Archive for the ‘Revistas’ Category

Randy presents…¡¡Revistas de éxito!!: Noticias y…¿tetash?

marzo 21, 2008

¿Qué tienen en común una revista destinada al fracaso, un montón de remakes y una película que nunca debería hacerse? Vale, que una película que nunca debería hacerse que tuviera una revista destinada al fracaso probablemente ocasionaría un montón de remakes futuros por el efecto nostalgia, ¡¡pero también que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡¡Disfruten de un texto más de la semana colaboracional de Randy!! ¡¡Una escrita por Bob, otra por Hardita y otra por el propio Randy!! ¡¡Uauh, qué locura!!

IT’S ALIVE!! IT’S STILL REMAKING TIME!!

Aquí Bob nuevamente con vosotros, amigos, amigas y completos desconocidos, para aportar humor e ingenio a vuestro día, criticando sin piedad, sin sentido y sin profesionalidad. Y aprovechando que el otro día hablé de remakes…
Un remake de Dune (libro que no he leído, ni ganas). Por alguna razón, alguien ha decidido que era una idea estupenda hacer una tercera versión de este inmortal “clásico” (péguenme, fanáticos de la ciencia ficción). Vamos, que todos estamos deseosos de ver otra vez la misma épica epopeya en medio del desierto sobre un Mesías que al final monta la de Dios y se corona como rey o algo así. ¿Lo pillan? Es un Mesías y monta la de Dios. Si la hubiera escrito Frank Herbert seguro que les parecería ingenioso.
En fin, que la peliculilla en si promete por lo fascinante de su argumento, sus nombres extraños y su originalidad: Tiene arena, gusanos gigantes y el malo es un gordo que flota llamado Arkonen. ¿Qué hacen que no están comprando la entrada ya mismo?
Para rematar el estropicio… quiero decir… para hacer justicia a tamaña obra de arte narrativo literario (línchenme, fanáticos de la ciencia ficción), los ejecutivos de Paramount (sí, Paramount sigue existiendo, quién lo diría) han encargado la dirección a Peter Berg, que promete espantarnos cosa mala con Hancock. Que sí, que Very Bad Things tenía su aquel, pero El Tesoro del Amazonas era un señor horror del que sólo se salva Christopher Walken, porque él lo vale. En fin, que todos deseamos fervientemente aventuras de Paul Atreides, porque sólo estamos hasta los cojones de ellas.

 dune.jpg

Dune: Sinónimo de calidad desde Playstation

 

Una continuación de las aventuras de Jack Ryan. Por supuesto. No sé ustedes, pero cuando salí de ver Pánico Nuclear dije al primer desconocido que pasó a mi lado “Oiga, ¿no cree usted que las aventuras de Jack Ryan deben continuar?”, aunque difícil lo dejó aquella película, con toda su hecatombe nuclear y sus explosiones y sus malos con acento alemán y Ben Affleck retomando el papel de Harrison Ford.
Y qué mejor director para llevar a buen puerto tan fascinante idea que Sam Raimi, el tipo que va a rodar películas con esmoquin. Ya me lo imagino un soleado día de verano a 40 grados, sudoroso en su traje, por si aparece algún periodista preguntándole por él, para reforzar su imagen de cineasta con personalidad. También podría optar por hacer buenas películas, pero nah… eso es para los perdedores. Él ha dirigido Spiderman 3. ¿Has dirigido tu Spiderman 3? ¡Perdedor!
Un Terminator de McG. Es lo que faltaba, un director que aporte su enorme talento a la cuarta parte de un díptico. Veo ya a los dirigentes de los estudios
-Quiero hacer un díptico
-¿Y eso qué es?
-Son dos películas
-Suena mal. Haz otra más y así la llamamos “trilogía”
-¿Y si hacemos una cuarta parte?
-“Inicio de la segunda trilogía”

Maldita sea, con este panorama, el Star Trek de Abrams todavía será lo mejor de la temporada. Será la primera película de la saga en empezar por el final, ese recurso tan novedoso y genial de J.J.

(more…)

Los seis críticos de cine básicos: El infierno en la Tierra.

marzo 4, 2008

Ser crítico de cine es posiblemente la profesión más peligrosa del mundo. ¿Qué? ¿Que lo digo por decir? ¿Que es más peligroso ser piloto de avión o terrorista suicida? ¡Tonterías! Un crítico debe tener cuidado todo el día, intentando no descalabrarse, tratando de mantener el equilibrio. Son los peligros de tener la cara de cemento Porlan. Tras este chiste tan brutalmente ingenioso jamás realizado antes, hay que aclarar que ser crítico de cine no es fácil. Entrar en festivales, darle la entrada a un chaval para que vea la peli por ti mientras te tomas una caña, ir a la salida y preguntarle qué le ha parecido y realizar una crítica de cinco páginas basándote en su “mola” o “no mola” tiene su mérito. Mi respeto para todos aquellos críticos, como Pumares (sí, os reiréis de él, pero si no has compadreado con él, no has estado en un festival) o Boyero, que sí se tragan todas las películas que les pongan delante (al contrario que, por ejemplo, mi adorado Gasset. Por lo menos por lo que me contaban en TVE, vaya). Por malas que sean. Si la mayoría hicieran eso, igual la profesión de crítico no estaba tan mal considerada. La verdad, pensándolo en frío, no tiene demasiado sentido: Son unos tipos a los que les pagan para decir si algo mola o no. Supuestamente cualquiera puede hacerlo, pero ellos saben más que tú. Y donde tú ves un plano de una explosión, supuestamente ellos son capaces de ver el dolor paradójico de Jimmy, el soldado que acaba de morir en la explosión. Ah, la magia de los críticos. Ya son años siguiéndoles desde que a los trece años me compré mi primera Fotogramas (la única revista con más anuncios que artículos), y en diez años da tiempo más que de sobra a verles de donde tiran todos ellos. Dios mío, y pensar que durante un tiempo quise ser un crítico de cine serio. Miedo me daba a mí mismo. Miedo. Podría haber terminado convertido en uno de estos, y no me lo habría perdonado jamás (como si ser un tipo amargado fuera mejor, vaya):

1) El juvenil: Propio de panfletos como la Cinemanía o la revista del Corte inglés, el crítico juvenil y marchoso es ese que intenta acercar las películas desde un punto de vista de coleguita de barrio. Como si te acercas al Yoni y le preguntas qué le ha parecido Monstruoso, pero en versión papel, que parece darle más importancia a cualquier opinión, por mucho que sea inepta y vacía de contenido. El crítico juvenil tratará en todo momento de parecer joven, haciendo referencia a películas y sucesos actuales (nada más lejos de los 80 o dejará de ser “nostálgico” para ser “clásico”, y la muchachada no quiere alejarse de la nostalgia) y tratando de acercarse al público con palabras modernuquis y ye-yés (el primer día que leí la palabra “guay” en una crítica seria morí un poco por dentro). Es triste ver a chavales de veinte años escribiendo como si tuvieran quince y la Cinemanía fuera la Loka Magazine, pero es peor aún cuando personajes de cincuenta intentan seguir siendo lo chupi pirulis que nunca fueron en su juventud. Para que os hagais una idea del crítico juvenil. Pongamos por ejemplo una crítica de Juno: “Juno es una peli hecha para la juventud de hoy en día, preocupada por los problemas chungos de la calle. A ello ayuda Ellen Page, la buenorra de X-men 3, que aquí está más calentona que nunca pese a su barrigón”. Si os le encontráis por ahí, ¡¡matadle!!

ellen-page.jpg

Pero sí, es una diosa sobre humanos

(more…)