De polivisiones y cine gafapasta: La soledad (y 2)

Recordaréis, los más valientes, que dejamos a Adela y a Miguelito montados en el bus que estaba al lado del que hacía pum sin muchas ganas, a lo petardo de feria. Y que, al mismo tiempo, otra tipa de cuyo nombre no quiero acordarme (porque no me da la gana, básicamente) resulta que tiene un tumor.

Mediante la fabulosa polivisión (que, por si alguien no se enteró la otra vez, consiste en mostrar dos situaciones simultaneas en dos lugares en los que no pase absolutamente nada. Como si grabas una rama y el tronco del mismo árbol y lo pones junto, vaya), descubrimos que Adela tiene estrés post-traumático y necesita descansar. Estrés post-traumático por la bombita esa. Nada, oye, esta vive en el País Vasco y le da a bypass por día (¡¡Wagh!! ¡¡Una pintada!! ¡¡Wagh!! ¡¡Un cajero!! ¡¡Wagh!! ¡¡Euskera!!). Mientras, en otro ejercicio polisémico sin precedentes, se nos muestra que la madre de la chica del tumor ha decidido vender la casa e irse a vivir con su novio, algo que a todo el mundo le repatea en el estómago un rato largo. Y, mientras todos tienen problemas, en el supermercado siguen con la trepidante acción que sólo podría compararse con un ataque bioquímico realizado por terroristas internacionales. ¡Atentos a las caras de pavor! ¡Preparaos para la emoción sin límites de La soledad!

Ahá. Wow. Impresionante. Sin duda, esta es una escena que nos aporta muchísimo a la trama. Sí, amigos. ¡¡Ha…pagado!! y después…¡¡ha entrado otro cliente!! ¡Quieto, corazón, quieto! ¡No te desbordes por el ímpetu que La soledad está causando en ti! La gente salía del cine comentando esta escena, con el sudor aun en la frente. Que sí, vale, que ya sé que no puedo esperarme una película de acción en título intimista español titulado así, pero joder, tampoco pasa nada por meter una secuencia con un mínimo de tensión o interés para el público en general, coño. Que dudo que ver a una cajera de la tercera edad pueda tener interés para alguien que no sea para sus nietos. O ni eso. En fin, Adela, que tiene el rostro un tanto demacrado, pide un crédito y entonces llega LA escena. La soledad ensalzada al máximo nivel. Os lo aventuré en la primera parte, pero no os hacéis una idea de lo que es hasta que lo veis. Con vosotros, la escena de la plancha…y ya nada volverá a ser lo mismo en vuestra vida.

¿Alguien lo ha visto entero sin saltitos y no se ha dormido? ¡Venga, premio! ¡Premio! ¡Que hasta yo le estuve pegando botes a ratos! Ignoro cuál es el interés de ver a una tía con su tabla de planchar dale que te pego, pero alguno tendrá si Rosales, ese genio entre insectos, le da una importancia tan increíble. Tras esta escena, donde descubrimos que Adela ya no quiere citarse con un tío con el que solía quedar (¿no habéis oído eso de que para el estrés post-traumático lo mejor es no quedar con nadie? ¿no? Igual porque no es cierto, oye), la vemos saliendo de la ducha y secándose durante cinco minutos. Impresionante plano de desnudez interior (y exterior, todo sea dicho. Tetash), que Rosales acompaña por este otro plano sin tetash que nos desnuda aun más al personaje. Preparad los kleenex para la llorera.

No, no es una foto fija. Sí, efectivamente, se trata de la chica mirando a la nada sóla sin puñetera banda sonora o sonido acompañándole. Ya se sabe, lo que todos hacemos en un momento u otro de nuestras vidas cuando nos sentimos atrapados por todo. Sentarnos en la cama sin hacer nada durante horas. ¡Aprovechando el tiempo en buscar una solución, sí señor! Seguro que esta, en cuanto tenga Internet, se abre un blog contando sus miserias. Al tiempo. Mientras, en casa, cocinan y hablan sobre cocina durante cinco minutos de reloj. Apasionante.

La noticia de que la casa de la madre de la muchacha del tumor va a venderse sigue causando conversaciones entre hermanas que no le importan a nadie sobre si se debe vender o alquilar. Conversaciones que terminan como todas las discusiones sobre herencias entre hermanos que se adoran (en flamante polivisión, claro está). O sea, “Que ten por culo, gilipollas”-“Que te den a ti”. Oh, el amor fraternal. A veces me alegro de ser hijo único y todo. Adela sigue traumatizada por la puñetera explosión mientras su padre le informa de datos imprescindibles para el devenir de la historia (“Pues ese día no se donde estaba… quizá di un paseo por la mañana… no lo sé”). ¡Dejad de llenar mi cabeza de datos, por favor! ¡Dejad de intentarlo! Adela termina, no se sabe muy bien cómo, charlando con su ex marido (¡Charlando! ¡Qué atrevimiento! En una situación de estrés como tiene Adela, en la que no ha conocido muchacho desde hace años… ¿no sería más real –y dramático- que se acostara con ella? En fin, ideas mías. Tonto que es uno, oigan). Y es aquí donde nos enteramos, al fin, de un hecho. De algo que nos han ocultado todo este tiempo: Miguelito, el chaval, ha muerto (o eso parece, tenemos que intuirlo nosotros). ¡Oh! Atentos a cómo hablan: El guión parece sacado tal cual del libro de autoayuda de la esquina más pútrida de El corte inglés.

“Y…yo me culpo…¡pero también siento vergüenza!”-“Canalizo tu vergüenza y me doy cuenta de que en realidad lo que buscas es sólo un poco de afecto”-“Aprecio tu cálido candor y me doy cuenta de que no es sino el producto del pasado, que vuelve a nosotros”-“Oh, cuán tontos hemos sido hasta ahora”. Madre mía. Cuánto mal ha hecho Aprende a tener pareja (y no perderla) en las casas españolas. Y en los guionistas intimistas ni te cuento, tú.

Y, sin quererlo ni beberlo, empieza la cuarta parte de la película, “El ruido de fondo”, en la que la chica del cáncer sigue fumando tan feliz (lorelei, lorelei), y Adela y compañía cenan mientras hablan de lo mal que andan las obras en Madrid. Apasionante, chavales. Apasionante. Adela rechaza a su compañero de piso, que le propone ir a Canarias y ella se niega por activa o por pasiva (lección 26º de la vida: Si tu hijo muere, por alguna razón no te apetece ir a Canarias una semana después. Menos mal que La soledad nos lo aclara). La madre de la chica con cáncer (cuyas noticias, por cierto, son buenas: El tumor no sigue adelante. Yupi ka yei) hace los años, una de las hijas no va y se monta la marimorena con lo de vender el hilo, alquilarlo o dios sabe qué. La verdad: Se han hecho películas sólo con esto, casi hasta se agradece que por medio esté la amargada de Adela. Veamos, por cierto, por donde anda esta buena mujer. Seguro que su vida es increíble y tan llena de emociones como hasta ahora.

Sin duda, menos mal que os ha tocado juntas, porque si no, menudo aburrimiento. Casi prefiero las conversaciones de ascensor con los vecinos (“Pues hace buen día”-“Han dicho que va a empeorar”-“Sí…o algo…”). Casi, ojo. No del todo. En fin, las dos chicas juntas, como buenas amigas, terminan calladas y mirándose de reojo. Ah, la amistad, llena de tantos y tantos momentos que recordar. Y en estas estamos cuando, de pronto, ocurre algo con interés. Tanto, que nos deja petrificados. ¡¡El ataque al corazón peor contado de la historia!! Tened en cuenta, por favor, que antes de las imágenes que vais a ver ahora, hemos visto a la señora colgar la ropa durante cinco minutos, La soledad style.

¡Vaya hombre! ¡Se nos ha muerto la señora en pleno momento polivisional! ¿Y ahora qué hacemos con el piso? Hay que destacar que esta es la muerte más lenta de la historia del cine junto con la de Ramón Sampedro en Mar adentro. Dios mío, no se muere la señora, no. Qué ganas de ver agonizar a alguien, de verdad. Cuanto sadismo tiene el Rosales dentro de su corazón. El Wes Craven español. Por cierto, este es el final de la película y de aquí pasamos al epílogo. Sï, yo tampoco sé muy bien qué es lo que ha pasado desde que la peli ha empezado hasta ahora, pero supongo que esa es la gracia de La soledad: Sentirnos sólos y aislados del mundo mientras vemos algo que no nos resulta interesante para nada. La soledad.

En el epílogo, Adela va a buscar a la camarera que en su día le hizo arrumacos a Miguelito, pero no está en el bar (¡oh! ¡La crueldad de la vida!), la familia de la señora empieza a repartirse los muebles como si no acabara de morir (“Ey, voy a hacerme un café”-“Ah, vale”-“¿Vendemos la casa o no?”-“Ay, qué pesada, coño”) y Adela plancha. Sí. OTRA VEZ sale la maldita TABLA DE PLANCHAR. Y la película se acaba como sólo esta película podía acabar: Con un plano de la plancha. Con dos cojones. Del ex marido, del trauma, de los compañeros de piso, nunca más se sabe. ¿Para qué cerrar una historia, si ni siquiera existe una historia?

La próxima peli de este señor será un filme en el cual todos los diálogos se verán tapados por el ruido y se escucharán de fondo. Creo que no puedo esperar. De hecho sí. Joder, que esto ganó un Goya. Estoy pensando en filmar mi sofá durante horas y llamarlo La tristeza. Preparaos, premios internacionales, porque Rosales es el pasado. ¡Bienvenidos a la Univisión! ¡Bwahahahahahaha!

Mañana, la cuarta parte del monográfico foril.

Anuncios

37 comentarios to “De polivisiones y cine gafapasta: La soledad (y 2)”

  1. Repelux Says:

    Jejeje, “la muerte más lenta desde Ramón Sampedro”, eres malvado, Randy, entre esto y Anna Frank te estás ganando el infierno. Pero me ha hecho gracia, coñe. La peli, una mierda. Luego Los Que Saben se quejan de que no se reconoce suficientemente el cine español.
    En fin, tras este desahogo voy a convertirme en un héroe al modo Emo, la película tiene la culpa.

  2. 1DBS Says:

    La Soledad es un título que tiene lógica si tienes en cuenta que vas a verla sólo, por que ni Diox se va a dignar a acompañarte -para quedarse dormidos en el sofa prefiero estar en mi cama, en mi casa-.

    Yo le hubiese dado el Goya a TMNT.

  3. Félix Says:

    Ya puse la semana pasada, que no he podido ver los videos y demas, se me hacen eternos xD

    Lo que es increible es lo de Rndy, ser capaz de escribir algo gracioso sobre esto, es una terea de Dioses, que digo de dioses… DE ZAPATERO.

  4. Victoria Says:

    Más de 40 segundos con el plano de una plancha. Y al final, vuelve a salir. Esto sólo puede tener una explicación… ¡¡Planchas Philips patrocina la película!!

    Y la muerte de la señora… ¿Seguro que muere? Por que sólo la vemos tumbarse en la cama muuuuuyyyyyy despacito. A lo mejor es que le han sentado mal las fabes y ese estertor que se ve es un escape de gas.

    Dios, qué truño. Y gente con talento en el paro.

  5. Then Says:

    Jeh, allá van las pelis de filmar un rascacielos o de tíos durmiendo. Allá van, detrás, los gafapastas “good ole’ boys” que presumían de haberlas visto sin cortes más o menos rato. Dejad paso a la Soledad, que ahora ocupa la absoluta cima en, uh, soledad. Una película que rasgó el tejido de la misma realidad y saltó atrás en el espacio tiempo; este es el film que Clark Kent contempló cuando creó su refugio ártico. O antártico. Lamentablemente, el desgraciado de Richard Donner, ese director con apellido de comestible turco, sustituyó tan gloriosa secuencia de noventa minutos por el careto de Marlon Brando.

    Ojalá en el DVD hubieran hecho lo mismo.

  6. Superlayo Says:

    En el vídeo de la desesperación, el de después de planchar, se ve que no es una foto, porque mueve el cuello. Claramente, es un magic-tazo. Y todos los vídeos los he pasado volando, porque vaya soberano rollazo, madre mía…

    Opino lo mismo que Victoria, más o menos. Yo viendo esa supuesta muerte, me da la impresión de que haciendo la cama, a la mujer le ha dado pereza y se ha vuelto a arropar un ratito, que la casa está fría.

    Y lo de la plancha tiene una cara explicación. Hace miles de años, esa plancha fue adorada por una tribu mesopotámica que ofrecía sacrificios humanos para que sus planchas les transmitiesen el vapor de los dioses y les permitieran tener sus ropas lisas y elegantes. Los sacrificios imprimieron de maldad hasta el último tornillo de la plancha, que fue heredada durante siglos, pero su culto fue olvidado.

    Hambrienta de devociones, la plancha pasó a alimentarse de la felicidad de sus poseedores, volviendo su vida tediosa y gris (como la película) pero al mismo tiempo controlándoles para que el suicidio no le privara de sus alimentos (dicha protección no se extiende a los espectadores, lamentablemente, a saber cuantos habran muerto después de verla).

  7. Lord Urko Says:

    Recuerden a Kubelka y comparen…

  8. Shura Says:

    No suelo ser muy hiriente cuando doy mi opinión sobre algo. Pero es que desde que vi el primer video de esta peli una descripitiva frase me vino a la cabeza, puta basura pretenciosa. Me parece increíble que “esto”, sin apenas argumento o acción gane algún premio. No se debería premiar a estas tomaduras de pelo. Y luego se quejaran de que la gente no va a ver cine español, ¿quién cojones va a pagar para ver esto? Para ver situaciones cotidianas (soporíferas) me quedo con mi vida y no con la (poli)visión de un estafador como Rosales encumbrado por una panda de idiotas pedantes.

    P.D: Me ha quedado muy serio el comentario, en fin, a ver si consigo una “copia de seguridad” de “The matador series 14- Anal Psycho Analysis”, y me tranquilizo. Seguro que tiene más argumento que esta bazofia, por lo menos la sinopsis promete XD
    http://www.private.com/movies/The/Matador/Series/14/Anal/Psycho/Analysis/TMS014

  9. Laurielle Says:

    Pero es que además, con la puñetera polivisión de las narices, cuando ella mira a cámara en plan “te lo estoy diciendo a ti”, ¡¡el otro ni siquiera la está mirando, justo agacha la cabeza!

    No sé qué usan de relleno para el cráneo los que dan los goya, pero puedo asegurarles que tiene muy poquita densidad. Luego se quejarán de que el cine español está en crisis…manda huevos, la verdá.

    Estoy con Victoria. Ni ataque ni viernes, la señora se tumbó porque le daba fresquito.

  10. Ann Deverià Says:

    El cine español está en crisis porque los académicos se dedican a protestar por las películas y no dan dinero para guiones diferentes u originales. Vaya, que protestan por lo que se hace y le siguen dando subvenciones antes que a algo nuevo. No apuestan por guionistas jóvenes, siguen unas premisas que se supone “funcionan” dentro del público que ve cine español y que lo único que hace es que cada día haya menos calidad y menos público español (valga la redundancia).

  11. paco Says:

    Que aburrimiento de película, madre mía. Zulo también es una gafapastada, pero por lo menos se deja ver y tiene mucho mérito con un guión que transcurre en un puto pozo. A este tío le dan una ciudad entera y dos cámaras, y mira que truño.

    – Muy bueno lo de Adela en el País Vasco, parece el abuelo Simpson con la muerte.
    – ¡He visto el vídeo de la plancha entero! ¡Lo juro!
    – ¿De qué coño muere Miguelito? ¿De aburrimiento? Ya sabía que moría, pero sigo sin entenderlo. Quizás tenía una alergia grave a los “pum”.
    – Adela la azafata. Exijo el spin-off ahora mismo.
    – Joder, la escena del infarto ya me la tragué entera antes (con los diez minutos colgando ropa incluidos) y no me dí cuenta de que era un ataque al corazón. Menos mal que estás tú para explicarlo.
    – ¿Por qué busca a la camarera? ¿Acaso piensa que es la asesina o qué?
    – Randy dixit:
    “Del ex marido, del trauma, de los compañeros de piso, nunca más se sabe. ¿Para qué cerrar una historia, si ni siquiera existe una historia?” Imposible decirlo mejor. Un aplauso, coño.

    pd: Shura, si encuentra su “copia de seguridad” sea bueno y compartala.

  12. Ganbon Says:

    Creo que ya entiendo la pelicula, ¿No os habeis dado cuenta? El asesino de Miguelito es… ¡¡La plancha!! Es evidente, miradla ahí, con su aspecto de no pintar nada, pero guarda un oscuro secreto que Adela ignora.

    Y la vieja supongo que estaría reventada de tender y se tira en la cama a liarse un canuto mientras ve cine de barrio.

    ¡¡Maldita sea la polivisión!! ¿Qué será lo siguiente? ¿Proyectar la pelicula bocabajo y decir que está gravada en “bocabajivisión? Esta pelicula es basura.

    ¡¡Randy!! ¡¡Devuelveme los diez minutos que he perdido leyendo este artículo y viendo (casi)todos los videos!! ¡¡O cambiamelos por Randypuntos!!

  13. Diegoabuelo Says:

    He conseguido verme la escena de la plancha ENTERA¡¡¡

    Que peli más tediosa y aburrida, estuve a punto de dormirme en el teclado del portatil con los videos.

    Pues mi abuela cuando se tumba a descansar se tumba igual que en la pelicula, ¡Oh no, eso significa que a mi abuela todas las noches le dan infartos¡

    Estoy de acuerdo en que la plancha es la asesina, tan inocente sin tener nada que ver en el hilo argumental (porque no lo hay) y hasta se deja mostrar para que no sospechemos.

  14. Milgrom Says:

    Ayer gané un Goya y todavía no me he dado cuenta. Mi novia estuvo planchando en casa, yo me hice un sandwich de atún, para cenar, me duché, me senté en la cama. Luego bajé a tirar la basura, con pijama y bata como los viejunos. Y cuando llegué a casa una multitud de gente extraña con gafas de pasta y libros de Dziga Vertov, me empezó a comer la polla y me llamaban genio, maestro, eres nuestro nuevo Dios. Y eso que ni tan siquiera lo había filmado.

  15. Draug Says:

    Esta vez, en vez de asquearme, voy a hacer de tripas corazón y comentar debidamente…

    Lo del supermercado es una de las escenas de relleno más insulsas e insultantes que puede haber en una película. Es como grabar a un anciano en un parque dando de comer a unas palomas. No, espera… lo del anciano es mucho más emociante. Muchísimo más.

    La plancha… otra escena de relleno totalmente innecesaria. Y sobre todo larga. Muy larga. Para la cosa que es, demasiado larga. Por cierto, la chica habla sola, ¿no?

    Escena de silencio, soledad… Oh, sí, profundísimo… Otra escena de relleno que no pinta nada, solamente malgastar minutos de cinta.

    Y las conversaciones con mi hermana y mi hermano no deben ser para nada amor fraternal. No nos insultamos. De hecho, nos tratamos bien. ¿Es grave, doctor?

    Y esa pedazo de escena con el tío de perfil y la tía de frente. ¡Qué profundidad, qué gran técnica la polivisión! ¡Qué desperdicio de minuto de mi puta vida! ¿Dónde tengo que reclamar para que me devuelvan los minutos que películas como ésta me están robando?

    También debería ser la película de las obviedades… “-Oye, que vamos a Canarias, aunque hace una semana que se murió nuestro hijo. – No, paso, que se ha muerto nuestro hijo hace una semana.” En serio, ¿esto hacía falta?

    Las han puesto juntas, sí… y se ponen con diálogos de Radiopatio. ¿Hacía realmente falta? Y esa muerte… ¿en serio que es una muerte tan larga? ¿Cómo puede Rosales regocijarse en el sufrimiento ajeno?

    Y encima un final con plano de la plancha. ¿De verdad esto se llama “La soledad” y no “La plancha y mucho relleno”? En serio: hacen una película sólo con la plancha y le dan el Goya también. Desde luego…

    En definitiva: esta película está llena de escenas de relleno. De hecho, creo que es una película de relleno. Sólo así se pueden explicar esta película.

    “Del ex marido, del trauma, de los compañeros de piso, nunca más se sabe. ¿Para qué cerrar una historia, si ni siquiera existe una historia?”

    100% de acuerdo.

    ¿Y éste es el futuro del cine español? ¡¿Y esto ganó un Goya?!

  16. Virgilio Finito Says:

    ¿No hicieron ya esto en Cinecutre?

  17. randy Says:

    Ya tardaba alguien en decirlo. Sí, amigo, comentaron la misma película.

    Denúncieme.

  18. Superlayo Says:

    Eres el Graham Bell de los blogs, Randy. El fantasma del plagio te perseguirá hasta el fin de los tiempos… Cualquier día te acusan de plagio en como naciste, porque hubo gente que lo hizo antes. :p

  19. paco Says:

    Yo ya había leído la crítica de Cinecutre, y no creo que se le pueda llamar plagio, son dos críticas distintas. Lo malo es que sea una película tan sosa de la que casi no se puede decir nada a parte de la polivisión. Como dice Draug “es una película de relleno”.

  20. Pandaman Says:

    No lo entiendo, normalemnte una pelicula con una explosion suelen ser como minimo entretenidas (en ocasiones malas pero entretenidas a fin y al cabo) pero esto es un desproposito “la desidia” la llamaba yo xD

    Si le dieron el Goya a la mejor pelicula seria por no darselo a El Orfanato, o que se yo, o a lo mejor el cine españo esta lleno de gafapastas xD

  21. MeGaX Says:

    Qué grande es el cine !!

  22. arenas Says:

    La culpa es de Garci, que las viste como putas…

  23. Repelux Says:

    ¿No hicieron esto ya Los Simpsons?

  24. Salmakia Says:

    Yo sigo diciendo que la escena del espejo es buena.

  25. Technosuke Says:

    A partir de hoy, todos a adorar a la sagrada plancha 5 horas al dia >__>

    P.d: Dios mio, que puto asco de pelicula xD

  26. Draug Says:

    Yo ya sabía que esto lo habían hecho en Cinecutre, pero como que me importa un carajo. No son la misma crítica. No la han escrito la misma persona. En ambas críticas se deja claro que la película es una mierda, pero no hay copia alguna.

    Oye, que yo comenté en su día Ultimate Girls y la puse a caer de un burro. ¿Qué pasa si Randy ve esa serie y la pone a parir? ¿Tengo que denunciarle de plagio? Tsk…

  27. Félix Says:

    Yo un dia me tire una traca de pedos, en escala descente, y como me entere que algun otro lo hace, le denunciare

  28. Sofrita Says:

    ella plancha q te plancha y la unica q hace ruido q me importe es la plancha, aguica vaaaaa, gggg, agüica vieneeee ggggg que gustico, como relaja y evade de estas pelmas en cantidad industrial…..

    y pedro.. …. que decir, ya se veía venir todo lo q le haría a adela, como vimos en el anterior episodio, ese parchis, esas miradas…. decian todooo!!! como no se dio cuentaaaaaa adelaaa!!!????

  29. Roberto Says:

    Madre de Dios, y eso que me considero una persona tolerante con las pelis lentas pero esto parece mucho. Lo curioso es que tras un rapido vistazo internetero no he encontrado ni un sólo crítico al que no le haya gustado, ni siquiera a los que suelen desmarcarse de la opinión habitual. ¿Qué clase de conspiración es esta?

  30. Javier Says:

    Randy si que te lo has tomado en serio, para plantarse a escribir todo esto (esta buenisimo) hay que tener tiempo y paciencia.
    Saludos.
    http://miradorlatino.wordpress.com

  31. Félix Says:

    Fijo que no sabe ni de que trata la entrada xD

  32. katakraos Says:

    pues yo voy a denuciar a Randy porque tiene un a y una r en su nick, como yo, y seguro que la n me la ha plagiado de mi nombre…

    y sobre todo porque no veo la última entrega del monográfico de los foros :P

    en fin, la de tontadas que hay que ver en esta vida…

  33. katakraos Says:

    bueno, vale, lo del monográfico ya no XD

  34. RaReWaReBoY Says:

    Hola Randy, una cosa, estos videos no son de Cinecutre? no veo indicación alguna o se me ha pasado, jujua.

  35. randy Says:

    No, no son de Cinecutre, están subidos por mi. Vale ya con la puta chorrada, joder. Los de Cinecutre hicieron un artículo sobre el tema, nuestros videos son diferentes, vale ya, coño.

    Hasta los cojones me tienen los Viruetefans y los Cinecutrefans. Y yo a ellos. ¿No es bonito?

  36. félix en el nuevo curro Says:

    Joder, la gente es pesada y estupida, fijo que ellos no saben ni escribir nada gracioso sobre, no se, mismamente el fary, chuk norris…

    Sucios bastardos

  37. kike Says:

    Odio esta peli.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: