenemos a Mortadelo, ellos al Pequeño Spirou. Nosotros tenemos a Zipi y Zape, ellos a Astérix. Nosotros tenemos a Pafman, ellos Tintín. No me han comparar la calidad y la importancia en la historia del cómic, por favor. Pero vaya, lo mismo pasa con el cine. Nunca escucharás a un francés decir que el cine francés es malo (en parte porque para nada lo es), ni a un francés que jamás haya leído algo de BD. Aquí si lees cómic español y ves películas rodadas por, pongamos, el gran Nacho Vigalondo, eres rarito y debes ser crucificado. Así nos va mal, gente. Vamos a tener que emigrar todos a Francia para que se nos reconozca un poquito, coño. Por cierto. La noticia es que del 24 al 27 de enero, o sea, ahora, sucede en Angouleme el festival internacional de la bandè dessinè. O lo que es lo mismo, del cómic. Allí estaremos a pesar de que no entienda un pijo de francés. Sólo por ver a tanta gente emocionándose por el cómic merece la pena. Algo muy diferente a lo que tenemos aquí, ya les digo. O sea, ¿en qué mundo normal gente así seguiría permaneciendo en el anonimato? Una industria es lo que necesitábamos. Coñoya.

(more…)

Series en DVD: ¡¡El futuro está aquí!!

enero 24, 2008

-Hola, buenas, soy un tipo normal y quería ver algo bueno en la tele…
Pues lo llevas claro,majo. Yo no es por parecer catastrofista acerca de nuestra fabulosa -ejem- televisión española, pero entre Tomates, Diarios de Patricia y series putrefactas, cada vez vamos a peor. Que se ha dicho muchas veces en blogs cultos (como éste, que hes muy culto él), y todas ellas con toda la razón del mundo. Lo que me encantaría leer es el blog de una maruja enganchada a los programas del corazón y defendiéndolos a capa y espada. ¿No dicen que Internet tiene voz para todos? Ya podría ser cierto. En fin, a lo que íbamos. Encender la tele hoy en día es poco menos que un suicidio neuronal. En el momento en que aprietas el botón de “TV” en vez del de “AV”, tus conexiones cerebrales explotan en mil pedazos y cientos de gatitos mueren a la vez, dejándote sólo ante el peligro, con la boca abierta y la lengua sacada cual espantajo raro, hasta el momento en que un poco de lucidez espontanea te haga dejar de ver la historia de Mariloli y su novio por Internet, contada en primera persona con embarazos cibernéticos incluídos, rechazos en directo y madres llorosas. Y si queremos ver cine aun es peor, no sólo porque echan una película buena cada veinte días de madrugada en La 2, sino porque los cortes publicitarios pueden amargarnos nuestra película favorita, y más ahora que se ha puesto de moda el “Volvemos en dos minutos” cada quince minutos. Cojones. Ponedme doce minutos de anuncios antes de la peli y después no me pongais ni uno, que ya son ganas de ver al tipo de Fairy en vez de saber si Bruce Willis está muerto en El sexto sentido o qué. Que no digo que al final se descubra que está muerto. Que es posible que sí, pero tambien que no. Ejem. Vamos, que salvo que emitan uno de esos pocos programas de calidad decente de producción propia (Muchachada Nui, Se lo que hicisteis –digan lo que digan-, Cuenta atrás…), sólo nos queda una salida para huir: El DVD.

-¡¡Vale, ya lo he entendido!! He ido al 30% de El corte inglés, me ha atendido una chica muy maja, y me he comprado la edición especial de Blade runner y un montón de películas que…
¿Películas? ¿Pero de qué demonios me estás hablando? ¿Aun se venden películas por ahí? ¿Y aún hay quien las compra? ¿Por qué? Es más, ¿aun se siguen haciendo películas? ¿Me estáis diciendo en serio que no pararon la producción hace años y empezaron a hacer solo series? Creo que tengo que informarme algo más. Aun así: La gente ha dejado de comprar películas en DVD. Esto es tan triste como cierto. Sólo tenéis que fijaros en el alucinante incremento de espacio de las series en vuestro centro de ocio favorito (yo me fijo porque el amiguete Freddy me obliga a pasar cuatro horas diarias allí en rebajas mientras yo me tiro al suelo a leer la NGamer o similar) para cercioraros de una máxima. Todo vale, vale todo (premio a quien pille la referencia). Desde El coche fantástico hasta la terrible Joey, la decimoquinta edición de Neon Genesis Evangelion (¡¡ahora con una fabulosa caja metalizada feísima!! ¿Te vas a quedar sin la tuya?) o la primera parte de la tercera temporada de Los hombres de Paco, todo vende cosa mala independientemente de la calidad y aunque esté a precios exhorbitados (¿50 euros por 12 episodios mugrientos? Prefiero gastarlos en un mugriento viaje de tren a Madrid. Las cosas como son). La gente ha aprendido la magia del poder ver lo que quieras cuando quieras independientemente de lo que echen por la tele, y ese es, sin duda, el futuro. ¡Adios a los horarios! ¡Bienvenida sea la tele a la carta y sin anuncios! ¿Coches voladores? ¡¡Este es el verdadero avance del siglo XXI!! ¡Viva y bravo!

 barney-escuela.jpg

¿Os he comentado ya que vale todo? 

(more…)

¡¡La animación infantil puede ser maravillosa!!

enero 16, 2008

[Randy dice: como ya les avisé, hoy no he tenido tiempo de hacer nada debido a que sigo guionizando no uno, sino dos episodios de Friends para comparar y decidir cual es mejor, así como sketches varios sobre el problema vasco. Es por ello que he dejado la tribuna pública al bueno de Starsky. Los adolescentes vírgenes siempre hacen grandes artículos, o eso me han enseñado las sitcom]

Aceptémoslo, no soy un usuario. Soy un cómodo recurso argumental al que recurrir en necesidad de un blanco para chistes sobre menores vírgenes sin vida social, de una entrañable excusa para opinar acerca de “un cómic horrendo que un amigo mío se compró y al que nunca jamás me hubiera acercado“, y, particularmente, de alguien que hacerles sentir mejor acerca de sus gustos televisivos.

Pero maldita sea. En un mundillo en el que Seth MacFarlane gobierna con terribles guiones sin argumento alguno rellenados en cinco minutos a base de robar chistes de series canceladas infinitamente mejores y referenciar cultura pop de los 80 sin añadirle gag alguno, es un alivio saber que ciertas series animadas producen entrañables chorraditas sin pretensión alguna. Sí, amigos, estoy hablando de esas infantiladas a las que usted, astuto lector, no se acercaría ni con un palo de 20 metros. Y soy lo suficientemente previsible como para centrar en ellas mi primera (y muy probablemente última) entrada como invitado especial.

Por otra parte, éste es el blog de Randy. Nuestro querido arriba firmante no se ha ganado la simpatía de quince comentaristas comentando diariamente sus series infravaloradas favoritas. No, él es un héroe mundano que jamás recurriría a lo fácil – por eso basa su blog entero en reírse de series, cómics y películas jodidamente terribles. Oh, y en poner tetash, pero hoy no es viernes.

Por ello, y no por que sea muchísimo más fácil, hoy hablaremos de las cosas más horrendas con las que me he topado en mi maravillosa infravida amenizada por coloridos personajes describiendo la acción como si su audiencia fuera increíblemente estúpida. Y probablemente lo seamos, al fin y al cabo estamos viendo su serie.

Ren & Stimpy Adult Party Cartoon!

¡El miércoles! ¡Bwahaha! ¡Revolución! ¡Caos! La pastilla, perdón.
A mis pseudoadorables 14 años, yo era joven e inocente, así que me fiaba del criterio de nuestro querido Cartuneswor, un comentarista ocasional de estos lares que hace tebeos y ve con resignación los cientos de mediocres coserías que le obligo a descargarse. Así, cuando éste me recomendó fervorosamente Ren & Stimpy, serie infantil de los 90 creada por John Kricfalusi, el dibujante equivalente al entrañable viejuno barbudo que ven todas las mañanas en el Corte Inglés maldeciendo a voz en grito a la juventud de hoy en día mientras arrastra su carrito lleno de basura, decidí alocadamente dirigirme a Freaks (¡La tienda barcelonesa que te cobrará 50 euros por media temporada de Lost por que SABE que pagarás el triple con tal de tener una caja que rece “Lost” en vez de Perdidos! Historia real.) y gastarme 50 (¿ven?) de los euros ganados con el sudor de mi frente (¡creo que ese mes hasta puse la mesa en un par de ocasiones!) en la primera temporada de tal serie (¡me encantan los paréntesis!).

(more…)

¡¡Spiderman y su nuevo gran amor!!: Noticias y tetash

enero 11, 2008

¿Qué tienen en común un mono de tres cabezas, los globos de oro y un extraño beso? Vale, que ver a un mono de tres cabezas besando un globo de oro sería realmente extraño…¡¡pero también que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡¡Las habrán leído en más sitios, pero seguro que los Reyes Magos no les han traído un Bone de peluche!!

DEATHSPANK: LO NUEVO DE RON GILBERT

Sólo había visto un cobarde como tú una vez/Ya, y supongo que él te enseñó todo lo que sabes. Quien lo haya reconocido (el 99% de vosotros, espero), felicidades: Forman ustedes parte de la élite. Siempre me ha caído bien la gente que considera el Monkey island como lo que es: El mejor juego de la historia. Las peleas de insultos, el grog, el mono de tres cabezas, el pollo con polea en medio… Bueh, que les voy a contar que no sepan. Sería tan obvio como comentar que detrás de todo este embolado estaba Ron Gilbert, un genio que cuenta sus obras por obras maestras (excepto las hechas con Humongous entertainment, una empresa que se dedica a hacer point-and-click para niños…y que fundó el mismo), un trono que comparte con dioses como Bill Waterson (¿contentos?), Quino o Matt Groening. Bueno, a lo que íbamos. El caso es que este genio, tras años cobrando los royaltis del Monkey island, por fin se ha lanzado a realizar un nuevo videojuego serio: Deathspank (para PC, claro), que el mismo ha definido como una mezcla entre Monkey island y el aburrido pero funcional Diablo, entre RPG y aventura, entre el cielo y un donut de doble chocolate (esto lo digo yo, obviamente). El juego, al estilo de las últimas (y cachondas) aventuras de Sam & Max, se irá publicando por episodios en Internet, lo que ya sabéis qué significa y de donde lo podeis conseguir facilmente. Y antes de que Ramoncín venga a por mí acusándome de promover la descarga ilegal, simplemente diré en mi defensa: Cuando se recopile entero en España, me tendrán el primero en la cola. Probablemente el único, pero a quien le importa. Sólo por los botes que pegué al escuchar lo de Deathspank, habrá merecido la pena.

deathspank-s1e1.jpg

Y es que no comprendo cómo esta noticia puede, de alguna manera, no ser la más comentada en los foros en este mes de enero. ¡Maldita sea, es la noticia del año! ¡Es Ron Gilbert volviendo a hacer videojuegos! ¿Habéis visto que gráficos tan Super paper Mario? ¿Habéis visto que bonito todo? Pues nada, oye, la gente dedicada a comentar menudencias en el mundo de los videojuegos, como que Yoda y Darth Vader se toñen en el Soul calibur IV (Xbox 360/PS3, respectivamente), una saga que, tras introducir a Spawn y a Link, la verdad, no creo que traicione a nadie a la hora de meter personajes que no tienen nada que ver con la saga. A mí me han entrado ganas de comprarme una PS3 y todo, sólo por la tontería de manejar a Vader (no, tranquilos, ni hay dinero ni hay más juegos que me interesen). Eso sí, los fans, que ya sabemos cómo son, han puesto el grito en el cielo. Que si cómo se atreven a meter al negrata ese, que si cómo han metido al viejo verde, que si Soul calibur sólo tendría que tener jugadores de Soul calibur…En fin. Como para quejarse de los talibanes nintenderos del Smash Bros, que se pusieron farruquillos con la aparición de Sonic y de Snake y que poco a poco están bajando el listón. Ya hay incluso quien pide a Megaman (sólo queda una saga por anunciar, y la verdad es que es muy posible que sea esa), deseando repartir collejas con el bichejo azul disparabolas. De momento, Sakurai, que es un señor japonés la mar de majo que actualiza su blog todos los días aun sin ganas, como la mitad de los españoles, ha anunciado la presencia de Pikmin, una saga que todos creíamos muerta en Gamecube y de la que ya se rumorea una más que segura tercera parte para Wii. A ver si es verdad. Y también, ya de paso, a ver si llevo la mía a reparar. Ay, mi pobre blanquita. Con lo mona que era el día que vino a casa. Snif, snif. Malditos engranajes mal soldados de Nintendo. Si llego a tener una Xbox me salen las luces rojas el primer día. Es tema de ser gafe. Y de pelear como una vaca.

(more…)