Archive for the ‘Series’ Category

Palabras guays presentan: URST

febrero 14, 2008

A veces creo que todo lo que se tiene que saber sobre hacer guiones se aprende el primer año de universidad. Es más, se aprende en cualquier manual chungo de guión: Tres actos, se dialoga así y asao, las acciones se escriben en presente, no se describen sentimientos sino acciones. Ya está. Teniendo esto, cualquiera puede escribir un guión. Y prueba de ello es la tele actual, vaya. Es por eso que, cuando terminé la carrera, me sentía bastante reacio a hacer un master o algo así. Total, me van a enseñar las mismas tonterías que en la carrera cobrándome el cuádruple. Pese a todo, y por eso de que mis padres creyeran que estaba haciendo algo de utilidad, decidí asistir a uno online, supuestamente para profesionales y demás titiriteros (me encanta esta palabra desde que la derecha lo usa para definir a todos los que trabajan en el mundo del espectáculo. Bardem es un titiritero, Azcona es un titiritero, Roberto Iniesta es un titiritero. Tú díselo, que igual te suelta una hostia titiritera). Yo me esperaba grandes trucos, perfectos entresijos de guión que muy poca gente conoce, maneras de interconectar las tramas impartidas por fabulosos guionistas estadounidenses. Por el precio, debería ser así. Y estadounidenses no, pero eh, un minicursillo nos lo dio Tonino, el de Caiga quien caiga. ¡Qué nivel! Un año después, cuando salí del master sintiendo que había aprendido menos que si me hubiera quedado en casa viendo la tele, tenía una palabra nueva en la cabeza. Todo el legado del master fue una de estas palabras que, cuando las sueltas, hacen que el mundo se calle y aprecie tu importancia e inteligencia (o, en este caso, te encierren en la cárcel por nazi). Una palabra que suena a hechizo de algún libro-clon de Harry Potter (Grievous Hasterford y la piedra intelectual), y que de pura molona que es te concede automáticamente un +100 en carisma cada vez que la usas. Me estoy refiriendo, como no podía ser de otra manera, al URST. Dios, suena tan bien que dan ganas de no explicar de qué se trata o perdería toda la gracia. Probad a soltar en una reunión de amigos la palabra URST sin que venga a cuento de nada, y a ver qué pasa. Probablemente nadie se de cuenta de que no tiene ningún sentido. “Mi novia me ha dejado”-“Qué URST, amigo”. “¿Sabes como se arregla mi televisión?”-“¡Por supuesto, es algo URST!”. “Me debes 150 euros”-“¡Que situación de URST tan grande!”. Mh, quizá no quede tan bien como creía. En fin, URST significa “UnResolved Sexual Tension”, o sea, tensión sexual no resuelta, para los no anglosajones. No, no piensen “como Ross y Rachel”, que me joden el resto del artículo donde hablaré de esas cosas. ¡Noh! ¡¡Noh!! Oh, les odio.

Sí, lo sé, hoy es San Valentín y hablar de URST no es precisamente el ideal de post amoroso y empalagoso que uno se espera para estas fechas, pero no quería atormentarles con preciosos poemas de amor de esos que uno escribe a los quince años (a los quince años todos éramos idiotas. Uh, excepto los maravillosos lectores de quince años de este blog. Ejem), ni podía uno hablar de algo tan frío como el fin de la huelga de guionistas. Obviamente, y para no perder la tradición, eso va mañana. Igual creíais que os habíais librado. Así que URST. Que el sexo no deja de ser parte de cualquier relación amorosa, excepto de la de Stephen Hawking y su mujer, vaya. Oh, mátenme. Más que nunca, por favor. ¡Rápido, olviden el chiste! ¡¡Corazones y ositos!! ¡¡Corazones y ositos!!

bear-heart-basket.gif

(more…)

¡¡Nos encantan los estudios estúpidos!!: Noticias y tetash

febrero 8, 2008

¿Qué tienen en común un fast forward, 20th century boys y una mujer jugando a la consola? Sí, vale, que 20th century boys podría estar compuesta únicamente por fast forwards de mujeres jugando a la consola y nos seguiría encantando, ¡¡pero tambien que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡¡Las habréis leído en más sitios, pero no trabajan quince horas al día metidos en un zulo infernal!!

NOTICIARIO DE GUERRA

¡¡Noticias desde el frente!! [música militar] ¡¡Los miembros de los estudios y los guionistas parecen haberse reunido en el que puede ser el final definitivo de la huelga que asola la televisión americana!! ¡¡Ha salido en el 20 minutos, así que la cosa debe ser seria!! La guerra ya se está cobrando sus últimas víctimas, entre ellas esta amable niña de ocho años de Ohio que ha declarado “desde que la guerra ha comenzado, me he tirado a las pastillas antidepresivas y al sexo incestuoso-interracial”. ¡¡Sólo por este testimonio tan desgarrador, parece que el presidente de la WGA y el de los Malvados Productores han llegado a un acuerdo sobre los puntos básicos!! Ahora falta redactarlo, ya saben: Que si quítame una coma, que si ponme dos puntos allí, que si pásale el corrector de Word, que si qué feo es Clippo, ji ji. ¡¡Como todos ustedes deberían saber, el próximo final de la huelga podría significar que nuestras series favoritas tendrían un final de temporada digno, y no como el de My name is Earl (¿qué demonios fue eso?), Mujeres desesperadas (vaya secreto de pichiruchi) o How I met your mother (que no tenia ni cliffhanger ni ná)!! Una de las que se rumorea que el equipo ha vuelto al completo y que ya están rodando antes de que se haga oficial es la serie favorita de todos los que tienen como series favoritas aquellas que ocurren en una isla con aviones caídos de por medio. Me refiero, por supuesto a Lost, o a su fabuloso remake sudamericano. ¡¡Y hasta aquí el informe de la guerra!! ¡¡Esperemos que el próximo sea para anunciar la lamida del caramelo de la paz (que hablamos de los Iunaited Esteits) y el final de una de las noticias de relleno más duraderas de los viernes!!

notpennys.jpg

(more…)

“Física o química”: Realidad real en las aulas reales llenas de realidad

febrero 7, 2008

No se puede hacer una serie de televisión sobre adolescentes en un instituto si eres un viejuno con panza, puro y sombrero de copa. Vamos, eso debería estar registrado en el manual básico de derechos humanos. Y es que se supone que cada cual escribe sobre lo que sabe (o sobre lo que le dejan). Es absurdo tratar “la realidad de las aulas” cuando lo más parecido a un aula que has pisado en cuarenta años es el plató de ¿Sabes más que un niñato de primaria?, y aun con miedo por si acaso se te pegaba algo de inocencia infantil. Estoy presuponiendo, pero es que me da que los que han escrito barbaridades como Compañeros, Al salir de clase (que aun tenían un pase) o esta Física o química no eran precisamente guionistas que acababan de salir de la universidad, no, sino más bien plumillas cansados de su trabajo que harían lo que fuera por llevarse un mendrugo de pan a la boca. Máxime si entre pan y pan hay dos mil y pico euros, vaya. Que por ese dinero si hace falta yo hago una serie sobre “la realidad de las residencias de ancianos”. Con drogas, abortos, menstruaciones sorpresa y muertes a go-go, que la situación lo pide a gritos. ¡Abuelos asesinos! ¡Viagra robado de la despensa! ¡Misterio en el asilo Descanso Eterno! En fin, a lo que íbamos. Que a ver en qué quedamos, señores de las series de televisión. Vale que no hayan pisado un instituto actual jamás, pero tampoco cuesta tanto ponerse de acuerdo: ¿El paso por el instituto es un camino cachondo, divertido y lleno de sexo casi explícito con cientos de mujeres o, por el contrario, es un infierno lleno de clichés, personajes que se odian, muertes y abortos secretos? Es que demonios, uno empieza a pensar que su instituto debía ser un lugar raro donde no moría gente cada dos por tres ni los profesores sufrían y lloraban por las esquinas. A cambio, tampoco se practicaban las artes amatorias (que yo sepa). Tsk. El caso es que en medio de esta vorágine estudiantil, Antena 3 ha decidido apostar por una serie fuerte. Donde ahora las cadenas empiezan a gastarse dinero en producir nuevos guiones realizados con cámara de cine y sonido 5.1 que te rilas, los chicos de la tercera han cogido el MiniDV del tío Raulito, un micro de corbata pegado a una escoba, una pandilla de amiguetes que rodaron un corto amateur en el pueblo el verano pasado, y se han puesto a rodar la que es, desde ya, la serie española peor producida, rodada y guionizada en años. Y no me digan “eso es porque no has visto…”, porque no. Me niego a creer que puede haber algo peor que Física o química. Que anda que se mataron con el título también.

Todo empieza con dos amigos cogidos por el hombro. Obviamente es de noche y son jóvenes, luego están ambos al borde del colapso etílico. Estos jóvenes nunca planean nada bueno, malditos sean, Matías Prats nunca miente. Total, que uno de ellos se desmaya y entra en coma profundo. Emoción emocionante. Su amigo se queda en la esquina de la acera, pensativo, como si nunca se le hubiera medio muerto un amiguete en las manos. De fondo, una melodía neutra, ni alegre ni triste, acompaña la imagen. Uno se pregunta por qué no ponen música de violines en Do menor para ilustrar la pérdida del chaval, y nada más empezar la serie en sí adquiere una conclusión: la banda sonora de Física o química está compuesta por DOS malditas canciones que se repiten una y otra y otra y otra vez hasta que consiguen hacernos un gigantesco agujero en nuestro cerebro (supongo que con la intención de lobotomizarnos y conseguir que aguantemos la serie completa, porque debe de ser la única manera). Aparte de la canción neutra, usada tanto para subrayar chistes como para acentuar momentos dramáticos (y, obviamente, lo único que consigue es dar pena), nos encontramos con, atención, una batería que apenas dura cinco segundos. Sí, amigos. Una batería. Tu tu chs, tu tu chs. Ya está. Ese es el otro tema musical que suena unas treinta veces en apenas sesenta minutos. No puedo esperar a que salga el CD recopilatorio con sus dos tracks, muy monos ellos: “Música neutra” y “Tu tu chs”. Exitazo automático, coleguillas.

john_williams_2.jpg
John Williams componiendo la BSO de Física o química.

(more…)

¡¡Otaku hunters!!: Noticias y tetash

febrero 1, 2008

¿Qué tienen en común unos cazadores de fans, el adios a un gran programa, un hobbit y un robot? Vale, que si un hobbit presentara un gran programa y un robot cazara fans, la vida sería mucho más interesante, ¡¡pero tambien que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡¡Las habrán leído en más sitios, pero seguro que no hacen videos para su escarnio público!!

CAZADORES DE OTAKUS

Imaginaos que salís de vuestra tienda de cómics favorita con vuestro Astonishing X-men de la mano (nombro Astonishing simplemente porque mola tanto que si no la compráis moriréis bajo mi yugo) y de pronto aparece un grupo de macarras al más puro estilo Grease, con su chupa de cuero y sus gafas de sol, canción opcional, navaja en ristre, dispuestos a sacaros hasta el último de los morlacos que llevéis encima. A menos que podáis convertiros en Super Saiyanos y vencerles, la reacción normal es mofarse de ellos hasta reventar, más que nada porque los compradores de cómic solemos estar arruinados. Como no nos quieran robar los tomos de Bleach que llevemos en la bolsa, mal vamos. Vamos, que robar a un comecacas español es abocarse al suicidio como ladrón. Pues todo lo contrario sucede en Japón, donde varios gupos de macarrillas se dedican, con mala baba, a robar a otakus. ¿Las razones? Hombre, pues es obvio. ¿Habéis visto Densha otoko? ¿Es posible encontrar a alguien más fácil de desplumar? Los otakus japos, al contrario que los españoles, suelen estar forrados y encima son débiles. Como mucho tendrán el brazo derecho desarrollado a base de darle a…uh…eeeer…el botón X. Eso. El botón. El joystick. Ya sabéis. En fin, los otakitos ya han dicho que están indignados porque la policía no sólo no hace nada contra estos violentosos malvados, sino que además se dedica a perseguirles. Sí, amigos. Como en Fanhunter.

fanhunteraftermathg.jpg

Seguro que los más veteranos os acordais de cuando la obra de Cels molaba un puñao, con la Resistencia huyendo de los Fanhunter mientras intentaban visionar Akira y leer el último número de Lobo, antes de meterse en rollos de realidades alternativas y viajes en el tiempo. Bueno, pues los Fanhunter han llegado al mundo real. ¡No, tranquilos! ¡No corrais a quemar el Kingdom hearts II todavía! ¡No, por mucho que se lo merezca por culpa de tanta escena cinemática! En España aun no se ha dicho nada en las promesas electorales (¿qué tal una rebaja del IVA en el cómic, eh, eh? Por pedir que no quede, oigan), pero en Japón la policía obliga a todos los otakus del barrio de Shinjuku (un blog no es blog si no dice nombres de barrios japoneses a veces) a enseñar sus bolsas, bolsillos, carteras y saquitos con dados por si acaso esconden dentro armas de fuego o cuchillos. Como todos sabemos, los otakus son unas personas que, sin duda, son de llevar muchas armas en su mochila debido a lo mal que andan las tiendas de cómics hoy en día. Uy, sangre he visto yo por conseguir el último One piece. Sangre. Desde los foros especializados se critica la chorri-medida impuesta por el gobierno nipón (desde los foros se critica todo, otra cosa es que alguien les haga maldito caso), máxime cuando uno de sus miembros es un otaku convencido que dio uno de sus mítines en Akihabara (otro barrio japo, ¿ven? ¡Hoy estamos que lo tiramos!). Recen porque el nuevo ministro de cultura no sea cinéfilo, comiquero o rolero. Todavía son capaces de ametrallarnos por sacar una tirada exitosa en sigilo. Al tiempo.

¡ADIOS, TELEBASURA! ¡HOLA, TELEBASURA!

Aquí hay tomate, toma que toma que toma tomate, se acaba hoy. ¿Que esto no tiene nada que ver con los temas que habitualmente tratamos por aquí? Ya, ¿y qué? Es la noticia que más me ha alegrado desde que me enteré de que Planeta sacará 21st century boys en junio (sí, amigos, confirmado). Si sois uno de esos extraterrestres que no saben qué es la televisión y por qué Aquí hay tomate es uno de esos programas que deben ser erradicados de la faz de la tierra y de la memoria de todo ser humano, simplemente diré que se trataba del peor programa del corazón en España (y ojo, que la competencia está alta), con unos presentadores de esos que consiguen que los ojos expulsen hemoglobina a raudales y algunos de los peores ganchos usados jamás en un programa de televisión (“¿Quieren ver como el perro de la duquesa de Alba hace cacota? Próximamente…”. Y me gustaría habérmelo inventado). Que es uno de esos programas que jamás debieron salir de la mente de ningún productor sano (como Sabías a lo que venías y tantos otros, vaya) y que, qué demontres, espero que su final sea definitivo (estos son capaces de salirnos con un “Nos vamos pero el lunes llega…¡El nuevo Tomate!”). Sí, Angel Martín y su troupe se han quedado sin uno de sus programas estrella, pero aun quedan muchos bastiones en pie. Sobre todo porque esto de la telecaca es como un dragón de dos cabezas: Cortas una y aparecen dos. Yagh.

aula42-portada.jpg

Ahora ya sabeis mi nombre real. Pseudo tiene el copyright de la imagen, eh.

Ahí estaba yo, con dos cojones, entregándole el piloto de mi serie, Aula 42, a cientos de productores madrileños. Una sitcom de 22 minutos a lo Scrubs o Arrested development, divertida, rápida y original, que no encasilla a los jóvenes como en su día lo hicieron Al salir de clase o Compañeros. Pensando, como un idiota, que algo un poco diferente podía encajar sin problemas en la televisión española. Dos semanas después, Física o química empieza a rodarse. Me gustaría ahora quejarme de plagio y que todos os quedarais de piedra, pero vaya, más bien todo lo contrario. Física o química es la antítesis de cualquier cosa que me apetezca escribir. Es una bola llena de tópicos envuelta en un dulce envoltorio de cagarruta defecada por la peor telebasura. No sé como explicarlo. Nos prometen enseñarnos “la realidad de las aulas”, y ya ahí hay que tener cuidado. Me juego el pie derecho a que en una temporada hemos tenido embarazos, violaciones, abortos, drogas, un lío profesor-alumno, profesoras apalizadas por sus chavales, bajas por depresión y un homosexual al que pegan en clase por gay pero que luego resulta ser la leche en cuanto confiesa que le van los tíos. Todo ello entre música medio dramática medio idiota y actores que después de quince caras sesiones de aprendizaje al fin han aprendido a vocalizar. Para el año que viene, igual actúan y todo. Desde Antena 3 ya la anuncian como la nueva Compañeros, pero con una visión actual, atrevida e innovadora. Uau. Corred todos a por vuestra tele. Quizá sea buen momento de tirarla por la ventana.

¿FRODO EN EL SMASH?

Pues no, pero vaya, que molaría. Total, viendo quien sale…pero en fin, de eso hablaremos luego. Primero toca decir algo sobre Guillermo del Toro, ese hombre maravilloso que irradia lecciones de cine con cada gota de sudor (os lo digo yo, que tengo una –horrorosa- foto con él) y que se sabe maestro y con estilo propio. Este tipo, que por si no lo habéis notado me cae maravillosamente bien, ha decidido que ya es hora de lanzarse a las super-hiper-megaproducciones. Después de su gran obra maestra, El laberinto del fauno, y de las dos partes de Hellboy (la segunda promete ser, cuando poco, más entretenida que la primera, lo que no es difícil), del Toro vuelve al cine mainstream, al que no volvía desde Blade 2 (sí, para mi Hellboy no es mainstream, qué pasa). Y lo hace con una de las películas que más rumores ha generado ultimamente. No, no es The dark knight, so agoreros, sino El hobbit, la adaptación de la única novela de Tolkien que se puede leer de un tirón sin aburrirse. Uno tiene curiosidad por ver cómo adaptará del Toro su estilo tétrico, extraño y absorbente a El hobbit, oigan. ¿Se imaginan la escena de Gollum con Bilbo drigida por un director de verdad y no por ese inútil de Peter Jackson? Me relamo de gusto quince mil veces, oigan. Por cierto, Peter Jackson me caía bien hasta que vi King Kong. Revisionar El señor de los anillos nunca fue tan decepcionante y doloroso. En fin, ya saben. El hobbit, en dos partes (la segunda, tambien llamada El hobbit 2: Sacacuartos tratará de lo que pasó entre El hobbit y ESDLA), proximamente en su cine más cercano. O algo.

bowser.jpg

Ups.

¡¡Y ya tenemos la lista completa de participantes en el Super Smash Bros Brawl!! Un nombre ideal, por cierto, para aquellos que pronuncian mal la “ese”. Va a ser la risa ver pedir ese juego el día de salida. Día que aun no sabemos cuál será en Europa, y la impaciencia ya nos corroe a pesar de que acabe de salir en Japolandia ayer mismo, con el éxito de ventas previsto (normal, sacan sólo 220.000 copias… ¿quien demonios te hace las previsiones, Nintendo?). En fin, lo que les decía, que al final les termino hablando de cualquier cosa menos de la noticia en sí. Ya se sabe el roster completo de Smash Bros Brawl, ese que nosotros tardaremos meses en sacar y los japos se han sacado en 24 horas. Ninguna gran sorpresa, más que nada porque es el que se filtró hace ya algún tiempo, salvo una inclusión. Los que saben de qué hablo habrán pasado página por no leer mi súbita indignación. O sea, este es un juego que se supone museo de Nintendo, con los grandes personajes de todos los tiempos (va, pasamos a Wolf y Jigglypuff como grandes personajes)…¿¡Qué demonios pinta R.O.B ahí!? O sea, ¿por qué? Los que no lo sepan, R.O.B (Robotic Operating Buddy, oh yeah my friend) fue una máquina creada por Nintendo con la que se podía jugar a algunos juegos en la NES y que resultó ser un fracaso tremendo (sólo dos juegos salieron para el bicho). Tras varios cameos graciosetes en juegos variados, finalmente fue personaje jugable en el Mario Kart DS. Y debería haberse quedado ahí. R.O.B no es un personaje mítico de Nintendo. R.O.B es un fracaso tan grande como el maldito powerglove. Maldita sea, me gustaría tener al Powerglove y al Zapper gun jugables en Brawl, ¿por qué tengo que luchar contra el maldito robot? ¡¡Ni siquiera su Smash final es poderoso!! ¡¡Yargh!! ¡¡Maldición!! Buf. En días como hoy, odio al mundo. Y teneis suerte de que sea tío y no me haya coincidido con la regla. Groar.

¡…Y TETASH!

R.O.B en el Smash…ZAPATERO mío, necesito una señal que me diga por qué debo seguir confiando en Nintendo. ¡Sólo eso! ¡Una señal y…!

 peachdaisy.jpg

Uh, ¿y si digo que necesito una señal que me haga ver que existen chicas con gafas desnudas con un bello atardecer por detrás?

 chicagafas.jpg

Y oye…que tambien necesito señal de que la chica esa que ya hemos sacado más veces jugando a Guitar hero existe de verdad.

guitar-hero4.jpg

Y oye, ZAPATERO-Dios…ya por curiosidad, más que nada. ¿Jesucristo existió de verdad o…?

jesus.jpg

Uh-oh. De esta me chapan el blog. Gracias, Dios, buen muchacho. Mejor morir con tetash que sin ellas. Y, cuando estén leyendo ésto, entre los brazos de mi Hardita. Ñya. Bueno, el lunes de la semana que viene no hay post (¡¡ooooh, l’amour!!), el martes invitado especial (tratenmelo bien, que el artículo mola) y a partir del miércoles volvemos con la programación habitual. A por los 200, coñoya.

Series en DVD: ¡¡El futuro está aquí!!

enero 24, 2008

-Hola, buenas, soy un tipo normal y quería ver algo bueno en la tele…
Pues lo llevas claro,majo. Yo no es por parecer catastrofista acerca de nuestra fabulosa -ejem- televisión española, pero entre Tomates, Diarios de Patricia y series putrefactas, cada vez vamos a peor. Que se ha dicho muchas veces en blogs cultos (como éste, que hes muy culto él), y todas ellas con toda la razón del mundo. Lo que me encantaría leer es el blog de una maruja enganchada a los programas del corazón y defendiéndolos a capa y espada. ¿No dicen que Internet tiene voz para todos? Ya podría ser cierto. En fin, a lo que íbamos. Encender la tele hoy en día es poco menos que un suicidio neuronal. En el momento en que aprietas el botón de “TV” en vez del de “AV”, tus conexiones cerebrales explotan en mil pedazos y cientos de gatitos mueren a la vez, dejándote sólo ante el peligro, con la boca abierta y la lengua sacada cual espantajo raro, hasta el momento en que un poco de lucidez espontanea te haga dejar de ver la historia de Mariloli y su novio por Internet, contada en primera persona con embarazos cibernéticos incluídos, rechazos en directo y madres llorosas. Y si queremos ver cine aun es peor, no sólo porque echan una película buena cada veinte días de madrugada en La 2, sino porque los cortes publicitarios pueden amargarnos nuestra película favorita, y más ahora que se ha puesto de moda el “Volvemos en dos minutos” cada quince minutos. Cojones. Ponedme doce minutos de anuncios antes de la peli y después no me pongais ni uno, que ya son ganas de ver al tipo de Fairy en vez de saber si Bruce Willis está muerto en El sexto sentido o qué. Que no digo que al final se descubra que está muerto. Que es posible que sí, pero tambien que no. Ejem. Vamos, que salvo que emitan uno de esos pocos programas de calidad decente de producción propia (Muchachada Nui, Se lo que hicisteis –digan lo que digan-, Cuenta atrás…), sólo nos queda una salida para huir: El DVD.

-¡¡Vale, ya lo he entendido!! He ido al 30% de El corte inglés, me ha atendido una chica muy maja, y me he comprado la edición especial de Blade runner y un montón de películas que…
¿Películas? ¿Pero de qué demonios me estás hablando? ¿Aun se venden películas por ahí? ¿Y aún hay quien las compra? ¿Por qué? Es más, ¿aun se siguen haciendo películas? ¿Me estáis diciendo en serio que no pararon la producción hace años y empezaron a hacer solo series? Creo que tengo que informarme algo más. Aun así: La gente ha dejado de comprar películas en DVD. Esto es tan triste como cierto. Sólo tenéis que fijaros en el alucinante incremento de espacio de las series en vuestro centro de ocio favorito (yo me fijo porque el amiguete Freddy me obliga a pasar cuatro horas diarias allí en rebajas mientras yo me tiro al suelo a leer la NGamer o similar) para cercioraros de una máxima. Todo vale, vale todo (premio a quien pille la referencia). Desde El coche fantástico hasta la terrible Joey, la decimoquinta edición de Neon Genesis Evangelion (¡¡ahora con una fabulosa caja metalizada feísima!! ¿Te vas a quedar sin la tuya?) o la primera parte de la tercera temporada de Los hombres de Paco, todo vende cosa mala independientemente de la calidad y aunque esté a precios exhorbitados (¿50 euros por 12 episodios mugrientos? Prefiero gastarlos en un mugriento viaje de tren a Madrid. Las cosas como son). La gente ha aprendido la magia del poder ver lo que quieras cuando quieras independientemente de lo que echen por la tele, y ese es, sin duda, el futuro. ¡Adios a los horarios! ¡Bienvenida sea la tele a la carta y sin anuncios! ¿Coches voladores? ¡¡Este es el verdadero avance del siglo XXI!! ¡Viva y bravo!

 barney-escuela.jpg

¿Os he comentado ya que vale todo? 

(more…)

¡¡La animación infantil puede ser maravillosa!!

enero 16, 2008

[Randy dice: como ya les avisé, hoy no he tenido tiempo de hacer nada debido a que sigo guionizando no uno, sino dos episodios de Friends para comparar y decidir cual es mejor, así como sketches varios sobre el problema vasco. Es por ello que he dejado la tribuna pública al bueno de Starsky. Los adolescentes vírgenes siempre hacen grandes artículos, o eso me han enseñado las sitcom]

Aceptémoslo, no soy un usuario. Soy un cómodo recurso argumental al que recurrir en necesidad de un blanco para chistes sobre menores vírgenes sin vida social, de una entrañable excusa para opinar acerca de “un cómic horrendo que un amigo mío se compró y al que nunca jamás me hubiera acercado“, y, particularmente, de alguien que hacerles sentir mejor acerca de sus gustos televisivos.

Pero maldita sea. En un mundillo en el que Seth MacFarlane gobierna con terribles guiones sin argumento alguno rellenados en cinco minutos a base de robar chistes de series canceladas infinitamente mejores y referenciar cultura pop de los 80 sin añadirle gag alguno, es un alivio saber que ciertas series animadas producen entrañables chorraditas sin pretensión alguna. Sí, amigos, estoy hablando de esas infantiladas a las que usted, astuto lector, no se acercaría ni con un palo de 20 metros. Y soy lo suficientemente previsible como para centrar en ellas mi primera (y muy probablemente última) entrada como invitado especial.

Por otra parte, éste es el blog de Randy. Nuestro querido arriba firmante no se ha ganado la simpatía de quince comentaristas comentando diariamente sus series infravaloradas favoritas. No, él es un héroe mundano que jamás recurriría a lo fácil – por eso basa su blog entero en reírse de series, cómics y películas jodidamente terribles. Oh, y en poner tetash, pero hoy no es viernes.

Por ello, y no por que sea muchísimo más fácil, hoy hablaremos de las cosas más horrendas con las que me he topado en mi maravillosa infravida amenizada por coloridos personajes describiendo la acción como si su audiencia fuera increíblemente estúpida. Y probablemente lo seamos, al fin y al cabo estamos viendo su serie.

Ren & Stimpy Adult Party Cartoon!

¡El miércoles! ¡Bwahaha! ¡Revolución! ¡Caos! La pastilla, perdón.
A mis pseudoadorables 14 años, yo era joven e inocente, así que me fiaba del criterio de nuestro querido Cartuneswor, un comentarista ocasional de estos lares que hace tebeos y ve con resignación los cientos de mediocres coserías que le obligo a descargarse. Así, cuando éste me recomendó fervorosamente Ren & Stimpy, serie infantil de los 90 creada por John Kricfalusi, el dibujante equivalente al entrañable viejuno barbudo que ven todas las mañanas en el Corte Inglés maldeciendo a voz en grito a la juventud de hoy en día mientras arrastra su carrito lleno de basura, decidí alocadamente dirigirme a Freaks (¡La tienda barcelonesa que te cobrará 50 euros por media temporada de Lost por que SABE que pagarás el triple con tal de tener una caja que rece “Lost” en vez de Perdidos! Historia real.) y gastarme 50 (¿ven?) de los euros ganados con el sudor de mi frente (¡creo que ese mes hasta puse la mesa en un par de ocasiones!) en la primera temporada de tal serie (¡me encantan los paréntesis!).

(more…)

Las series del Club Disney, parte 2

enero 10, 2008

Sigamos con las series que recordamos mejores de lo que son pero que siguen teniendo su encanto, dando gracias por ser niños o adolescentes de los años 80. Lo siento por los niños de los 80 atrapados en cuerpos de niños de los 90. Habéis tenido mala suerte, especialmente el pobre Starsky, que como ya dije por aquí alguna vez, es un adolescente ochentero en pleno año 2000. Vayan a darle cariños y mimos mientras seguimos con el repaso a las series del Club Disney.

 

 El pato Darkwing: “Soy el terror que aletea en la noche. Soy el chicle que se pega en el zapato del criminal. Soy…¡el pato Darkwing!”. Si después de leer esto no has sentido estremecer la mitad de tu cuerpo, es que, o tienes horchata en vez de sangre, o tu infancia estuvo totalmente arruinada al perderte la mejor serie de animación infantil jamás creada. Maldita sea, es imposible que no se nos ponga la carne de gallina con las tres primeras notas del opening de esta serie, probablemente la mejor canción de dibujos animados de la historia (destrozada después por Disney España, claro, donde cambiaron la letra por completo y la genial voz de Darkwing). Y mira que no eran mas que cuatro clichés unidos medianamente bien (Pato Darkwing el campeón, él es el mejor, ya ves tú que original), pero la promesa de la mejor serie de aventuras producida por los cursis de Disney nos hacía estremecer. Y es que esta parodia de Batman (dato que nosotros desconocíamos, por supuesto) que duró 91 episodios repartidos en tres temporadas fue, para mí por lo menos, el gran éxito de Disney. Lo que nació como un simple spin-off de Patoaventuras (durante dos episodios allí salía una primeriza versión del Pato Darkwing, además de compartir a Pato Aparato y Joe McQuack como secundarios) terminó siendo un lugar desquiciado donde todo valía, desde un Pato Darkwing con ocho brazos (referencia directa a Spiderman) al AntiPato, Megavolt o Quackerjack, que amenazaban sin parar la ciudad de San Canario.

Un pato superhéroe que intentaba ocultar continuamente su identidad secreta (Drake Mallard) mientras buscaba fama y justicia por las noches, embutido en su capa y su sombrero de justiciero nocturno. La única lástima es que todo el carisma que Darkwing y los malos tenían (mi favorito, Taurus Bulba, por mucho que sólo saliera en tres episodios) se lo arrebataban de un plumazo el pesado sin gracia de Joe McQuack y la horrorosa hija adoptiva de Darkwing, Gosalyn, introducida, supongo, para que los niños no se asustaran demasiado con las oscuras historias de Darkwing. De verdad, no hay cosa que uno odie más que el hecho de que una niña pequeña salve a un superheroe del mal. Por eso terminé odiando al inspector Gadget. ¿Os imaginais que Superman tuviera como sidekick a una niña pequeña sin poderes que siempre le sacara de todos los aprietos? ¿O que Batman tuviera a un chico adolescente que…eh…uh, vale. Dejémoslo. Esta es una serie que necesitamos volver a ver ahora con su doblaje original (coño, que al menos el pato Darkwing tenga voz de pato y no de persona. Y sí, me doy cuenta de lo raro que suena esto) para captar todas las referencias a SHIELD, a los villanos Marvel y DC (ese Electro-Megavolt…) y, qué demonios, para poder volver a emocionarnos con las grandes frases de Darkwing. ¿Quien no ha dicho alguna vez, en mitad de la oscuridad, un sonoro “Hay que entrar en acsión”? ¿Quien no ha repetido el lema de Darkwing alguna vez a modo de presentación? Uh, ¿nadie? ¿que me vaya a esa esquina y me quede callado durante horas? ¡Estupendo!

(more…)

Las series del Club Disney, parte 1

enero 3, 2008

Todos tenemos nuestros primer recuerdo. Ese momento en el que nos vemos, clara y cristalinamente, en los albores de nuestra existencia. Unos se recuerdan jugando al balón y rompiéndose los meniscos, otros peleándose con sus amiguitos del colegio y haciéndoles un simpatiquísimo y divertidísmo bulllying infantil, otros haciendo los deberes y soñando con patear una pelota o una cabeza, dependiendo de en cual de los grupos anteriores estuviera integrado. Los más osados a los catorce años (esto es, los cuatro gilipollas chulitos de turno) decían que recordaban como salían del útero de su madre. Que tambien, vaya ganas de recordar semejante asquerosidad. En fin. Yo, como niño hostiable que jamás fue apuntado a fútbol ni a nada que requiriera esfuerzo físico (era de los de clases de piano y guitarra. Sí, esos que tú pegabas), tengo mi primer recuerdo claro comiendo bizcocho de la abuela y viendo el Club Disney en 1991, a mis tiernos siete añitos. De esa época sólo recuerdo las series, a cada cual más entrañable y, una vez revisitadas, más horrorosa que la anterior. No entiendo cómo podía preferir ver esto antes que Lupin III. Sigh. Era un niño hostiable, se lo estoy diciendo. 

Tras una época de buen rollito y familiaridad, lorelei, lorelei, el Club Disney cambió, haciéndose más malote. Unos chavales haciendo como que pillaban la emisión, emitiendo en pirata. En su día me llegaba a creer que estaba viendo un programa ilegal. Eh, no me miren así. También me creía que en Scavengers los concursantes morían de verdad y que en El secreto del talismán el malo les encerraba de verdad. Estaba curioso, especialmente porque esa época contó con David Carrillo, el único chaval que ahora tendrá que aguantar coñas de sus colegas con la rearrejuntación de las Spice Girls hasta a la hora del desayuno. Pobre muchacho. Qué habrá sido de él, aparte de saber que los chococrispis se le atragantan. Bwahaha. En fin. Tras esta etapa, el concepto “pirata” cambió del todo y se montaron un barco pirata real, como creyéndoselo, con la famosa Los piratas del amor martirizándonos cada final de programa (nunca entendí su éxito, siendo Pirata, pirata, será fin de semana cuando empieces a cantar muchísimo mejor). En fin. La gran época del Club Disney fue aquella que empezó en 1996 con Elena Jiménez (ay, mi Elenita…¿seguro que nadie sabe nada de ella? Snif), Jordi Cruz (nuestro gayer favorito, presentador de Art attack junto con un busto que tiene más carisma que él), Vanessa Martín (que en Todos contra el chef seguía siendo la petarda que era en el Club Disney) y Jimmy Castro (que duró hasta la bochornosa etapa final del programa, cuando se reconvirtió en Zona Disney y toda la vieja guardia nos terminamos retirando a nuestros quehaceres, entendidos como “darle al F5 en nuestro foro favorito”), que consiguió que los niños de toda España muriéramos por ser humillados públicamente en El pringue, absurda sección que consistía en responder preguntas correctamente o dejar que cayera pintura, posiblemente tóxica, sobre el concursante, quedándose sin consola, bici y chapita del Club Disney. Y encima pringado. Y posiblemente ahora, años después, con malformaciones congénitas provocadas por esa especie de blandiblú con la que todos soñábamos con ser remojados. Sí, yo de pequeño era de los que quería entrar a la ducha del ¿Qué apostamos? con Ramontxu y Ana. Pero vamos a lo que íbamos: Si hay algo que recordamos del Club Disney no es el pringue, no es a esa Elenita que crecía al mismo ritmo que nosotros (que también). Son las series. Esas series producidas por Disney Channel para que los chavales españoles nos las comiéramos como quien come Nocilla, y que degustábamos dándonos cuenta de que la mayoría eran triste Nutella. Demos un repasito.

pepper-ann.jpg

(more…)

The warrior of the barrio: ¡¡Noticias y tetash!!

diciembre 7, 2007

¿Qué tienen en común Ryu, un tema recurrente y los Goya? Vale, que si Ryu hiciera una peli española sobre un tema recurrente, como la guerra civil, sería nominado a los Goya, ¡¡pero tambien que forman parte de las noticias de ésta semana!! ¡¡Las habréis leído en más sitios, pero ellos no verán Encantada y La brújula dorada en vez de algo mejor!!

LUCHADOR DE LA CALLE IV

Pues así es, los buenos de Capcom dieron la sorpresa hace poco: La cuarta parte de Street Fighter iba a ser publicada el año que viene. Revuelo, estruendo, alegría sin igual. Y es que Street Fighter III fue una entrega más que decente (sin llegar al nivel del mítico II Turbo), y uno esperaba que siguieran con el rollo de siempre: Peleas dos contra dos, sin combos especialmente complicados para los que en vez de dedos tenemos morcillas, y, sobre todo, que siguieran en 2D. Pues no, oigan. Se ve que un juego en 2D, por mucho Street Fighter que sea, no vende ni en Super Nintendo, así que, rompiendo totalmente con la saga, Street Fighter IV será en 3D pero con jugabilidad 2D. Y de inmediato salieron las primeras imágenes, para alegría de los sonyers y xboxers, que deben saber del tema mucho más que yo: “Ja ja, ésto no lo mueve Wii ni de broma”. Que quereis que os diga, yo creo que lo mueve hasta la Playstation 2. Será que no entiendo del tema, vaya, pero espectacular-espectacular, lo que viene siendo espectacular…

ryu.jpg

Yeks. ¿Da asquito o sólo me lo parece a mí? Quiero decir, no es que sea un purista ni nada, agradecí por ejemplo el cambio de dirección que se dio en Resident evil IV y agradecería un Zelda futurista, por ejemplo, pero ésto es pasarse. Si buscais más fotos podreis encontrar la imagen de un Hadouken (Ayuken de toda la vida) horroroso con un Ken que parece sacado de un juego de 2001 y pegado aquí por un mono inteligente con photoshop de rebajas. Vamos, que para hacer esto, los de Capcom se podían haber quedado en su casa lucrándose con los beneficios que sin duda les seguirá dando el cómic de Malibú comics. Por cierto, otros datos afirman que tendrá un online sólido (mientras lo tenga el SFII de Xbox 360…), que la historia tiene lugar entre el SFIITurbo y el SFIII (porque, como todos sabemos, la historia es interesantísima en los Street Fighter, al nivel de las pelis porno, maomeno), habrá miles de nuevos combos y movimientos (qué bien, la razón por la que amaba SF y odiaba Tekken. Hola, Smash, bienvenido a casa)… Vamos, que sí. Gráficos cell shading, 3 dimensiones, un Ryu que en vez de recibir parece que se acaba de acordar de que tiene que pagar una factura, un Ken que parece creer estar en otro juego… Cuando lo veamos en movimiento, al fin podremos decir algo. Hasta entonces, oigan, que lo disfruten los que puedan. La polémica está servida.

(more…)

Soy un pesado con la huelga: Noticias y tetash

noviembre 30, 2007

¿Qué tienen en común Joaquín Reyes, los remakes y la huelga de guionistas? Vale, que si hubiera huelga en España Joaquín Reyes dejaría de hacer el remake de La hora chanante que hace ahora, sí, ¡¡pero también que forman parte de las noticias de ésta semana!! ¡¡Las habréis leído en más partes, pero ellos no eran unos homófobos raciales!!

¡¿EL FINAL DE LA HUELGA?!

Tanto lío, tanta movida, tantos posts, tantas provisiones que hemos ido adquiriendo desde hace meses, tanta ilusión repentina por ver los DVD de El prisionero que nos compramos y tenemos cubiertos de polvo y lo mismo no nos sirven para nada. A mí que ya me hacía hasta ilusión la huelga de las narices y parece que puede darse una solución en unos días. Y es que las negociaciones han vuelto a empezar, ésta vez de buen rollo. Cada una de las partes se llevó la merendola de casa y entre pinchito de tortilla y chorizo con pan, se pusieron en corro a discutir sus problemas y al final parece que están empezando a llegar a conclusiones. Por lo visto, un insider (o sea, el típico cotilla capullo que se entera de todo) dice que la firma de un acuerdo está a punto de llegar, pero que no es hará efectivo hasta después de Navidad. Ja. Para que se enteren. Con la tontería llevamos ya un mes de huelga, eso sí, y las series se están resintiendo muy mucho. Sin ir más lejos, el próximo episodio de How I met your mother, la mejor serie de comedia actual, será el último de la serie si un milagro no lo remedia. Espero que a Jehová le guste HIMYM.

Este señor sabe el final de Perdidos.¡A por él,chicos!

Y a la gran mayoría de las cosas que vemos les quedan uno o dos episodios, a excepción de Scrubs, a la que aun le quedan 6 episodios por emitir, o aquellas que tienen temporada completa como Todo el mundo odia a Chris, pero que no le importan a nadie. Por cierto, tengo que dejar constancia de lo hartito que ando de la gente guay con respecto al tema series. Sí, hombre, esos que cuando les dices “¿Y qué hago ahora yo sin Heroes?” te contestan “Tío, sal a la calle, hay una vida ahí fuera”. A ver, capullos varios. Claro que hay una vida ahí fuera, y todos tenemos una. Todos vamos al trabajo, al instituto, a la universidad, todos salimos, tenemos amigos, celebramos lo que nos gusta, tomamos unas Cocacolas y hacemos puenting si nos lo proponen. Por seguir cuatro series no eres un marginado que se queda en casa sin hacer nada, coño. De la misma manera, si veo que las series que veo no se emiten, no voy a gastar mi tiempo en ir a un gimnasio como dicen por ahí. Porque no. Porque no me da la gana. Porque prefiero pasarme el día atropellado por una manada de elefantes que yendo a un gimnasio. Y eso no me convierte en menos guay, ni en más radical, ni en un infraser. Pero vale ya de intentar adoctrinarnos a los pobrecitos comecacas que no sabemos disfrutar de la vida, demontres. Qué poco folla la gente, dios.

(more…)