Obras maestras: Robo vampiro (1 de 2)

Hay veces, contadas ocasiones, en las que las películas malas llegan a un límite que no se debería sobrepasar. O sea, ver a Jesucristo peleando contra vampiros lesbianas tiene su punto, se queda lejos de traspasar un límite. Surfistas nazis contra cobras travestis empezaría a acercarse a ese límite intraspasable entre lo que es curioso y lo que es una bazofia. Zombies lisérgicos transexuales luchando contra tipos vestidos de tigre con tendencias sadomasoquistas y vampiros empieza a acercarse más, pero nada puede con Robo vampiro. Y es que hay pocas películas que te dan ganas de regurgitar tanto como éste filme. No, no sólo por el título. Robo vampiro es, simple y llanamente, la peor película de la historia. Entre carcajada y carcajada, no puedes pararte a pensar qué está ocurriendo de lo mala que es. El Star wars turco es una obra maestra a su lado. El ET porno es una obra maestra a su lado. Incluso los anuncios del asesinablemente asesinable Rizo el erizo son una obra maestra a su lado. Oh, sí, amigos. Robo vampiro es la caspa más grande que hayais visto en vuestra vida.

Dirigida por Joe Livingstone (autor de la algo mejor, quiero pensar, Devil Dynamite) en 1988, el filme tuvo un curioso proceso de realización. Digo yo que tuvo que tenerlo. O sea, el guionista, un tal William Palmer, fue donde Joe y le dijo: “Hola, tío. Tengo dos historias, una de unos narcotraficantes chinos y otra de un tío que se convierte en robot y lucha contra vampiros, pero no me da mas que para un par de mediometrajes de 45 minutos”. Y Joe, usando su portentosa mente de director, decidió rodar ambos mediometrajes…y juntarlos en una película sin ningún tipo de sentido aparente. Para que os hagais una idea: Por una parte están los chinos con su historia de bandas y por otra el policía robot. ¡¡Y ni siquiera están conectados en toda la película!! Son dos historias entrelazadas, a cada cual más ridícula, a las que buscarles coherencia argumental puede ser una experiencia similar al suicidio. Os lo he dicho. A veces hay películas malas. Películas muy malas. Bodrios. Bodrios infecciosos. Películas revienta-cerebros. Y después está Robo vampiro.

Toma primera secuencia. Sé que os habéis quedado anonadados ante la maestría del director, ante la maravilla del guión, ante todo. Nada más empezar, el disparo con metralleta a una serpiente. Que, obviamente, es el mejor método de matarlas. Nada de sacarlas el veneno y después cortarlas por la mitad, eso es para mariquitas. Disparo con metralleta a lo hard y en cámara lenta. Además, tanto susto por dos serpientes, coño, si casi se asustan más con ellas que con el vampiro feo que les ataca. Por cierto, sí. El vampiro atacará todo el rato pegando saltitos ridículos (menos cuando al director le conviene y pega saltos de caballo) y lanzando humo por donde debería tener manos y por la boca. Éste es el nivel. Fijaros en la cara de ahogado del chico, porque luego veremos un par más de mucha más calidad. Bueh, este se nota que está fingiendo, con la lengua fuera y demás. A este le tenían subido en un taburete. Actor secundario, dimisión. Y sobre el momento “comida de carne”, sin comentarios. ¿Realmente alguien tiene todo eso que se está comiendo en el hombro? ¿Es una muerte tan instanstanea? Madre mía.

Por cierto, no espereis que ésta escena tenga algún tipo de repercusión en la trama. Es sólo para enseñarte los pasos de los vampiros y enseñarte a la serpiente, que debía ser la mascota de alguno de los actores y le hacía ilusión que saliera en el cine. Ya pasamos a la trama de los contrabandistas, en una escena que se supone que une las dos partes. O sea, un chino diciendo “Entrenaremos vampiros para acabar con ése narcotraficante”. Ah, estupendo. Tranquilos, eh, no me hacen falta más explicaciones. ¿Entrenar vampiros? Por supuesto, oye, la cosa más normal del mundo. Tengo yo uno en la lonja que me come de bien…A todo ésto mandan a dos chinos a cuidar de los vampiros y a meter droga en los ataudes, pero en vez de droga les dan arroz (!) y sucede lo que nos pasa a todos cuando comemos arroz.

 

Sí, se supone que es una transformación vampírica. Tanto lío en Buffy con los efectos especiales con lo fácil que es ponerles comida regurgitada en la cara a actores en el paro que no volverán a trabajar ni en anuncios. Me encanta el sonido que han puesto a la conversión vampírica provocada por meter arroz en vez de cocaína en los ataúdes, sobre todo porque no podría pegar peor. Bueno, seguimos con los dos chinos que andan cuidando a los vampiros, que no pueden moverse porque tienen un trozo de papel con letras chinas pegado en la cara. Quién podría moverse con éso.

 

El chino es un exagerao. Hombre, tío, que te han quemado un poquito, no creo que tengas tanto dolor, macho. Ni que te hubieran castrado. Mucho cuento es lo que hay, para escaquearse y pedir la baja temporal como cuidavampiros. Se hace difícil comentar una escena así, tan llena de matices: Los saltos hacia atrás con voltereta, el final sorpresa, el pollo que vuela, la olla que tira humo, el vampiro cayéndose y volviéndose a levantar al instante…Os lo he dicho. Pocas cosas hay peores que ésto, pero es que aun no habeis visto nada.

Con una iluminación que haría sombra a Amateur snuff, volvemos a la historia de las drogas, donde el grupo de contrabandistas mira cómo una chica mete droga en el estómago de una vaca (tampoco me extrañaría mucho que la hubieran matado exclusivamente para hacer la peli) y lo cierra grapándolo (seguro que traspasa la frontera con ésa sutileza). Y volvemos a hablar de vampiros, y es el que un chino con pintas importantes dice que el “Proyecto vampiro” ha terminado. Fabuloso. Les ponen dientes de ajo como collar hawaiano (sí, ésto no puede ser más ridículo) y los papelotes para poner en la cabeza a los vampiros por si se vuelven malosos. Y atención, porque ya empieza la hecatombe. Y es que no nos valía con un vampiro…

 

¡¡Si no hay un fantasma vengativo enamorado de un vampiro, una película no vale nada!! Y ya hay que tener agallas para seguir enamorada del tipo ese de la burbuja en la frente (¿a que vosotros también habeis pensado que iba a estallar de un momento a otro?). Tras las chispas en los pies, que es de calle mi momento favorito de la escena, y las gilipolladas del chino moviendo los dedos como si fuera a hacer algo que no hace, la chica fantasma (que es bastante mona, por cierto) se enfrenta a su ex novio, que no la reconoce hasta que ve…un tatuaje que se hizo hace años (¡¡Festival del humor!!). Entonces recuerda, se quieren mucho y el chino les promete que se podrán casar si después le obedecen sin rechistar. Y aceptan.

Con dos cojones. En la trama de los narcos (que como veis no le interesa a nadie) hay disparos bastante porque sí, con los chinos muriendo a cámara lenta, y volvemos a la historia de los vampiros, en la que, por alguna razón, se ve envuelto el ejército norteamericano, incluyendo a un tipo rubio que no habíamos visto hasta ahora pero que será vital para el devenir de los acontecimientos. Vamos, que será el prota.

 

¡¡Tío!! ¿Pero no puedes mirar arriba del árbol a ver si hay algún vampiro? Dejando aparte que en la trayectoria que lleva el vampiro en el primer plano jamás habría pegado al soldado y que la desaparición instantanea es lo más cutre desde el Tang, ¿os habeis fijado en la cara de estrangulamiento? ¡¡Esto sí que es una cara de ahogado y no la del tío de antes!! Tras las cuatro bengalas que tira el vampiro por sus manos, que obviamente explotan al colisionar contra un árbol (como todas las bengalas), nos intentan hacer creer que el marine muere con una explosioncita hecha con un par de Bombetas. Pues bueno, pues vale.

Los americanos llevan al soldado a ser resucitado con poderosas máquinas funcionando bajo MS-DOS y que indican la vida del tratado mediante un + y un – (verídico, cuanto más se apaga el +, menos vida le queda al muchacho). Y el pobrecico, que intenta abandonar la peli con dignidad, se muere. Pero como con unos contrabandistas sin carisma, un fantasma vengativo y una manada de vampiros no nos bastaba, habrá que hacer honor al título de la película. Atentos al primer diálogo, porque forma parte de la historia moderna del cine. Simplemente bestial.

 

“Se ha muerto?”-“Pues sí”-“Vaya, hombre. Oye, ¿puedo hacer un androide con su cuerpo?”-“¿Así, sin avisar a la viuda ni a la familia?”-“No sé, se me ha ocurrido de repente”-“Nah, pues coge su cuerpo, que a nadie le caia bien”. ¡¡Vamos, por dios!! ¡¡Pero pobre tipo muerto!! Que le meteis entre cuatro trozos mal puestos de papel albal pegado con celo en menos de un minuto de operación y ya decís que es un robot, venga ya. No sólo es os va a escacharrar en cuanto le entre un virus, sino que además, hombre, os podiais haber currado un poco más la interface, que da como grimita verle. Ni el Exterminador de Tontos llevaba un traje tan ridículo.

Bueno, mientras tanto, en la trama de los narcos que no le importa a nadie, un chino dice que va a acabar con los agentes antidroga. Por eso, por alguna razón van a casa de un sacerdote que esconde droga aunque él dice que no, donde una monja con ametralladora les da un rato para el pelo hasta que la secuestran y la violan en una escena de cinco minutos aburridísima. Mientras, los antidroga la buscan en una escena con un fabuloso diálogo. “Es una prisionera de Yang”-“¿Donde puede estar’”-“En el cuartel general de Yang”. Bravo. Nunca lo habría imaginado. Bueno, volvamos a la historia interesante. El robot va dando tumbos por ahí y de pronto llega su primera pelea contra los vampiros. Pelea que, por cierto, es bastante sosita, pero es lo que hay.

 

Aunque me encanta el duelo entre bengala y pistola y la desaparición fortuita del vampiro, no se puede negar que ésta pelea es un ful de estambul, y que el Robocop de pacotilla éste no controla muy bien la teoría de “no disparar si no hay un enemigo o éste ha desaparecido”. Y encima, cuando ve los cuerpos muertos, parece que se descojona. Será capullo. Ah, por cierto. La monja violada sigue secuestrada y sometida a una tortura imposible de creer.

 

Un par de, er, gotas de agua que le caen en el pelo. Molesto tiene que ser, pero hija, de ahí a ponerte así hay un trecho. Que sí, que el agua termina agujereando lo que toca poco a poco, pero eso es cuando estás quieta y durante varios años (se dice que si dejas a alguien bajo un grifo goteando durante años en la misma posición, el agua terminará perforándole el cerebro). Cálmate un poco, coño, que los secuestradores son como los golfos apandadores del crimen real: No dan una. Soy un fan absoluto y declarado de ésta escena: entre los gritos orgásmicos (cerrad los  ojos y pensad en Nacho Vidal por ahí cerca, ya vereis), el maloso prometiendo que pedirá clemencia por su vida por culpa de…las cuatro gotas que le están cayendo en la cabeza y la chica exagerándolo todo, ¿cómo no le puede gustar a alguien ésta película?

Sigamos adelante, porque parece que el general antidroga tiene algo pendiente con el tal Yang, y más después de ver que otro ex enemigo suyo, un tipo con un tatuaje, es el que ha secuestrado a la monja. Se encuentran con el tipo del tatuaje, le secuestran y él jura que no sabe donde está la monja. De pronto, de la nada sale otra chica preocupada por la monjitaloscojones, que debió llegar tarde al rodaje y la metieron por el medio sin mucho motivo (debe ser su hermana o algo así, pero es que su aparición es fortuita y genial). Nosotros queremos ver al robot luchando. Ah, mira, ahí va por la playa. Por favor, atentos a esta escena, porque probablemente es LA MEJOR de todo lo que he puesto hasta ahora. En serio.

 

¿”Sí, lo hicimos”? ¿A Robopolicía se le puede matar con una puta barrera de fuego? ¿La única manera de salvarse que se le ocurre, en vez de saltarla, es hacerse un hoyo? ¿Qué clase de inteligencia artificial mierdosa le han metido? ¿Por qué bailan los vampiros y la lucha es tan jodidamente horrorosa? Quiero decir, yo me imagino siendo director y viendo ésto en la sala de montaje. Se me haría muy difícil salir adelante. Muuuy difícil. Sobre todo cuando uno cree que la escena en la que el robot explota ha quedado creíble y no como si hicieras que un pelele explotara de manera chunga y cutre a más no poder.

Por hoy, aquí os lo dejo. Dentro de dos semanas (la semana que viene habrá un especial dedicado al Salón del manga) podreis ver la continuación del cliffhanger. Sé que os habeis quedado con el nervio de no saber si el robot sobrevivirá. Tranquilos. La solución es mucho más fácil de lo que ninguno de nosotros podría creer.

[Gracias a Ascormovies por poner ésta joya al alcance de todos]

Anuncios

11 comentarios to “Obras maestras: Robo vampiro (1 de 2)”

  1. websurfer Says:

    Gran película. No me reía tanto desde Jesucristo cazavampiros y ratatoing.

  2. Shura Says:

    Confiésalo Randy, a tí lo que te pasa es que tienes envidia por no haber podido tener los mismos efectos de sonido (sobretodo el de golpes, los chinos tienen el mismo efecto en sus pelis desde la década de los 60) para tu corto.
    En cuanto a la peli, no está tan mal, esto lo hace Robert Rodríguez (métase mexicanos en lugar de chinos y más presupuesto, claro) y te lo estrenan en cines de toda España.

  3. Ouendan Says:

    y ademas saldrian miles diciendo quees una obra de arte, que si lo ha hecho a posta y eso hace que lo malo sa bueno y esas gilipolleces que dicen los que saben de cine

  4. Milgrom Says:

    Enorme. Ya había visto la peli hace unos años ahora no recuerdo donde. El mejor momento sin duda las chispas de los pies y el sonido metálico del Robocop Samurai.

  5. Kutxi Says:

    Coge el chino de amarillo destroza-vampiros y le mete una paliza a Jesucristo que lo deja tiritando.
    La tortura es de lo peorcito que he visto en mi vida por cierto…

  6. Miguel Says:

    Joder,randy, la otra vez con el audio de los vídeos, ahora los últimos vídeos ni se ven xD

  7. Quettaheru Says:

    ¿De qué año dices que es esto? Desde luego, parece un producto de los alegres y despreocupados ochenta..

  8. A dorfunteca » Quick News Flagged Articles Says:

    […] El blog de Randy: Obras maestras: Robo vampiro (1 de 2) http://randy.eljueves.es/?p=279 […]

  9. corb Says:

    tio, eso no es un vampiro, es un munak

    cualquiera que haya jugado al ragnarok, sabe que los munaks son unos espiritus asiaticos que andan a saltitos, lo habrán traducido por vampiros para que los españoles lo pudieran entender

    y lo del agua, no es que duela, pero te prometo que si te dejan atado, solo y con una gota que no para de molestarte dia y noche sin dejarte dormir ni nada, al cabo de unos dias estas completamente trastornado

  10. palllaso Says:

    Randy, me has decepcionado :-(

    Mira que no saber qué es un Munak… ya no podré fiarme de ningún otro friki en toda mi vida

  11. pr3d4t0r Says:

    Juder, pues yo tampoco sabia que era un munak, coño, frikis pero humanos xD. De todas formas los titulos traducidos son como el carallo. Es como chicken park (pollo jurasico), esa si que es caspa y de la que no quitas ni con hs.

    Saludos desde Ascor movies .. ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: