Summer style: Juanito cogió su cámara (por Bob)

¡Hablemos de cine español! “Ay, Dios, no”, sí, lo sé, pero es periodo estival, lo que significa una rebelión en masa de becarios y suplentes y que El blog de Randy se queda sin esas ideas frescas y esas conmovedoras historias en el metro madrileño que le dieron vida.

Existe una creencia, con la que tiendo a coincidir, de que las limitaciones en el mundo del cine pueden ser positivas. Un director con poco presupuesto se marca un buen travelling en lugar de hacer veinte cortes por diálogo. Se dice/comenta que la época de la censura en el cine español ayudó a cineastas como Berlanga a introducir sutiles elementos de crítica (y quien no sepa lo del discurso en Bienvenido Mr. Marshall, es que, como el que no sabe lo de la diarrea de Harrison Ford en En busca del arca perdida, ha vivido, comido y dormido bajo una piedra los últimos 30 años) y emplear la astucia para burlar la censura. Hablando de cine español, encontramos algunas películas brillantes de la época, como Calabuch, Historias de la radio o El extraño viaje, de cuando la gente iba a ver cine español.

Después llegó toda la época aquella del despelote y demás, de la que yo guardo nulo recuerdo, pero que, hasta hace poco, lastraba al cine español y que lo sigue lastrando con trailers como el de Habana Blues o cualquiera que muestre mujeres desnudas. Curioso efecto, amigos: los jóvenes de los 90 aceptábamos y hasta demandábamos desnudos de películas extranjeras (muerte a American Pie) cuando los esgrimíamos contra el cine patrio como manifestaciones de cutrerío.

A día de hoy, ya parece haber quedado atrás ese pensamiento, pero el problema del cine español sigue siendo complejo. Directores como Alex de la Iglesia o incluso Bigas Luna (no me maten, su Angustia era una película más que interesante) abrieron el camino para un nuevo tipo de cine en España, del tipo que muchos chapados a la antigua parecen despreciar. El director de la no-agradable (¡Eufemismo! ¡Eufemismo!) Los Crímenes de Oxford, se las apañó con bajo presupuesto para darnos una space-opera de esas con un toque indudablemente nacional, un humor negro negrísimo y una critica hacia ciertos problemas actuales. Y, a día de hoy, Acción Mutante continua siendo enormemente grande, le pese a quien le pese. Después habrían de llegar exitazos como los de El día de la bestia o Abre los ojos (película que jamás me gustará) que se hicieron un hueco en nuestros corazones gracias a los domingos por la noche de TVE, años antes de internet, cuando comentábamos las películas que veíamos por televisión y nos reíamos de los excesos y el puro de Schwarzenneger en Depredador (que grande que era aquella película, cojones, una pena que el key grip o el gaffer no fueran andaluces, porque la contaríamos como película española).
En fin, el tema es que el cine comenzaba tímidamente un nuevo rumbo, hacia un cine de género, ya saben, thrillers, o películas de ciencia-ficción o de terror, todos esos géneros que parece que no pueden ir vinculados a una película de calidad. “¿Cómo? ¿Fantástica? No, esta es una película de personajes”.  Quizás coincidió aquello con unas ganas de debate, o quizás fue que internet empezaba a instalarse en cada hogar, cada familia, cada persona, cada ser (Telefónica paga por estas cosas), pero entonces pareció cobrar fuerza el celebérrimo debate sobre el cine español. Los espectadores acusaban a los productores de hacer cine de mala calidad y los productores acusaban a los espectadores de tener el gusto atrofiado. Y es que el cine es uno de los pocos trabajos donde el cliente parece no tener razón para algunos.

Este debe de ser el slogan más desorientador de la historia del cine. Y sí, nada más ver el cartel uno ya sabe que habrá tetash.

Nuevos directores, como Amenabar o Mateo Gil nos daban películas que entraban de lleno en el thriller, con una factura técnica y artística a la altura de películas extranjeras, como Nadie conoce a nadie y, poco a poco, iban cambiando nuestra concepción del cine patrio como españoladas con mujeres desnudas.
Al mismo tiempo, Santiago Segura, ese espléndido showman y director no de mi agrado, nos daba la trilogía de Torrente, en la que debía ser la hostia de gracioso ver a Gabino Diego volcar un coche… No sé, quizás lo sea…

Vamos avanzando y llegamos a Guillermo del Toro, que es un tipo que nos cae muy bien a todos y el que diga lo contrario es un ser diabólico. El director de Cronos y Mimic había abandonado temporalmente Hollywood para venir a España a rodar la interesante El espinazo del diablo. Ya ven, un director de éxito, aquí, con nosotros. Ya hemos pasado por alto que la película sea considerada brillante en el extranjero y que aquí pasara sin pena ni gloria, pero nunca dejará de resultarnos curioso los Goya de aquel año. Ya ven, una película con técnicos talentosos, actores espléndidos y un director eficiente tiene suerte de tener nominación a vestuario y efectos especiales. Pero, ey, que no falte Los Otros, que es la película de terror mil veces vista pero con una actriz extranjera y una promoción de la leche. Ey, que tampoco falte Lucia y el sexo, que va de una mujer que tiene relaciones sexuales feliz y alegremente. Y, por supuesto, que no falte Sin noticias de Dios, de ese genio creador que es Agustín Diaz Yanes y al que más adelante me referiré.
Más curioso nos resultará todavía que Guillermo vuelva a probar suerte en España (si es que este hombre es un santo) y nos dé la brillante El laberinto del fauno, coseche un enorme éxito y la academia decida que ahora sí van a darle varias nominaciones.

Por supuesto, no podía faltar aquí el ya mencionado fenómeno de masas que fue Los Otros, que a mi siempre me ha parecido una película normalilla y de la que se decían lindezas como “no parece española” (aupa ahí, esos cumplidos) y “no es española. ¿No ves que la actriz es americana?” (sí, Nicole Kidman es australiana, pero no era plan de romperles la burbuja, hombre).  Uy, nos plantea esto, indirectamente, el reciente debate sobre cine español-cine extranjero que momentos tan suculentos nos ha dado. No me refiero sólo a ese desprecio que algunos parecen tener por el cine de fuera, sobretodo si viene de América. ¿Qué? Vamos, hombre, seguro que todos ustedes recuerdan lo espléndido que fue el año 2005 para el cine español. La Vida secreta de las palabras, Obaba, 7 vírgenes, Princesas, El reino de los cielos… Un año de éxito soberbio. Una pena que la gran calidad de la producción nacional impidiera a la película de Ridley Scott aspirar a nominaciones como fotografía, maquillaje, decorados, actores, dirección, música… premios que estaban mucho mejor en manos de trabajos superiores como los demostrados en 7 vírgenes. Para los que no capten la ironía, si una película tiene un ayudante de iluminación español, pasa a ser española para las recaudaciones, pero americana para los Goya. Fascinante, ¿eh? También fue este el año en que vimos dos de las mejores película españolas de los últimos años, El Método y El habitante incierto (que, de venir del otro lado del charco, sería ahora mismo película de culto), pero ¿a quién le importa? No las anunciaron por televisión. Sólo las películas de calidad se anunciaron ese año por televisión, como El penalti más largo del mundo, y que le den a Guillem Morales y a su talento.

Pues resulta que al final Amenábar ve El sexto sentido y…

Pero la épica llega en 2006, amigos, seis años antes del final del mundo, cinco años antes de que veinte productores decidan hacer una película llamada 2012 sobre el Apocalipsis maya.  Sí, vale, fue el año de Yo soy la Juani, ese conmovedor drama humano que tanto nos gustó a todos. Pero, aun mejor, fue el año de la película épica del cine español… ALATRISTE, que merecería no ya su articulo, sino toda una red Lan de ordenadores con información y criticas sobre ella.

Cuando se anunció el proyecto de Alatriste, uno no podía evitar sentir cierto orgullo, una épica película patria adaptando unos libros de aventura la mar de entretenidos. Y ya si hicieran una saga, sería espléndido. Pero, vaya por Dios, no pudo ser, las sagas son para los perdedores, es mucho mejor hacer una sola película comprimiéndolo todo. Bueno, ni tan mal, quizás sea divertida, como gran película patria con equipo íntegramente español y protagonista… emh… americano… Este… ¡uau! ¡Que bien! En un sorprendente giro de los acontecimientos, alguien decidió que Viggo Mortensen, ese actor que no había hecho de héroe medieval hasta El señor de los anillos, era el ideal para hacer de héroe medieval. Es más, intentemos contratar también al compositor de la banda sonora de la trilogía de Peter Jackson. ¡Una ráfaga de personalidad ha entrado en la habitación! Ya ve usted, compañero, no tenemos buenos actores en España para protagonizar este macroproyecto, así que nos vemos obligados a recurrir a un americano con un castellano que tira para atrás. El que esto suscribe desconoce las sutiles tonalidades de los diferentes acentos en la época en que la película tiene lugar, pero se permite dudar de que el que tiene Viggo Mortensen pueda interpretarse como un acento andaluz cerrado.

El tipo del casting se lució aun más cuando decidió contratar a Blanca Portillo para hacer de hombre. Jostias, entre esto y las señales de trafico con coleta y falda, me extraña de que la violencia domestica no se haya reducido en un 300%, si es que tomamos unas medidas pro-igualdad la mar de innovadoras y, sobretodo, útiles. En una deslumbrante estratagema para conferir al personaje un aire turbador, nos encontrábamos con una mujer con la cabeza rapada y asegurando categóricamente que se llamaba Emilio. La sombra de Almodóvar es alargada.

Pero lo peor estaba por llegar. Y, al decir lo peor, me refiero a la obra en sí. Las emocionantes aventuras del capitán Alatriste habían sido comprimidas torpemente en una sola película, que, sin duda, entenderían todos los que hubieran leído los libros y los que conocieran en profundidad esa época de la historia española, vamos, una forma ideal de exportar la película al extranjero. ¿Y los que no habían leído los libros ni conocían la historia? Esos perdedores se encontrarían con escenas sin sentido, sin conexión entre ellas, dando un resultado altamente desconcertante. Mil euros al primera que sepa decirme el argumento de Alatriste, porque, personalmente, sólo vi 150 minutos de “Alatriste va a un sitio, se da cuenta de que el dramatismo de la guerra es cosa mala, vuelve y todo está como al principio”. Aquí vuelvo brevemente a lo que antes les comentaba sobre el cine de género. Como parece que una película de aventuras jamás será tan buena como esa misma película en drama, Alatriste nos presenta escenas supuestamente desgarradoras sobre la guerra, ignorando cualquier entretenimiento posible: me he aburrido, luego debe ser buenísima. Esto nos lleva con sutileza a la parte más atractiva del fenómeno Alatriste, las reacciones. Cuando la película más cara del cine español se estrenó, comenzaron a surgir de las esquinas todos aquellos que siempre habían apoyado el cine patrio y que no dudaban en menospreciar las opiniones de los demás para hacer valer las suyas propias, lo cual da una maravillosa visión de los fuertes argumentos que tenían algunos a favor de esta película, diciendo sentirlo por los que esperaban ver El señor de los anillos o Piratas del Caribe. Aquí estamos con Alatriste, película protagonizada por el tipo de El señor de los anillos, para la que quiso contratarse al compositor de El señor de los anillos y que, aun así, le da mil vueltas. Quizás sea porque la sangre es real y hay mucho drama por ahí. El entretenimiento es para perdedores, maldita sea. Y, sólo que conste, la sangre de Alatriste era cantosamente digital. Y Juan Echanove y Javier Cámara se comían con patatas a absolutamente todos los miembros de esta película. Ya ve, dos actores de comedia en un drama que no hay por donde cogerlo y se lucen cosa fina.

“Ah, eshous perrous ingleshesh… Lo que you te diga, Diegou”

Y de este fascinante año, damos un saltito y ya nos plantamos en el presente. Si usted no ha oído hablar de Nacho Vigalondo por internet, es que estaba debajo de la piedra junto al tipo del principio. Si usted no le profesa eterna devoción por Codigo 7, es un ser sin escrúpulos y merece ser azotado en la plaza pública, y que conste que lo digo reivindicando totalmente el libre pensamiento y la subjetividad de las opiniones.
El señor Vigalondo forma parte de ese nuevo grupo de cineastas españoles que plantean un cine nuevo en busca de salida en España. Fresnadillo, Gutierrez, Balagueró, Plaza, Bayona, Morales, Mira, Serra… Sí, parezco más inteligente omitiendo los nombres y quedándome con los apellidos.

Interesantes nuevos directores están saliendo, buscando salvar el cine español. Por supuesto, ya los hay que, con toda la razón del mundo, le han dicho “adiós, muy buenas” a los medios que apoyan el cine patrio hablando sólo de las películas que hacen Javier Bardem y Penélope Cruz. Si hacemos una película española sólo para que se vea antes en EE.UU (Los Cronocrímenes), para que se anuncie antes en Ain’t it cool news (3 días) o para que se firme el remake con alegría y felicidad (El habitante incierto), pues, que quieren que les diga, yo me iba ya directamente para fuera y acortaba camino. Y ahí están Juan Carlos Fresnadillo y Luis Berdejo, codeándose con Spielberg o Kevin Costner. ¿Qué? ¿Qué no han oído hablar de ellos? Naturalmente. El primero sólo nos dio una dirección brillante en 28 semanas después antes de preparar un proyecto con el director de Tiburón. El segundo sólo se ha visto obligado a salir de España para conseguir financiación para su película, protagonizada por Costner. ¿No ven que el nombre de Almodóvar no está por aquí? No nos interesa. Y que conste que no critico a Almodóvar (cuyo cine no me llama absolutamente nada, demándenme), sino a todo al fenómeno mediático y al marketing, que es un elemento clave cada día más.

Brillantes ejercicios publicitarios como los de Rec, El Orfanato o El Laberinto del Fauno, nos han demostrado que existen productores dispuestos a hacer películas diferentes y que existe un público dispuesto a verlas. Y no me hablen de las figuras de Guillermo del Toro o de Paco Plaza, porque por mucho que me gusten (viva la magistralidad de Cuento de navidad, cojones ya), no veo al español medio diciendo “Veamos esta película del fauno, que es del director de Hellboy” o “vamos a ver la de zombies, que la co-dirige el tipo que hizo una tv-movie de Películas para no dormir”. Y, hablando de cine de género, que grande es, ha sido y será Ibáñez-Serrador, y que grandes eran sus apuestas por películas de terror verdaderamente disfrutables.

Llegarnos, nos llegan películas interesantes. Hace poco más de un año, Koldo Serra se apuntó a ese grupo de directores que saben salvar toda una película sólo con su dirección. Parece ser que hacer una película basada en la dirección, que transmita la historia mediante las imágenes, sólo mola si lo hace Mel Gibson con una lengua muerta y, mientras, que Serra, Fresnadillo o Florent Siri se vayan al carajo. Posteriormente, tras 2 años de espera y las expectativas por las nubes, le echamos el guante al debut de Eugenio Mira, The Birthday, una película de terror fallida, pero con algunos puntos buenos y que presagiaba un director de lo más interesante. Y, por último, nos ha llegado hace unas semanas Los Cronocrimenes, una película con menos presupuesto que las anteriores, pero con más suerte, en cuanto que la figura de Vigalondo se ha abierto un hueco en nuestros corazones (emotividad, emotividad). Quizás recuerden ustedes el éxito que tuvo Los Cronocrimenes en ciertos festivales americanos. Quizás recuerden que se vendió a Francia antes que a España. Quizás recuerden que tenía remake firmado antes de que una distribuidora española se decidiera a apoyar el proyecto. Sin duda recordarán emocionados que Angeles S.A. tuvo una campaña publicitaria en televisión y se estrenó en menos tiempo, saliendo ahora en edición de dos discos. ¿Quién quiere una interesantísima película sobre viajes en el tiempo cuando puede tener Angeles S.A.?

Si en Los cronocrímenes hubiera salido María Isabel, otro gallo le cantaría: Aprenda de sus errores, señor Vigalondo.

Algo está cambiando en el cine español. Cada vez más productores se atreven (la Fantastic Factory podrá tener resultados de dudosa calidad, pero es una apuesta innovadora y el mortal cutrerío de Arachnyd tiene un desagradable atractivo); ahora solo queda que las películas que pueden interesar y cuyo éxito puede abrir puertas a futuros directores, encuentren distribución y una promoción que pueda congregar al público, antes de que todos los directores decidan irse fuera y dejarnos con reposiciones diarias de La Soledad en la filmoteca nacional.

[Mucho humor quizá no, pero no pueden negarme que es un artículo interesante. ¡Cientos de artículos peores me daban a leer en clase entre ráfagas de aburrimiento! El viernes, Repelux nos cuenta la serie de Super Mario… ¡y después sólo quedarán tres por publicar! ¡Tres! ¿Quieres que el tuyo esté entre ellos? Pues ya sabes: elblogderandy@gmail.com. ¡Aguantando desde julio sin mover un dedo!]

Anuncios

26 comentarios to “Summer style: Juanito cogió su cámara (por Bob)”

  1. paco Says:

    Cierto, el artículo es bastante interesante.
    Yo creo que películas de mierda se hacen en todos partes, pero es que Hollywood cuenta con un pasado bastante interesante que le da pedigrí y y España arrastra el porno blando llamado destape, a Juan Piquer Simón y otras cosas por el estilo.
    Y aunque soy de los que las películas españolas le echan para atrás (Eskalofrío y La Soledad dan razones de sobra para ello) algunas como Amanece, que no es poco me encantan y me parecen inmejorables.

    pd: ¿María Isabel no era la de los gorilas?

    Draug: creía que habías metido a Tentaculín en 4chan para transformarlo en meme.

  2. Wargo Says:

    Realmente da lastima el maltrato que han sufrido (y sufriran) directores con talento en este pais (y a mi Almodovar me da pampurria, que quieres que te diga XD).

  3. *Alex* Says:

    Ey puede que el humor no sea el punto fuerte del artículo pero está bastante interesante y me ha convencido de que el cine español puede no ser tan malo como creía. Es hora de darle una oportunidad al cine patrio que la merece.

  4. Miguel Says:

    Dios, que mala era la película de Alatriste… es que si no has leído los libros no te enteras absolutamente de NADA!!
    Y yo todavía no he visto los cronocrímenes, mátenme. Ni siquiera la he visto en la cartelera de ningún cine, igual termino bajándomela :(
    Angeles S.A no hace falta ni ver un minuto de ella para ver que es una mierda, y de “Yo soy la Juani” lo mismo, basura cani.
    Ah, si, tampoco he visto aún El laberinto del fauno, ahora sí, mátenme.

  5. Lord Urko Says:

    A pesar de todo, y de que algunos de sus argumentos son buenos, no logrará convencerme, Bob. Cada vez que oiga “cine español”, no podré evitar que un escalofrío sacuda mi espinazo. Puede que luego me encante, es innegable… Pero mi predisposición seguirá siendo negativa. Ya van demasiados desengaños.

  6. Lord Urko Says:

    Ah, Paco. La de los gorilas es (era) Melody. María Isabel era la ganadora de Eurojunios “Antes muerta que sencilla” (en serio, ¿por que no se murió). Si hasta le hicieron serie propia, “Mis adorables vecinos”… Uan mor bodrio infumable.

  7. arenas Says:

    El cine español no deja de dar t(r)umbos. No hay duda de que se han hecho obras maestras como los ejemplos citados (Verlanga, F.Fernan Gómez, Chicho,…) y otros tantos pero es verdad que se hace tanta bazofia y lo que es peor, los mejores presupuestos van para estas. El ejemplo de de Alatriste no puede ser más preciso, para una puta peli histórica que no sea de la guerra civil que se hace aquí y resulta esta mierdona, hecha para ser odiada tanto para los lectores como para los no lectores de los libros.
    Para mi gusto es de los artículos más brillantes que he leido en este blog.
    Lord Urko, creo que la de la serie esa era otra niña (con paletas) cuyo nombre no se ni me importa; son una plaga.

  8. Ctharl Says:

    Buen articulo, de acuerdo en todo, o casi todo.
    Mencionar una peli, Fuera del cuerpo, cine fantastico con pintas de drama pero fantastico. Una que hasta los fans del genero pasan por alto normalmente.

  9. Pandaman Says:

    Es una lastima lo de Alatriste; tiene presupuesto, una musica cojonuda y algunas escenas bastante buenas pero se queda en nada por eso de intentar no hacer una supreproduccion al uso y se queda en una chapuza enorme. Pero al menos intentaro hacer algo diferente, buen intento aunque no tanto.

  10. diegoabuelo Says:

    Interesante articulo, aunque a mi cada vez que me digan las palabras cine espanol me seguiran entrando nauseas, masque nada por que yo llamo cine espanol a esas peliculas que desbordan cutrerio, al resto le llamo simplemente cine

    Y yo tambien quiero ver los cronocrimenes en cuanto vuelva espana me voy a un cine que la tenga en cartelera, si es que hay alguno fuera de (las grandes ciudades).

  11. Repelux Says:

    Rayas y centollos… este artículo es genial, el mejor que he leído sobre el tema a día de hoy.
    ¿Cuándo demonios aparecerá en cartelera “Los Cronocrímenes”? No paro de oír hablar de la película como que es la polla pero no la veo por los cines… ¿Alguien sabe la fecha de estreno?
    Statement: Uoo, el viernes mi posteo. Aviso que es un poco pocho porque lo empecé, me fui de vacaciones y lo terminé. Otro aviso, no sale la frase “It’s mama Luigi for you, Mario”.
    ¿Tentaculín era el bicho que salió del váter de Shao-Kahn?

  12. Draug Says:

    A mí es que el cine español… es cierto que hay películas que están muy bien, y son casi siempre las que no son anunciadas a bombo y platillo. Porque luego ves las “películas anunciadas no-sé-cuántas-veces en televisión” y no son nada del otro mundo… ¡qué digo, son malas con ganas!

    Y te doy la razón sobre Chicho Ibáñez-Serrador. Creo que no he visto mejor película española de terror como “¿Quién puede matar a un niño?”. De hecho, para mí es una de las mejores películas españolas que existen.

    Paco: La gente de 4chan le pilló más gracia al “Wreegee!!” (Dio + Weegee) que a Tentaculín tratando de violar a Rei Hino mientra Weegee observa. Nunca logró cuajar Tentaculín. :P

    Repelux: Sí.

  13. El ke solo leia Says:

    Muy buen articulo,de acuerdo en casi todo,pero despues de haber leido toda la saga de Alatriste la peli me defraudo(igual iba predispuesto)porque no tenia ninguna conexion entre los capitulos narrados y se comia los finales de la novela. Por cierto,¿donde dice que paga Telefonica?

  14. Victoria Says:

    Mucho humor quizá no ¿Mucho? Perdón… ¿Humor?

    Un artículo excesivamente largo, aburrido, sin gracia y con un tema más que trillado. Como sus chistes.

    Gracias a Dios queda poco para septiembre.

  15. Vigalounge Says:

    ¿Sabe que Luis Berdejo, tras su película con Kevin Costner, ha intentado levantar proyecto en España… y se le ha denegado subvención del ICAA?

  16. andres Says:

    jajajaj, se ve buena la pelicula por ak vi mucho hacerca de ella http://wfpaisa.co.cc/index.php/wiki.html

  17. Javier Says:

    Esta interesante el articulo con ese toque de humor. El cine espanhol tiene y tendra grandes direcctores que como a los genios los criticos tardaran en reconocerlos.

    Saludos desde Japon.
    http://miradorlatino.wordpress.com

  18. merylspider Says:

    Jo, randy, al final me hareis sentir mal y todo. Ahora mismo no tengo tiempo, pero intentare volver. Y leyendo sigo, ¿eh? que no es tan facil librarse de mi. Te presto todas las frases que quieras, un honor

  19. Dark Passanger Says:

    Anuncio al distinguido público de que el volumen número 7 de BONE ya está a la venta.

  20. Axl Says:

    Victoria Dice:
    Agosto 20, 2008 a las 8:23 pm

    Mucho humor quizá no ¿Mucho? Perdón… ¿Humor?

    Un artículo excesivamente largo, aburrido, sin gracia y con un tema más que trillado. Como sus chistes.

    Gracias a Dios queda poco para septiembre.

    ——————————————————————-

    Esta mujer me pone a cien. ¿Soy el único al que le pasa?

  21. Shura Says:

    No XDDDDDDDDDDDDD

  22. Salmakia Says:

    Pues a mí el cine español me gusta. Incluso el cine español de los 90. Hay truñazos, hay pelis divertidas y hay pelis buenas.

    Ya está, ya lo he dicho.

  23. sonictf Says:

    Lo siento, pero 28 semanas despues me parecio un zurullo de pelicula. La primera parte era pasable, pero esta no tenia sentido alguno ni tampoco proposito (bueno si, sacar perras). Igual me pasa con el Orfanato, me parece un desproposito que incluye a Belen Rueda y un argumento con mas agujeros que un queso gruyere. Y españolisimas las dos, oiga, pero me parecen un aborto de oveja ambas dos. Y , si, me gustaron las peliculas de torrente (menos la tercera, tengo un limite).

    Con los cronocrimenes estoy dudando, de tan bienq ue la ponen en las criticas, y la megapolla que prometen…miedo me da.

  24. Axl Says:

    Shura Dice:
    Agosto 21, 2008 a las 2:11 pm

    No XDDDDDDDDDDDDD

    ———————————————

    Me lo temía.

  25. Evo Says:

    Bueno yo me leí los libros de Pérez Reverte y tampoco me enteré de un ápice de Alatriste xDDDDDD

    ¿Quién dijo que todos los artículos tenían que ser de humor? Grande, grande… ;)

  26. maru la locaaa Says:

    miren a mi me encanta maria isabel mira tu estamos en 2009 y yo la conosco desde chiquita y ami me re gustaba ahora q ya soy mas grande me gusta mucho massss…..
    el problema es que yo no existia cuando se estreno la pelicula …. y yo la quiero ver coñooo….bueno igual se de que se trata como buena admiradora…. bueno me voy …… MARIA ISABEL….. TE RE AMO ….YO MARIA DE LOS ANGELES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: