Archive for 12 septiembre 2008

¡¡Los tacos de Frank Miller!!: Noticias y tetash

septiembre 12, 2008

¿Qué tienen en común Indiana Jones, palabras malsonantes y un tema del que he hablado ya cientos de veces? Sí, vale, que de la cuarta película de Indiana Jones ya he hablado cientos de veces con palabras malsonantes, ¡¡pero también que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡Las habrán leído en más sitios, pero no ponen sus peores artículos en la portada de Menéame!

FRANK MILLER, BOCACHANCLA

Esta semana, Frank Miller ha estado en boca de todos. Bueno, por lo menos en mi cabeza nadie ha hablado de la recesión económica ni del accidente de Spanair sino de las tonterías que dice el amigo Frank cuando lleva dos Martinis de más. Quiero pensar que lleva dos Martinis de más, vaya. Les cuento: La cosa es que parece casi confirmado que Frank va a echar por tierra la gran labor de Cristopher Nolan como director de Batman (tanto Batman begins como The dark knight deberían ser los referentes a la hora de hacer cine serio de superhéroes) llevando al cine su propia obra maestra: El regreso del caballero oscuro, uno de mis cómics favoritos (y el de media humanidad). En él, por si queda alguien que no lo haya leído, se nos cuentan las aventuras de un Batman viejuno intentando salvar Gotham una vez más. La cosa es que Frank Miller ha hecho un casting rebuscando y rebuscando y finalmente ha llegado a la conclusión de que Sly debería ser Batman. Y no me refiero a esa especie de zorro que intentaron colarnos forzadamente como mascota de Playstation 2, sino a Sylvester Stallone, que, después de John Rambo y Rocky Balboa se ha quedado sin sagas que volver a traer a la luz para que los programas de mucha risa hagan lo propio tildándole de viejo. Ja, ja, qué risa, Rambo busca su dentadura perdida en la guerra. Me parto. La cuestión es que no es tan descabellado: Rocky Balboa es muy coherente en lo que cuenta, y la imagen de un Rocky acabado pega con la fofera del actor tan bien como pegaría en Batman. Un Batman viejo, acabado, con una última oportunidad para hacer el bien. Los programas de humor españoles ya están afilando las uñas creyéndose graciosos una vez más. La batdentadura. Ja, qué risa.

“Ja, ja, Batman es gay”. Quien nunca haya hecho una broma al respecto, que tire la primera piedra.

(more…)

Cómo sacar dinero de los atentados terroristas y ser considerado un genio

septiembre 11, 2008

¿Ha perdido un familiar en un grave accidente provocado por terroristas? ¿Se ha sentido triste por ello en algún momento de su vida? ¡Felicidades! ¡Ya tiene delante de usted la posibilidad de ganar miles y miles de euros gracias al método “Terrorism art”! De hecho, ni siquiera hace falta tener a alguien muerto en un grave accidente. Puede, simplemente, hacer un “sentido homenaje” a las víctimas de la mejor manera en la que todos sabemos hacer sentidos homenajes: Cobrando un pastón. Y no lo critico, eh. Allá cada cual con su conciencia. Pero es muy fácil hacer bellos homenajes líricos y artísticos cuando tienes miles de euros delante. Vamos, así yo también lloro y escribo novelas sobre cómo lloro por los muertos. Ay, qué penita. Dame euros. Ay.

Todo el mundo sabe que, con el tiempo, 2752 muertos suena tan grave como cualquier otra cifra. ¿No os pasa que “10.000 muertos en Rumanía” os suena igual que “100 muertos en Afganistán”? Cada día oímos tantas cifras en el telediario que termina por darnos igual todo, y por creer que un niño ahogado en una piscina de Murcia es más grave que un atentado suicida que se ha llevado por el medio al presidente de un país surafricano y a 1.000 de sus fieles. Como no ha pasado aquí, no le importa a nadie. Total, Ismael Serrano tampoco va a dedicarle una canción al presidente del país surafricano. Igual al niño de la piscina sí. “Pobre niño de agua repleto/siempre estarás en mis sueños/Hasta que pase algo más importante/Y me importes menos que antes”. ¡Se escribe sólo!

Pero a lo que iba: Durante un tiempo, todo en el mundillo de la cultura trataba sobre el 11-S: El homenaje que el pintor Furillo ha realizado al 11-S y que consiste en una mancha negra, por el que ha cobrado medio millón de euros, la canción-homenaje de un cantautor sevillano que es número 1 de 40 principales por eso de la solidaridad, el tebeo que cuenta los problemas de los bomberos y por el que, por supuesto, el autor ha cobrado un poquito más de lo normal porque le ha costado escribirlo cosa mala… El 11-S pasó de ser una tragedia a ser un icono pop. Y en el momento en el que un avión entrando por la ventana de un edificio y matando a miles de personas se convierte en un icono, algo falla. Vamos, que casi parece que algunos artistas estén expectantes, deseando que Al-Qaeda vuelva a montar alguna para mostrar su repulsión hacia los atentados con su nueva colección de ropa otoño-invierno, su disco Matar no mola o su novela La auténtica verdad sobre el último atentado de Al-Qaeda. Por mucho que lo intenten negar, es así. Cuando alguien mata a miles de personas, siempre hay otros álguienes detrás forrándose a su costa. ¿Qué? ¿Que vosotros también queréis forraros con cuatro clichés mal puestos? ¡Por supuesto! ¡Y quién no! No puedo aseguraros que lo vayáis a conseguir –hace falta ser un artistilla con perilla y gafas de pasta en la mayor parte de los casos-, pero podemos intentarlo. ¡Y sólo os pido el 50% de los beneficios totales que obtengáis! Vamos allá.

No todo lo que hace Forges es una obra maestra: Esto es una chufa

(more…)

Bellas anécdotas veraniegas en el GAME o La culpa es de la sociedad

septiembre 10, 2008

Hay un momento en la vida de todo guionista en el que no tiene trabajo de lo suyo. Quiero pensar que es así, malditos, no me quiten la ilusión. Los hay que aprovechan esos momentos para escribir interesantísimos guiones que en un futuro conmoverán a las masas, los hay que se dedican a inventar geniales parodias que les abrirán las puertas a un futuro prometedor en Hollywood y los hay que nos dedicamos a trabajar en tiendas de videojuegos, siete días a la semana en el peor horario del mundo por un salario pésimo (para quien se lo esté preguntando: 830 euros al mes. ¿Alguien quiere mandarme un jamón o algo de comida, por favor?). Por si alguien no se ha enterado aun, durante julio, agosto y septiembre un servidor ha estado en la tienda GAME del Alcalá-Magna, un centro comercial prácticamente en ruinas (y cuando digo “en ruinas” es “tan vacío que suena eco”) de Alcalá de Henares, que, si sigue con esta espectacular cadencia de gente (“¡Miren todos! ¡Una persona despistada! ¡Ooooh!”), le quedan cuatro días justitos. ¿Qué aventuras le pueden haber sucedido a un bloguero normal y corriente en un centro comercial tan normal y corriente? Bueno, para empezar hay que decir que en el GAME no te piden saber de videojuegos: Simplemente tener buena percha (sí, yo tampoco sé por qué demonios me escogieron) y haber tenido un par de consolas en toda tu vida. La cosa es que, según los clientes, tienes que tener un master en videojuegos por la universidad de Oxford, tener las tres consolas de nueva generación y haberse pasado los juegos desde el primero hasta el último para contarles trucos. Con todos ustedes, las anécdotas más increíbles que te puedan pasar en una tienda de videojuegos. Como dicen en la mía: “Joder, tío, si es que llevas dos meses y te ha pasado de tó”. Pues eso.

ANÉCDOTAS:

Cani: Oye, mira, te puedo preguntar algo indiscreto?
Yo: Euh…supongo…
-Me he bajado este juego de ordenador y me va lento. Aquí pone que necesito 250 Mb, y sólo tengo 175. ¿Qué tengo que hacer?
-…¿Comprarte un PC nuevo?
-No, en serio
-…¿Ampliar memoria?
-No, en serio
-En serio te lo digo, no hay más que puedas hacer
-Eh, que mi ordenador es un pepinaco
-No lo niego, pero…
-Eh, si no me quieres ayudar me voy a otra tienda
-…

-Hola, este juego no me funciona en el ordenador
-Claro, porque es de Xbox
-¿Y eso que es?

Señora: No te quejarás, eh, qué compañeras más guapas tienes
Yo: Sí, ja, ja, se lo digo todos los días y no me hacen ni caso, ja-ja. Claro, que yo tampoco me lo creería si me lo dijeran.
-…Ya…Es que verás, hay varios tipos de belleza…Una exterior y una interior…¡¡Todos somos bellos en algo!! ¡¡Seguro que tú tambien!! [sonrisa feliz]
MENTE: Sayonara, viejuna [sacar metralleta, asesinar]
LO QUE SALIO POR MI BOCA
: ¡¡Claro que sí!! [sonrisa alegre]

GAME: Tu experto en videojuegos

(more…)

Cine psicotrópico: Las aventuras de Zipi y Zape (2)

septiembre 9, 2008

Dejamos a Zipi y Zape haciéndose amiguitos del estudiante de intercambio marginado de turno, Oli, cuyo mayordomo resultaba ser un miembro de una mafia internacional con el plan de dominar España y, después, el mundo (no tienen muy claras sus prioridades, no). Y ahora los malos han llegado a España con los violines bien cargados, cual filarmónica de Pekín. La emoción me reconcome el estómago cosa mala, así que sigamos. Oli sigue en su casa, aguantando a la tía estúpida (“Oye, da recuerdos a Zupizupi”) y viviendo entre chistes racistas (la criada negra, que como ya dijimos es una blanca pintada con betún y poniendo voz de negra pinzona diciendo “Ay, es que me tienen negra”. Si alguien vuelve a intentar hacer un chiste así, el mundo se replegará sobre sí mismo y moriremos. Al marcharse al colegio, los malosos le persiguen con, supongo, algún inteligente y astuto plan. ¿O no? Atentos, por favor, a la escena con más despropósitos por segundo de la historia del cine español.

Tan malos no serán si no saben cómo conducir, maldita sea. Creía que estaba en el manual básico de maloso: Acelerador a la derecha, freno justo al lado. Así poco van a escapar de bancos, maldita sea. Por favor, decidme que os habéis fijado en el tipo en moto que saludaba a cámara, porque casi muero de la risa. Son cosas como estas las que hacen a una gran película ser cómo es. Bueno, eso y también hacer referencias sexuales (“¿Quieres un platanito? Mi madre dice que son muy buenos”. ¿Soy yo o no puedo olvidarme de que el director hacía porno antes de esto?) y conseguir que un coche se descalabre, explosión incluída, por una monda de plátano. Lo que digo. Son estas cosas las que hacen a una película grande.

Más tarde, en el colegio, don Minervo da una clase sobre urbanidad mientras anuncia que el año anterior fueron 150 sillas rotas por culpa de Zipi y Zape. Vamos a ver. La primera es culpa de ellos. La segunda quizá también. La tercera es posible, puesto que no sabes su modus operandi. La 150 es, definitivamente, culpa tuya. Pedazo de imbécil. ¿Es que no te has dado cuenta de que les gusta que te caigas al suelo? Después de 150 veces, la mitad de los días escolares, ¡¿AUN no te has dado cuenta de que lo que quieren es joderte vivo? En fin, por si no había quedado claro que Zipi y Zape, más que traviesos, son hijos de puta, deciden seguir haciendo un infierno de la vida del pobre don Minervo. Todo entre palabras bonitas, eso sí. Sucede en las mejores familias. Tsk.

(more…)

Random walk: Vomitando corazones y confetti sin parar (1)

septiembre 8, 2008

El manga no es peligroso, la ignorancia sí. Si se acercan a un salón del manga (el que sea, hay miles por ahí. Allí donde haya un grupo de otakitos con un micrófono y ganas de hacer el ridículo puede haber un salón), acabarán tan hartos de la frasecita como yo. La repiten en el karaoke, también los cosplayeros en cuanto ven una cámara de televisión, la tipa que lleva la megafonía (hoy esto, mañana el salón de cine erótico. Comprendan que sólo lee un guión y se la pela lo que haya que decir) y hasta los libreros al vender el One piece de turno (“Aquítienelasvueltaselmanganoespeligrosolaignoranciasí”). Y, por si fuera poco, los tipos de ADAM –Asociación de Defensa del Anime y el Manga: ¿Y quién nos defiende de los defensores?- decidieron hace años incorporar la frasecita de marras en todas sus camisetas, consiguiendo que todo el que vaya a Barcelona termine con una en la mano. Y yo propongo un cambio de sentido total en la camiseta. Total, tampoco espero que nadie de ADAM esté leyendo esto. Cambiamos un par de palabras aquí y allá, añadimos otras dos y tenemos un nuevo axioma mucho más válido para el mundo real: “Leer sólo manga es peligroso e ignorante”. Lo mismo que no leer nada porque es japonés y no aparecen tipos con mallas, vaya. Supongo que poner esta camiseta en un stand supone la quema del mismo y el asesinato por parte de tipos con hachimakis y dorayakis en la mano, pero qué demonios. Uno ya empieza a estar verdaderamente harto de tanto manga en la estantería. Sí, hay verdaderas obras maestras (Adolf, Yotsuba, Say hello to Black Jack…), pero también más bodrios que en la programación de Telecinco. Y eso es innegable. Y, ante la incapacidad de sacar más cosas buenas, las editoriales cada vez tiran más hacia sacar lo primero que pillan en su fondo de armario. ¿Un manga pornográfico yaoi que no pasó de los dos tomos porque no le gustaba a nadie? ¡Saquémoslo como “La nueva sensación japonesa”! ¿Un shojo horroroso recopilado por pena hacia la autora? ¡Rápido, edición de lujo! ¡Prólogo de Marc Bernabé! ¿Cómo? ¿Un manga bueno? ¡Quiten eso de mi vista, so rojos! ¡Es política de la empresa, no hace falta que la entiendan! Bien. Es en este panorama en el que se presenta delante nuestro Random walk, un manga de Wataru Yoshizumi y que supone la explosión automática y en mil pedazos de la frase que inicia el artículo. Y es que no sólo es un manga machista para chicas: Además supone el cómic más inculto, absurdo y estúpido que he leído en mi vida: Una oda a la gente tonta, a la que al final le irá mejor que a la gente lista. Puede que el nombre de Wataru Yoshizumi no os diga nada, pero si os digo que es la autora de la precuela de Los Serrano –esto es, Marmalade boy-, de uno de los shojos más divertidos jamás realizados (Somos chicos de menta) y de tonterías como Quartet game, Solamente tú o Porque me gustas, quizá empiece a espantaros más. Hoy, con vosotros, el primer tomo de Random walk, las andanzas amorosas de una chica de buen ver y libertina. Lo que todos venimos llamando “guarra”.

“Me llamo Yuka Kunitomo y tengo 16 años. Ahora mi hobby favorito es practicar golf con mi padre. Mi objetivo para el futuro: ¡Ser una mujer diez!”. Así empieza Random walk, con la chica idiota metiéndonos datos que no nos importan para nada (oh, ¿les he contado que mi hobby favorito ahora es comer guacamole con mi abuela? Pues ahora ya lo saben) y dejando claro su objetivo para todo el manga: Ser una mujer diez. Esto es, traduciéndolo al español: Liándose con todo bicho viviente. Con que respire, le vale. Bueno, va, si no respira también. Tampoco vamos a estar picajosos ahora. La cosa es que Yuka vive sóla en un apartamento al lado del de sus padres (no vive con ellos porque por lo visto son recién casados. Una excusa más para que Yuka viva sóla, vaya. Yo hubiera preferido “son zombies y les tiene recluídos en un sótano”, pero no soy yo el que escribe esta cosa). Su padre es escritor de novelas de misterio y su esposa –madrastra de Yuka- es su editora. Acoso sexual en el aire. Total, que antes de irse a la escuela, su padre le da a Yuka un consejo que no debe olvidar. Un consejo que a todos nos han dado alguna vez, y tenemos en nuestra mente como un regalo dado por nuestro progenitor, que tanto nos quiere y quiere protegernos del mal del mundo.

Oye, tú, hija. Ya que no vales para los estudios, pega un braguetazo. O, ya que estamos, enróllate con todos los que puedas, ya que tienes piso propio. Que para algo pagamos el alquiler, coño. Danos un nieto pronto, que se te ve cara de lerda y, total, a la universidad no vas a ir… Dios santo. ¿Qué clase de consejo es ese? ¿Cómo puede Yuka querer a su padre después de un consejo así? Joder, que le falta sacar un condón de la cartera y decirle “Usa esto siempre que puedas” con una sonrisa de oreja a oreja. Joder con los padres de hoy en día. Entre el de Hannah Montana dando consejos políticos y éste, no sé con cual quedarme.

(more…)

¡¡Dragon ball y el malvado maquillador!!: Noticias y tetash

septiembre 5, 2008

¿Qué tienen en común Dragon ball, un trailer falso y las series de televisión? Sí, vale, que todos esperamos que el trailer de Dragon ball sea un trailer falso de una serie de televisión cualquiera, ¡¡pero también que forman parte de las noticias de esta semana!! ¡¡Las habrán leído en más sitios, pero no se seguirán comprando Spiderman después del One more day!!
¿ES JAMES MARSTERS? ¿ES SPIKE?
¡No! ¡Es Piccolo! Por lo visto, ya se han filtrado imágenes del trailer de Dragon ball, la película que tensará nuestros glúteos y logrará hacernos carcajear durante horas el 10 de abril de 2009 (sí, ya tiene fecha de estreno a pesar de los rumores que decían que se había estancado y nunca se estrenaría por el bien de la humanidad). Y el caso es que no pinta mal: Pinta horroroso, caótico, bochornoso y un bodrio de los que va a ser difícil olvidar (lo veremos antes de Max Payne, que no parece demasiado mala a priori). De momento, la trama trata sobre Goku –por suerte no es sobre un personaje creado exclusivamente sobre la película ni un animal o similar-, un estudiante que de pronto descubre que es un hacha en las artes marciales y decide ir con sus amigos a buscar las siete bolas de dragón antes que Piccolo. Hala, venga, por qué no. Las primeras fotos que están llegando son desconcertantes y terribles: Goku mirando al cielo con el Duende Tortuga a su lado criando malvas, bolas de dragón con iluminación interna y pilas Cegasa y mujeres vestidas de cuero dispuestas a arrear hachazos al primero que se ponga en su camino. Vamos, un clásico episodio de Dragon ball. Miedo me da ver el kamehame, o lo que hagan en su lugar. Pero la gran duda que todos teníamos, la que resolvería todos nuestros prejuicios hacia Dragon ball, era ver a Piccolo. Un demonio verde con antenitas y colmillos es muy difícil que acabe bien hecho, pero es posible conseguirlo. James Wong, el director, no se lo ha pensado dos veces: Ya de quedar mal con la gente, cogemos a Spike (de Buffy cazavampiros), le ponemos un par de arrugas más y le llamamos “Lord Piccolo”. Y ni verde ni leches. El color carne le queda i-de-al. Tampoco vamos a gastarnos en maquillaje lo que nos podemos gastar en prostitutas de lujo, vaya. Es tontería.

 

Tiene hemorroides

Y hablando de Buffy, la noticia saltó ayer y ha corrido como la pólvora, prueba de que no hay noticias en septiembre y parece que seguimos en verano por la inactividad que se ve. O sea, si el hecho de que se va a hacer un videojuego es la noticia de la semana, es que no hay nada interesante que contar. En fin, el caso es que Multiverse ha conseguido los derechos de la cazavampiros para hacer un MMORPG al estilo World of Warcraft (cuya segunda expansión, por cierto, se retrasará hasta el día del juicio final). Curiosamente, Multiverse también tiene los derechos de Firefly y nadie ha movido un dedo todavía por realizar un videojuego de un mundo tan amplio como ese. Al fin y al cabo, ¿qué van a contar en Buffy? ¿Un ejército de cazadores de vampiros, estaca en mano? ¿Elige entre ser vampiro y ser cazador? ¿Qué, maldita sea, qué? Y, sobre todo, después del anuncio del MMORPG de Harry Potter (sí, muero por jugarlo a pesar de que sea un sacacuartos)… ¿para cuando el maldito MMORPG de Pokémon que todos pedimos? ¡Vamos, maldita sea, Nintendo! ¡Haz algo! ¡Escúchanos! ¿Es eso un Imagina ser mamá 2? Uh, bravo. Por cierto, hablando de Buffy, el otro día un sociólogo americano de los de divertida chistera y curioso bigote, comentó que si las mujeres jóvenes no van a la iglesia es por culpa de la serie. Por lo visto, al ver la serie muchas chicas se dieron cuenta de que se puede combatir el mal por una misma sin necesidad de Dios. Ay, ateas. Mira que intentar solucionar las cosas vosotras solas. Ya sabéis, malditas. Ora pro nobis. Ahora mismo os tragáis la quinta temporada de Santa Misa y Pueblo del Señor, a ver si aprendemos a volver a orar a dioses no paganos. Tsk.

(more…)

El Rincón Literario presenta…High school musical: Poesía en movimiento

septiembre 4, 2008

Una pandemia zombie empieza siempre atacando a los que menos preparados están: Es por eso que les pilla de sorpresa y pueden ir atacando poco a poco a todos los que han jugado al Dead rising y saben cómo protegerse. ¿Alguien ha visto que los zombies ataquen primero al presidente de los EEUU o a George A. Romero? No. Los zombies van a por todos los paletos americanos, y una vez han ganado esa batalla, irán a por el resto. Es obvio, vaya. Si yo fuera un zombie atacaría antes a un portero de discoteca que a Stephen Hawking (minipunto a quien haya pensado en Stephen Hawking zombie escribiendo en su loquendo particular “Detrás de tí, imbésil”). Vale. Llegados a este punto estaréis pensando “¿Por qué cojones este tío se está haciendo el listillo contándonos chorradas sobre zombies en el recién estrenado Rincón Literario?”. Es obvio. Hoy hablaremos de High School Musical (otra vez). Sí, lo siento por quien quería ver defenestrado aquí a Orwell y a Ray Bradbury, pero qué le vamos a hacer. Nobleza obliga. Todo comenzó atacando a los fans de la caja tonta. Sin comerlo ni beberlo, una peliculilla sobre tipos que cantan y bailan por cualquier mamarrachada (“Uh, tengo que jugar a baloncesto, yeah, encestar un triple, rock and roll, chupi”) atacó a millones de personas a lo largo del mundo. Su poder se hacía más y más fuerte, y los fans se multiplicaban por doquier. Tras la industria televisiva, llegó la industria de la música. Y la de la ropa (a destacar las camisetas repletas de rosa y de brillantina llevadas, principalmente, por niñas de diez años con evidente sobrepeso y en las que pone un sonoro Troy & Gabriella Forever. No sabéis el miedo que da hasta que se ve). Y la de la gastronomía (helados y galletas por doquier). Y la de los videojuegos. Y la del cine. Y, poco a poco, todo el mundo babea y realiza sonidos guturales que parecen querer decir “Jaiskulmiusicaaargh”. Por suerte, la industria de la literatura estaba a salvo… Hasta ahora. Preparaos para ver a Fernando Sánchez-Dragó contando las virtudes de High School Musical, para comprar toda la colección de libros en Círculo de Lectores, a ver a psicólogos hablando en televisión de lo mucho o poco que leer es beneficioso para los adolescentes. Y todo porque una casa editorial como Montena ha tenido la inteligencia suficiente como para editar la colección definitiva en castellano. Preparaos para regalar El señor de las moscas a vuestros perros para que orinen y defequen encima. Nada puede compararse con la calidad literaria de High school musical: Historias del East High: Poesía en movimiento. Un título tan largo no puede ser malo. Además, ¿no tenéis curiosidad por saber qué ocurre cuando las películas acaban? ¿No queréis saber más sobre el día a día de Troy, Gabriella, la chica mona de las gafas y un montón de secundarios que no le importan a nadie? ¡Al fin podéis gracias al poder de la literatura! Ahora, lo sabréis todo sobre las clases (de un curso indeterminado, eso sí), los problemas adolescentes estúpidos, las canciones intrascendentes y los poemas dedicados a croquetas y zapatos (sic). ¿Que no os interesa? ¡Mala suerte! ¡Haberlo pensado antes de entrar hoy!

El chico negro cree que va a mojar con la tía desnuda. De ahí la sonrisa.

La cosa empieza con Zakefron (o Troy, o como se llame) reprimiendo un bostezo en clase, algo que hace que nos identifiquemos con el protagonista de inmediato. De hecho es un spoiler enorme de lo que vamos a sentir cuatro páginas más adelante. La cosa es que está en clase de literatura y el muchacho se ha zampado, atención, “dos batidos y un sandwich de pavo, una comida ideal para un atleta, pero un poco peligrosa para escuchar poesía del siglo dieciocho”. Peligrosísima, vamos. John McClane no se atreve a escuchar poesía después de comer pavo y de beber batidos. Que, por cierto, ¿tienen REALMENTE algo de beneficioso para un deportista? Quiero decir, ¿no sería más normal beber bebidas isotópicas y comer lechuga? Dos batidos son demasiados, vaya. Ni que no pesara el cuerpo después de beber sólo uno. En fin, Zakefron intenta despertarse por todos los medios posibles (esto es: pellizcándose en la mano. Euh, vale, supongo) y, justo antes de estar dormido del todo, recibe una poesía de la chica desnuda, Gabriella. Que además es su novia. Y como novia, le regala poesías de tanto amor como la siguiente. Preparad vuestros lacrimales.

¡Oh, Bolton, no te duermas!
mantente alerta, amigo
o la próxima cabezada,
¡la darás en el aula de castigo!
Poéticamente tuya,
Gabriella

(more…)

Zirrosis Katastrófika: Los rockeros radikales

septiembre 3, 2008

Uno de los momentos clave de la adolescencia de todo ser humano es el descubrimiento de que, oh señor, hay injusticias en la vida. El mundo se abre ante ti de pronto como un abanico repleto de guerras, destrucción, hambre y mal rollo en general. Algo que nadie aparte de ti es capaz de ver, y mucho menos tus padres, esos seres que jamás han sido jóvenes y, por tanto, no pueden comprenderte. Así que en mitad de una cena familiar te levantas airadamente gritando “¡¡No sé cómo podéis estar así de tranquilos cuando están muriendo niños en Somalia!!” (en Somalia siempre mueren niños. Es un lugar que nunca pasará de moda para el adolescente reivindicativo) y te decides a hacer algo para cambiar el status quo. ¿Marchar de misionero a Africa? No, demasiado arriesgado. ¿Meterte en política? Nah, no quieres corromperte por esos hipócritas. La mejor idea para cambiar el mundo, sin duda alguna, viene a ti en forma de notas musicales también conocidas como “quita ese ruido infernal” o “Lo que le gusta al colgao ese”. ¡Ja! ¡Si algo disgusta a tus mayores, es que estás cambiando algo! ¡Seguro! El adolescente medio está convencido de que cada vez que escucha No al hambre en el mundo, putos yankis veinte niños reciben comida desde un avión, con lágrimas empañándoles los ojos. “¡Oh, gracias a dios alguien ha vuelto a escuchar esa canción! ¡Ojalá aprendieran los sosainas estos de la ONG que sólo procuran que vivamos en condiciones!”. Todo el que escucha rock reivindikativo ke te kagas o punk tiene la firme convicción de que si todo el mundo conociera a su grupo favorito, todo se arreglaría de manera mágica. Curiosamente, si por una conjunción de planetas todo el mundo conociera a su grupo favorito, automáticamente se volvería comercial y lo normal sería escupir a su linda cara de tipos sin afeitar. Malditos vendidos. Hoy os contaremos la historia de uno de estos adolescentes destinados a cambiar el mundo, uno de estos valerosos jóvenes que sabe lo que hay que escuchar para hacer del mundo un lugar mejor. Decid todos hola a Paquito. O mejor dicho, Pakito. Con K, como los Special.

Pakito era un joven normal hasta que cumplió los quince. Si bien sus papis siempre le trataron como un chaval acomodado (es lo que tiene la perversión del dinero, que te da cosas), no fue difícil abrirle los ojos al mundo: Cuando su colega de toda la vida le enseñó la discografía entera de Anarkas sin marka se dio cuenta de que lo que hace falta en este mundo no es una política social, ni dar ayudas a los desfavorecidos, ni preparar planes para la igualdad mundial. No. Hay que defender la anarquía. Y la birra fría. Como rima y es pegadizo, debe ser verdad y resolver todos los problemas de un plumazo. No importa que Pakito supiera lo mismo del movimiento anarquista que de películas de Shatyajit Ray. Es muy fácil defender la anarquía desde un sofá y con un Colacao cerca (y el socialismo, el movimiento pro-igualdad y hasta la defensa de los animales si me apuran), pero no se lo digan a Pakito. Más que nada porque no es agradable escuchar de sus labios un “Lo que pasa es que no tienes actitud, maldita oveja aborregada. ¡Bee! ¡Bee!”. Si no te quedas con ganas de pegar un puñetazo a Pakito, es que no eres humano.

¡Toma ya! ¡Fraktura de eskafoides en concierto! ¡Con lo poco que se dejan ver!

(more…)

Cine psicotrópico: Las aventuras de Zipi y Zape (1)

septiembre 2, 2008

No lo neguemos. La mitad de las conversaciones entre veinteañeros que se acaban de conocer derivan en un tema: La nostalgia –la otra mitad acaban hablando de borracheras antológicas, lo que no dice mucho sobre los veinteañeros-. Que sí, que es mejor hablar de nostalgia que tener silencios incómodos durante horas, pero el tema empieza a cansar. Que si el pan con Nocilla (si hubiéramos tomado tanta Nocilla como decimos que tomábamos, ahora seríamos monstruos mutazoides adictos a la leche, el cacao, las avellanas y el azúcar), que si los dibujos por la tarde (que, vistos ahora, son tan malos como… los de ahora), que si El equipo A y El coche fantástico (no olviden, al ver sus nuevas versiones, decir “Esto no es lo de antes” entre suspiros), que si lo bien que nos lo pasábamos jugando con una caja de cartón (y llorando a nuestros padres para que nos compraran la NES, aburridos de jugar con la caja de las narices), etcétera. La cosa es decir que todo lo que pasó en nuestra infancia es mucho mejor que lo que hay ahora. Estoy seguro de que dentro de unos años seremos igual que los viejunos de “Una guerra os hacía falta”, pero cambiando “guerra” por cualquiera de las series horribles de nuestra infancia (“¡Un Los mundos de Yupi os hacía falta!”, “¡Un Los fruittis os hacía falta!”, “¡Una caja de cartón os hacía falta!”). Y si hay algo ensalzado hasta la estratosfera en estas charlas, son los cómics de Bruguera. Que sí, que había auténticas obras maestras (podéis charlar sobre ellas en el inefable foro de la TIA, de obligada visita), pero nadie puede afirmar que en el Super Mortadelo todo eran maravillas increíbles, vaya. Y mucho menos en el Zipi Zape, revista en la que se nos ofrecían gracias tan graciosas como entrevistas falsas a los actores del momento (¡aderezadas con chistes de un ultraprimerizo Cels Piñol!), series de buen rollito que acababan con persecución final prácticamente obligados por los lectores (si no, seguro que acababan con los protagonistas abrazados y diciendo “Oh, no pasa nada por tirarme ese yunque encima, sé que ha sido sin mala intención. ¡Viva la amistad, niños!”) y, por supuesto, Zipi y Zape. Probad a decir estos dos nombres en una reunión como las que hablábamos arriba y veréis dos reacciones: Una, la sonrisa en la cara de muchos, acompañada generalmente de un “¡Ooooh!” y otra, la cara de decepción y de ganas de vomitar de muchos otros. Yo siempre pertenecí a estos últimos. Nunca he entendido las maravillas de la familia Zapatilla, y Zipi y Zape me resultan insulsos, aburridos y más sosos que Jaimito Borromeo. Tan sólo su aventura larga El tonel del tiempo se salva. Zipi y Zape, con sus buenas intenciones y sus vales para la bici –desfasados prácticamente en el mismo día de su primera publicación-, a la hoguera. Pero por lo visto, muchos niños del ayer no pensaban igual. Es por ello que un productor avispado decidió, en 1981, hacer una película en imagen real sobre ellos sin supervisión –ni nada parecido- de Escobar. Y para hacer el guión y dirigirla, nadie mejor que Enrique Guevara, director de obras como Orgasmo caliente, Un permiso para ligar y En busca del polvo perdido. Yo dejaría a mis hijos en las manos de este señor sin dudarlo un instante, vamos. Mira, hijo, vete con Enrique, que te va a poner una película muy divertida sobre dos personas que se quieren mucho-mucho. En fin. El caso es que, acostumbrado al cine porno –o erótico, como prefieran- sin argumento, el señor Guevara no pudo acostumbrarse al cine normal. Y así salió Las aventuras de Zipi y Zape, un filme con menos argumento que Rocco y Kendra, la reina de la selva. Pero con más música. Y pelucas. Preparaos para la experiencia de vuestra vida, porque prácticamente cada plano de este filme daría para páginas y páginas de artículos. Cuesta seleccionar. Mucho.

Los títulos de crédito son para enmarcar y colgarlos de la pared de una casa. Después, demoler la casa y destrozar los restos hasta que no quede ni rastro de ellos. Me explico: La música, realizada con una maldita pianola y estridente hasta la nausea, se entremezcla con portadas míticas de Zipi y Zape, cuyos bocadillos han sido cambiados para que los personajes digan en los bocadillos al equipo del filme. Bueno. Pase. El problema es que cuando digo que son “portadas míticas”, no miento: Son las portadas escaneadas y puestas ahí… ¡Sin quitarles el precio ni el logotipo de Revista Zipi y Zape, que se corta por el medio! Por dios, que hasta las jovencitas que hacen AMVs en Youtube se lo curran más. Y ya es decir. Pese a todo, es muy posible que esta sea la mejor parte de la película. Por lo menos, Zipi y Zape se parecen a Zipi y Zape y no son dos adolescentes con el mismo parecido a Zipi y Zape que un burro a un león. Por dios, que estos dos Zipi y Zapes tienen pelo donde no deberían tenerlo a los ocho años. Y si no me creen, al tanto. Así es como empieza la película. Prepárense para el trauma:

Primera imagen: Zipi y Zape, con las manos en el corazón, perseguidos por miles de niños, mientras hacen karaoke sobre una canción imposible de entender por un oído humano normal. Sin duda, esto es exactamente lo que esperaba, sí. ¿Por qué demonios Spiderman no empezaba así? Ah, vale. Porque el guionista se había leído algún tebeo y sabía de qué demonios iba. Demonios, es que parece que los actores ni siquiera saben qué están haciendo como que cantan. No puedes ir diciendo “¿Por qué tanto estudiar con lo bien que estábamos nadando en el mar?” con una sonrisa de oreja a oreja y pegando saltitos de felicidad en la puerta del colegio. Abrid la puerta, cabrones. Dadme cultura, aunque cante lo contrario. Oh, yeah. Niños, haced caso a Zipi y Zape. Mención especial al niño que pega botes con pantalones vaqueros y que parece recién salido de una academia de baile para patosos (o de un manicomio, a escoger) y a la pose de Zipi y Zape. Por dios santísimo. Niños con corbata y pelucones pegando saltitos con las manos en el corazón y los brazos como si fueran a volar y cantando canciones. ¿En serio son las personas más populares del colegio? ¿En qué mundo demoniaco alternativo vivían? Y sobre todo, ¿por qué son los únicos que se saben la coreografía? (Atención especial al momento en el que hacen un giro de 360º mientras el resto de niños les miran desganados, cada uno bailando a su bola). Para colmo, llegan a clase, practican bullying sobre un compañero y empiezan a pegarse entre sí. Si hubiera un móvil entre medias, Informativos Telecinco ya tendría relleno para las próximas tres semanas.

(more…)

Goku contra Superman: El crossover definitivo

septiembre 1, 2008

[Vaya por delante una cosa básica: Admiro a los creadores de cómics amateur que dibujan y escriben de manera gratuita sin ganas de sacarnos el dinero. O sea, que vaya el artículo con cariño hacia Mister Moster. Con suerte, no me demandará por apropiación indebida de su cómic]

Desde el inicio de los tiempos, los humanos miraron al cielo y se hicieron las preguntas clave que todos nos hemos hecho alguna vez en una de esas noches existencialistas en las que nos da por no dormir: Quiénes somos, de donde venimos, a dónde vamos, cuál es la fórmula secreta de la Coca cola y, sobre todo, quién ganaría en un combate realizado sin motivo ni argumento aparente: Superman o Son Goku. Y si bien podemos encontrar solución rápida a las cuatro primeras preguntas (personas, del útero, al hoyo, nitrato de pato), la quinta lleva reconcomiendo a la humanidad en pleno durante siglos. Por alguna razón, a la gente le encanta plantearse combates imaginarios que no sólo no ocurrirán jamás, sino que además no tienen ningún sentido ni razón de ser: Flash contra Spiderman, Zetman contra Luffy, Hostia contra Federik Freak y cientos más. Cualquier combinación es buena para conseguir que un grupo de frikitos aleatorio se ponga a discutir durante horas llegando incluso a las manos. Prueben, prueben a entrar en una tienda especializada y soltar la bomba. El caos, la muerte, la destrucción. Ojos sacados con Showcases, venas cortadas con One more days, dientes extirpados con un clásico alicate. Y todo porque Fulanito cree que Superman podría vencer a Goku de un super escupitajo. A quién se le ocurre, cabrón. Superman tiene menos fuerza que Freezer, pumba. Muere, muere, maldito. El caso es que la solución a este problema parecía que nunca iba a llegar, hasta que Internet apareció en nuestras vidas. Internet ha sido la vía por la que muchos artistas talentosos se han dado a conocer, por la que guionistas y dibujantes del mundo entero han enseñado sus trabajos. Luego, aparte, está Deviantart. Ah, Deviantart. Si no lo conocéis, baste saber que es un lugar donde podrías subir una foto de tu último excremento, llamarlo “Soledad 5” y conseguir miles de visitas de personas que admiran tu obra y desean que te pases por su galería de imágenes con estilo manga pobremente dibujadas para que les des tu sincera opinión (que, por el bien de “Soledad 6”, esperemos que sea positiva). En Deviantart hay grandes artistas, animadores de Los Simpson y excelentes fotógrafos (sí, tengo que decir todo esto para que los deviants que leen esto no se me cabreen), pero también está, oh, amigos, la otra parte. Hoy vamos a hablar de Mister Moster, un tipo que pertenece al grupo de los buenos dibujantes que necesitan urgentemente un guionista y que no conocía hasta que hace un par de días la gran obra maestra definitiva del cómic cayó en mis manos. Adiós, Watchmen, te tiro por el retrete. Me niego a volver a leer semejante insensatez pudiendo leer y releer Goku vs Superman, un cómic creado por Mister Moster en Deviantart (y que, por supuesto, recibió sólo críticas positivas) y que da solución al gran enigma del siglo XXI. Tragad saliva, traed Coca cola y saboread el nitrato de pato porque hoy, más que nunca, lo vais a necesitar.

La cosa empieza con Superman en Krypton desapareciendo cual, er, Superman que desaparece instantáneamente. Y con Son Goku en la otra punta haciendo básicamente lo mismo. Ya está. En la segunda página están juntos en el mismo sitio preguntándose qué demonios ha ocurrido. ¡Toma ya! ¡Esto sí que es un crossover de nivel! ¿Argumento? ¿Excusas para que se encuentren? ¡¡No es necesario!! ¡Sólo entorpece el camino hacia los puñetazos! Total, que Supes y Goku se encuentran en un planeta con caras flotantes que les dicen las reglas del combate y el por qué les han llevado aquí. “Superman, Goku, los dos sois muy fuertes, así que os hemos traído a este planeta que es un término medio entre vuestras dos tierras. ¡Ahora, no preguntéis y PELEAD!”. Este debería ser el maldito argumento de la mitad de las películas de acción contemporáneas, y dejarse de tanta trama, tanto guionista y tanta chorrada. “John McClane, eres muy valeroso, así que parece que hay un malo o algo y tú tienes una pistola. ¡Ahora, no preguntes y DISPARA!”. De pronto, podemos ver más de cerca a Goku y, hombre. Sé que es Goku porque Mister Moster me lo asegura, porque si no…

 

…no me lo creo. Vamos, que se parece más a mí recién salido de la ducha que a Son Goku, pero en fin. ¿Quién soy yo para negar que este tipo es Goku? El muchacho se emociona cuando comprueba el chi de Superman y deduce que es muy fuerte. Todos sabemos que Goku, aunque fuerte y con un gran retraso mental, es un tipo tranquilo, que no se deja llevar por sus impulsos. Así que tranquilamente le pide por favor a Superman que le deje luchar contra él. Superman, como no podía ser de otra manera en un tipo tan soso como él, pasa del tema olimpicamente. Menos mal que Goku ha luchado junto a grandes guerreros y sabe cómo comportarse en estos casos: Uno le da la mano a su contrincante y le dice algo grandilocuente como “Bien, en ese caso luchemos juntos por salir de este planeta”. ¿No?

(more…)