Secuelas necesarias – Viernes 13, parte VIII: Jason toma Manhattan

Cuando Ridley Scott dirigió Blade runner en 1982, no podía ni imaginarse que en Blade runner VIII-Los replicantes viajan al pasado, uno de sus personajes terminaría asesinando con mala leche al enésimo actor que intenta emular a Harrison Ford, dando fin a su saga maestra, con aplausos que no se recordaban desde Blade runner III-El poder de la papiroflexia. Y mientras, en un universo paralelo, los humanos nos conformábamos con tragarnos la saga de Viernes 13, fascinante desde el momento en el que la saga deja de tener ninguna relación con el filme original. Donde el filme de 1980 trataba la historia de una madre que se volvía psicótica por la muerte de su hijo, el resto de films sólo tratan de Jason, su hijo, dándose un voltio por ahí y cargándose toda la gente que puede en Crystal Lake. Y, para qué negarlos, son ideales para ser disfrutados en plena explosión de granos, adrenalina y hormonas variadas. Verlas más allá de los 20 años es un tanto enfermizo. Cuando la séptima parte (en su día mi película favorita, en parte porque era lo único que había visto en cine de psicópatas) fracasó brutalmente en taquilla, los jefazos de Paramount tomaron una decisión: Jason debía cambiar de aires, ya está bien del clásico campamento de jovenzuelos. Vamos a hacer las cosas a lo grande, llevémosle…a Nueva York.

Sin pararse a pensar por un instante en lo ridículo de la jodida idea (quiero decir, es como si a Freddy Krueger de pronto le ponen salchichas en vez de garras por ver qué pasa), los productores cogieron al primer mendigo que encontraron por la calle, un tal Rob Hedden (que casualmente había dirigido ya un par de episodios de Viernes 13, la serie, en España conocida como Asesinato para tres) y le pusieron a dirigir una película con un guión que hacía agua por todos los lados. Sobre todo porque la peli se desarrollaba en un barco. Barco, agua, risas, risas. Y es que con la excusa de que Jason va a Nueva York nos montan una peli desarrollada una hora en alta mar, veinte minutos en los suburbios de cualquier ciudad (nos dicen que es Nueva York, pues bueno, pues vale) y diez minutos en el metro de la ciudad. Pero no nos adelantamos. Empecemos por el inicio. Y es que nada más empezar la película tuve que parar a mirar si el archivo era el correcto. Todo lo que vemos es una musiquita de pop comercialoide noventero (si alguien conoce algo más parecido al infierno, que me lo diga) mezclado con imágenes videocliperas con lo más chabacano, típico y ruin de Nueva York: Alcantarillas de las que sale humo, yonquis, violadores, ratas, vagabundas pidiendo café. Todo muy a lo Woody Allen, ya veis. Total, que aunque parecía estar viendo Mentes superpeligrosas de verdad, de pronto vamos a Crystal Lake en un giro de los acontecimientos. Eso de Nueva York es para recordarnos: “Eh, chicos, ¿os acordais que el título de ésta película incluye la palabra “Manhattan”? ¡Pues luego algo hay! ¡No os vayais todavía!”. Bueno, un par de adolescentes están practicando sexo premarital en la cubierta de un barco en Crystal Lake mientras la radio les dedica canciones. Todo muy asesinable, ya veis. Y encima merecido, después de siete partes, ¿a quien se le ocurre ponerse a follar delante de Crystal Lake? Por suerte, el chico tiene algo de inteligencia. Algo. Poquita, eh.

 

Joder con la tía, ¿eh? Es la típica pesadilla de viernes por la noche. “No, verás, es que estamos al lado del campamento donde se produjeron miles de asesinatos el año pasado”-“No me enteré”-“Sí, pues Jason está muerto, dicen”-“¿Muerto?”-“Sí, coño, muerto”-“Vaya”-“…”. Bendis estaba acreditado como guionista pero le debieron quitar a última hora. Mención aparte a la resurrección de Jason, que en la entrega anterior acabó atrapado por poderes psíquicos en el fondo del lago. Ahora, un poquito de electricidad de nada hace que vuelva a la vida otra vez más. Buf, qué pesadito el muchacho. Sigo quedándome con la resurrección aquella en la que un rayo le caía directamente a la tumba y le hacía levantarse. En todo caso, grandioso.

El festival de topicazos no acaba ahí, y el buen muchacho dice una de las tres frases que te hace candidato a ser degollado en cinco minutos. A saber: “Seguro que no es nada, pero echaré un vistazo”, “Estamos cerca del lugar donde se produjeron esos horribles asesinatos” y “Jimmy, deja de jugar, Jimmy, en serio”. Jason le debe oir y claro, ya la tienen armada. Si es que no se puede jugar con las reglas de las películas de terror. Lo que debería haber hecho es meterse bajo la sábana y no moverse. Bueno, lo de no moverse lo aprendió muy bien.

Y ella también. ¿Quien quiere moverse o intentar escapar para evitar que Jason te saque las vísceras pudiendo quedarte quieto viendo como el chico de la máscara te va acercando un pincho leeentamente? Si ya no tienes nada que perder. En fin, al menos la chica lo intenta saliendo por la ventana, el chico deja que Jason le saque sus vísceras tranquilamente. Unas vísceras que, curiosamente, parecen de plástico. Que seguro que no, pero yo, por comentarlo. En fin, adios, Víctima aleatoria #1 y Jimmy. Siempre os tendremos en mente.

Y de aquí pasamos al barco, donde un montón de jóvenes están embarcando sin saber el propósito (aparte de ser asesinados, claro). En un coche cercano, la profesora de una alumna le regala una pluma por ser una buena escritora. “Perteneció a Stephen King cuando estuvo en la universidad”. Oh, wow. Ahora ya no tienes excusa para no escribir buenas novelas. Todos sabemos que Stephen King es un genio de la narrativa, como bien demuestran Cell y Buick 8, un coche perverso. En fin, al nivel de la peli. Por cierto, la profesora de la chiquilla está enfadada con su sobreprotector tío. Drama, drama. Mientras, el bote de los asesinados llega a la costa sin que a nadie le importe un comino (es por hilar acontecimientos más que nada), y, por si ya tuviéramos pocos problemas con Jason y la familia Stupid, encima el capitán de barco le da los controles a su hijo cani, que la caga nada más empezar.

Música pop subnormaloide noventera de nuevo. Todos se lo pasan chachi en el crucero: Cantan, se besan…y Jason, mientras, esperando, se supone, jugando a Game Boy en el compartimento de equipajes o algo. Ya se sabe que eso de las fiestas no le va demasiado al muchacho. Remy conoce al muchacho capitán, Sean, que la regala una insignia feísima de la estatua de la libertad, que ella agradece porque es idiota (adivinad que dos se lían al final de la peli. Sí, sois perspicaces). Vemos a otros pasajeros que sabemos que no sobrevivirán y no nos frustra en absoluto: La rockera JJ y su groupie con gafitas y cámara gigante enamorado de la zorra del instituto (“¿Qué tiene ella?”-“Es sexy”-“Y esta guitarra!”-“Si, er, vale, hablaremos luego”). Si es que no se puede confiar en un nerd, siempre se va a acabar colgando de tí. ¿No ven que estamos desesperaditos? Uh, están. No estamos. Eso. Bueno, mientras el nerd intenta ligar patéticamente, la rockera decide una inteligente maniobra, que es bajar a la sala de máquinas misteriosa y oscura a tocar la guitarra. Acústica y tonterías de esas. Está pidiendo a gritos el asesinato, y obviamente lo consigue. Guitarrazo en la cabeza, poing.

Mientras ella muere, la prota tiene el momento “miro a un sitio donde se supone que va a salir el asesino pero cuando llego, oh sorpresa, hay otra persona”, marca registrada y se asusta. Más que nada porque ve a un Jason niño ahogándose y muriendo mucho. Un Jason que ni está deforme ni nada, de hecho es hasta guapete. ¿Coherencia? ¿Continuidad? Eso es para Marvel. En fin. Y en otra parte del barco…

Hoy os vamos a enseñar lo que es carnaza para asesino en serie de película de supuesto miedo: ESTO. Sexo, drogas…¿qué les falta? ¿Inovocar al diablo y pedirle una cerveza? Por cierto, la tía de la derecha es la zorra del instituto ésa famosa. Remy pasa por su lado mientras se están metiendo coca (en cantidades que harían que Pocholo tuviera sobredosis) y se niega a tomarla. Se nota que quiere sobrevivir al final de la peli, sólo le falta no tener sexo en absoluto y oye, lo mismo lo consigue y todo. Por cierto, si os preguntais qué hacen los estudiantes en el barco: Aun no nos lo han dicho. Ni nos lo dirán.

La misma escena que en Scary movie 5 provocaría risas mil, aquí provoca…sí, vale,risas mil. Y es que, en esta peli, las víctimas no es que no opongan resistencia a Jason, es que parece que están deseando morir. Son enemigos con inteligencia artificial nula. Hasta los goombas del Super Mario tenían más táctica de defensa que ellos, por dios. Jason, obviamente, aprovecha la oportunidad y le manda al cielo de los pijos que se dan saunas con piedras calientes, algo decepcionado por no poder hacer más. Se pierde lo tradicional.

En fin, las dos pijas descubren que Remy tiene miedo al agua y la tiran al mar, así, for the lulz, para mucha risa. Y una vez cae, el Jason niño tira de ella hacia abajo en una escena bastante incomprensible. Que formará parte del pasado de ella, pero vaya, no creo que el pasado vuelva para molestar un rato. No suele pasar. De las dos zorras, una se marcha a la cama porque ya ha tenido bastante y la otra se va a ver camareros buenorros. Adivinad quien durará menos. Eefectivamente. En fin, rescatan a Remy y un tipo de éstos del club de la comedia hace un monólogo de partirse delante suyo. Venga, hombre, te hemos entrenado durante meses, tienes que hacerlo bien. El club de Flo confía en tí.

Bueno, mejor que Darek ya eres, pero aun así mucha gracia no es que hagas, no. En fin, el agorero simpaticote de turno, qué sería de una peli sin él. Luego le acusarán de ser el asesino y aparecerá con un hacha clavada en la espalda. Si es que éstas pelis se ven desde el principio, eso es lo bueno, la huelga de guionistas no puede afectarlas. Bueno, a lo que íbamos. La guarrona intenta tirarse al tío de Remy sólo para grabarlo en video y tenerlo como prueba contra él si le vuelve a mandar deberes de física (¡). El nerd se la declara y ella dice eso tan bonito de “Seamos amigos”, el equivalente obvio a “Preferiría enrrollarme con una langosta comehumanos poco atractiva antes que contigo”. El chico se va, ella se queda sóla y empieza a arreglarse. Entra Jason en la habitación y ella se esconde. No os preocupeis, obviamente no va a moverse, para procurar que la pillen cuanto antes.

Mucho lloriqueo, mucha tontería, pero tampoco costaba tanto levantarse y salir a correr un rato, que Jason tarda en llegar. Vaya, que no va a ganar las olimpiadas. Lo que pasa es que la chica ha comprendido el error de tirar a su compañera al agua y de pronto quiere morir. Y se lo merece. Que se joda. Por cierto, ¿alguien más empieza a echar de menos la sangre? Porque hay poquita, poquita, poquita.

Y no es que Jason lo intente, o sea: Le dan a elegir entre un machete, un cuchillo y un arpón y, a cámara lenta, coge un arpón. Tal cual. Me da a mi que poca sangre vamos a ver, ¿eh? En fin, Jason se carga al subcomandante sin sangre ni nada, y después le raja el cuello al capitán con una sorprendente falta de hemoglobina para alguien a quien le acaban de rajar la vena principal del cuerpo. Que me devuelvan el dinero. O las horas que pasé bajándomelo del emule. O algo. En fin, el hijo se encuentra al padre muerto (con lo que da comienzo el festival del despiporre y de encontrarse gente kaput), por lo que coge el timón (no, el pumba no. Oh, venga, vosotros tambien habriais hecho este chiste), lorelei lorelei. El agorero vuelve a aparecer una vez todos se han enterado de lo que ocurre. Vais a morir, tal, cual, Jason vuelve, os voy a explicar la peli por si el argumento es demasiado complejo, etcétera. Y mientras deciden lo que hacer, aparece el puto amo. Negroguay.

¡¡Ne-gro-guay!! ¡¡Ne-gro-guay!! Esto sí que es un prota de verdad, hombre. “La clase ha terminado”. Así hablan los machos. ¡Bien por Negroguay! Conste que la decisión de separarse no es precisamente la más inteligente, pero se le perdona por ser tan guay y por su doblaje chungueras. Mientras, Remy va sola a echar el ancla (obviamente mandar a una chica débil a echar el ancla sóla con un asesino por ahí libre es lo que haría un buen capitán) y Jason la mira sin hacer nada. La menos guarrona de las dos guarronas va a la discoteca (porque por lo visto hay una) y allí Jason da buena cuenta de ella estrangulándola, como queriendo decir “Eh, chicas, nunca os fieis de los chicos con máscaras de hockey y machete ensangrentado que os encontráis los sábados y os prometen que os dolerá sólo al principio. Os dolerá tooodo el tiempo”.

Y en fin. Que luego os cuelgo una cosa de ocho páginas y me llamáis chapas y pesao, y los videos no se oyen. La semana que viene, la muerte de Jason, la pelea en el tejado de Negroguay (lo más grande que hayais visto jamás), la cara de Jason sin la máscara (Industrias Light and Magic aun llora de dolor al verlo) y, en general, la justificación de que ésta película entre en éste blog y no otra. Que no es poco. Allí os veo.

Anuncios

15 comentarios to “Secuelas necesarias – Viernes 13, parte VIII: Jason toma Manhattan”

  1. Shura Says:

    ¿Pero el nerd la mete en adobo o no? no nos dejes en ascuas, que aún sin verlo siento cierta empatía por el chico.

  2. Grendel Says:

    “tuve que parar a mirar si el archivo era el correcto”… “O las horas que pasé bajándomelo del emule”
    Los abogados de la SGAE se dirigen hacia su casa, señor Randy, esperelos con los pantalones y los calzoncillos oficiales de Light Yagami bajados y un buen bote de vaselina marca ACME…
    Yo soy más de la opinión de que Jason estaba jugando al Hello Kitty no Oshare Party Sanrio para NDS usando su machete de Stylus…
    Creo que la razón de la falta de sangre en esta pelicula se debe a la crisis financiera en el sectror agrícola del 89 que afectó la producción tomatera de Wellfleet en el condado de Barnstable (Massachusetts) de donde se proveen todos los especialistas en efectos especiales del mundo (ya que el zumo de su variedad,Bloody Butcher, es el que más se asemeja a la sangre humana)…busquen, busquen… todo es cierto……..X-D X-D
    Yo estoy con Negroguay, la clase ha terminado…

  3. 1DBS Says:

    “MISTERIO para tres”, señor Randy, MISTERIO, no ASESINATO.

    *sigh*

    Gran serie, a ratos.

  4. freddyvoorhees Says:

    Oiga, que Cell es un libro bastante decente, ponerlo al nivel del libro en que un coche está en un garaje todo el relato, pero hay lucecitas y soniditos raros es injusto xD

  5. Miguel Says:

    joder, Jason, antes molabas :(

    tenía que decirlo, lo siento
    así que Jason toma Manhattan, eh?? que cabrones, supongo que se darían cuenta de que un asesino en serie por muy malote que fuera no duraría mucho contra una brigada de policias, o incluso soldados
    p.d: yo creo que Jason estaba jugando al Phoenix Wright… si es que en el fondo es un justiciero

    oh, bueno, que coño estoy diciendo, seguro que estaba con el Hello Kity
    o con alguno de catz… o el de “imaginate ser mamá”

  6. Milgrom Says:

    Eso es lo que me gusta: personajes planos, acción limitada, asesinatos sin sangre, sexo con los pantalones puestos y máscaras de hockey. Long Live Jason.

  7. papagino Says:

    Yo me sigo quedando con Jason X, donde se lo llevan a una nave espacial del futuro.

  8. paco Says:

    Eh, tío, que los libros que escribía Stephen King cuando se drogaba están bastante bien. En cuanto a Jason; he visto más sangre en el Mario Bros.

  9. Shiru Says:

    Joder, nos has destripado la peli y encima prometes destriparla más en un futuro cercano. Eres un maldito spoileador. Si es imposible saber cómo acaba!!

  10. Arikel Says:

    Existe un juego llamado Hello Kitty no Oshare Party Sanrio para NDS? *____________* Dios, must be mine! *que dicen los Marvel Zombies XD* Decidme que es verdad, que no os lo habeis inventado!

    Se que el comment no tiene nada que ver con Jason pero es que me he puesto en huelga de comentar el blog hasta que cierto Randy escriba cierto post sobre el yaoi que prometió hace 30 siglos y medio… *cough*

    Y podría escribir algo sobre el ExpoComic, que es el finde que viene y yo con estos pelos, oiga! XD

  11. Ikrus Says:

    Cawen… no se ven los videos! Con lo grande que es esa peli xD

  12. Grendel Says:

    Arikel no me lo he inventado, el nombre completo es: “Hello Kitty no Oshare Party Sanrio Character Zukan DS” y puedes verlo aquí:
    http://www.gamefaqs.com/portable/ds/image/938175.html
    Randy, yo tb deseo que haga ese especial sobre yaoi (con videos), solo ver su reacción sería antológico… si no hare huelga a la japonesa inundando su blog de comentarioS (más de lo que ya lo hago) y promocionándolo entre páginas mexicanas… X-D X-D X-D

  13. Arikel Says:

    Salen Cinnamoroll y Charmy Kitty y los Little Twin Stars *___________________* Ahora si que lo necesito!

    Eso, promoción de Randy en páginas de darketos mejicanos ya! XDDDDDD

  14. Lord Markthur Says:

    Jason Voorhes tuvo sin duda tiempos mejores…
    Bueno…Sin duda, sin duda, tampoco xD

    El caso es que el chavalón lo intenta, seamos un poco piadosos =]

  15. faby Says:

    hes una de las mejores peliculas que bi en mi bida.jason es el dios de los hasesinos biba el gran asesino jasn

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: