Pelis chupi molonguis: High school musical

El otro día, la buena de Melorra, uno de esos talentos a descubrir, empezó a contarme High school musical basándose en los anuncios de Disney channel que había visto: “Esto es un chico guaperas que quiere cantar para ligarse a una tía. Pero resulta que el padre es un ex jugador de baloncesto frustrado o algo así y no le deja cantar, y al final todos aprenden a ser ellos mismos mientras cantan estupideces”. Y qué queréis que os diga. La verdad es que podría dejar ya mismo de contaros la película, porque la amiga la definió perfectamente sólo con haber visto tres o cuatro promos. High School musical es, basicamente, la película más felizmente previsible que he visto en mi vida. Los malos son de cuchufleta, la gente es totalmente feliz, las cosas pasan sin motivaciones y a nadie le importa demasiado ningún sentido de la película.

Ahora, imaginaos un bello mundo donde la gente es feliz en el instituto, los profesores te sonríen al pasar, el bullying no existe, la gente fea es quemada para no ser vista, todo el mundo tiene padres millonarios y no hay punto medio: Eres un estereotipo andante o no existes. ¿Ya? Pues Disney nos ha convertido ese mundo en realidad gracias a High school musical, la película que unió a Zac Efron y Vanesa Hudgens hasta que rompieron por culpa de aquellas famosas fotos de la muchacha que ya puse en el blog hace un par de semanas (buscad, buscad). Ya se sabe que cuando medio mundo ha visto desnuda a tu novia, la cosa empieza a perder encanto. En fin. Nuestra historia empieza en verano. Un verano en el que, por supuesto, se da importancia a las cosas que DE VERDAD tienen importancia.

Eso, coño. Qué manía con leer e intentar ser culta. Habiendo una fiesta, vas tú y te quedas leyendo intentando ser algo el día de mañana. Me encanta la actitud de la madre, deseando que su hija moje de una vez (será por falta de candidatos) y preparándole vestiditos de gala cuando ella sólo quiere ser una nerd (la nerd más bella del universo, por cierto). Es como mis compañeros de instituto cuando les querías explicar que preferías quedarte en casa viendo una peli antes que salir a emborracharte con perfectos desconocidos. En fin, ésta chica es Gabriella Montez, una chica latina que domina el inglés perfectamente (porque, obviamente, no existen los latinos tontos en esta película), y la única presentación de personaje que tenemos es ésta: Es una chica que lee, luego debe ser inteligente. Ya si llevara gafas, sería tremendo.

La de Troy Bolton (nombre más guay de la historia tras Max Power) es parecida: Aparece el muchacho jugando a baloncesto y le obligan a ir a la fiesta. Ya está, para qué quieres más. Una es inteligente, el otro es un deportista. La extraña pareja. Y les juntan en una fiesta, en la que ambos van a su rollo y sin amigos (por primera y única vez en la peli, en la que hacer amigos aparece como la cosa más sencilla del mundo, te acercas a alguien, le dices “hola” y será tu amigo para siempre). Un foco les ilumina a ambos para cantar en el karaoke (ya es casualidad, ya). Él empieza a cantar con voz melodiosa y angelical, ella tambien. Y de repente, oye, el desmelene. Vaya karaoke de mis narices.

Toma improvisación. Sin mirar a la pantalla, a dos voces, sin ensayar antes. Incluso cuando ella está a punto de romperse la cabeza sigue cantando como si nada, oye. Llevamos cinco minutos de película, y los dos protas, que, por cierto, no se conocen de nada, ya se han enamorado locamente mientras cantan. A quien no le ha pasado alguna vez eso de ponerse a cantar con una desconocida en un karaoke y enamoraros mientras improvisais un musical de la leche y un tipo con sombrero ridículo te aplaude. Pero tras el momento subidón llega la hora de hablar y conocerse un poco mejor, y hombre, qué quereis que os diga. He visto amebas con más capacidad de expresión que la de éstos dos. Mirad, mirad:

“Me ha gustado mucho”. “Y a mi tambien”. Quiero conocer a los dobladores, hacerme una foto con ellos. Después hacérsela tragar a ver si se intoxican con los productos químicos. Bueno, a la peli. Ambos se sacan fotos con sus móviles de última generación, que no son pobres como algunos de nosotros (no tiene ninguna importancia en la trama, es sólo para mostrar que estamos en pleno año 2007 y no en los ochenta, y lo comento sólo para decir que mi móvil es una mierda), y ella se larga. El verano acabó y Troy está triste en su instituto de Albuquerque (sí, amigos, Albuquerque, quién quiere Nueva York), echando de menos el verano y a la chica desconocida. Pero nada más entrar por la puerta todo se le olvida, porque todos le aplauden, es un chico popular y guay. Si hay algo que me da más rabia que las comedias adolescentes previsibles son las comedias previsibles con un chico popu protagonizándolas. Ni que hubiéramos tenido poco con el instituto propio. En fin.

Entra a clase y descubre que está en la misma que Gabriella, a cuya madre -¡oh casualidad!- la acaban de trasladar a Albuquerque. Tras una clase de cinco minutos de reloj en la que no pasa nada porque la profesora chachi les requisa los móviles y ya (ay, ésta juventud), Troy se dirige a hablar con Gabriella, tratando de mejorar la estupidez de la que hizo gala la última vez que habló con ella. Y no sólo parece más estúpido: Además, no ayuda precisamente a callar los rumores que dicen que Zac Efron es gay.

Que si no me aceptarían, que si me verían diferente…tú pon la excusa de cantar, sí, que nosotros te entendemos, muchacho. Que lo de Vanessa es un montaje, ya nos damos cuenta, no hace falta que te explayes. A todo ésto, los dos protas se encuentran con la audición para un musical, pero no se apuntan de inmediato porque si no, no hay película. La que si se apunta es la mala, que tiene un hermano malo, es rubia oxigenada y un petardo de tía. Y encima quiere tirarse al pobre de Troy. Todo lo contrario a la angelical Gabriella, vaya. Total, que después de despedirse con un “chaíto” (sí, “chaíto”), Troy se va a jugar a baloncesto. Y cuando el espectador empieza a preguntarse dónde están las canciones, un balonazo en la cara. Toma ya. A ver quién se había atrevido antes a hacer un musical sobre baloncesto. Con dos cojones.

¡Toooma cambio de registro musical! Y es que esto ya no sólo es un musical, es un musical absurdo. O sea, acepto que canten en el karaoke sin mirar, pero ésto de ponerse a bailar en un partido de baloncesto mientras cantan sobre sus sentimientos internos, pues no lo veo yo muy claro. En fin. Troy, que se pasa toda la película con la misma cara de palo tanto para mostrar pena como para mostrar amor, es castigado a pintar el decorado del musical con gran cabreo por parte del entrenador de baloncesto, que no es otro que -¡oh!-el padre de Troy. Si es que esta película no deja de sorprendernos.

Mientras, la buena de Gabriella se revela como alguien inteligente, pero de éstas chicas inteligentes que corrigen a la profesora y a la que dan ganas de meter en una trituradora para que callen. La mala intenta hacerse amiga suya pero en cuanto ve que es lista se separa (que todo se pega), y ambas son castigadas junto a Troy. Qué bonito. Troy y Gabriella se miran muy mucho todo el rato, lorelei lorelei. Gabriella se hace amiga de una tía que nadie sabe muy bien de donde ha salido y llega el festival de estereotipos. Si creíais que American pie era estereotipada, es que no habeis visto esta película. Atentos, porque creo que es la única vez que no me he sentido identificado con un nerd en la gran pantalla:

En éstos momentos echo de menos Chicas malas y Freaks and geeks, o mi propio instituto. Ahí por lo menos los nerds y los populares se hablaban normal, no como completos subnormales. High school musical consigue que me caigan peor los asociales que los populares, y ya tiene mérito, pero es que el rollo de las uñas rotas da ganas de ir al baño y expresar libremente la opinión sobre el filme. Meanwhile, Troy habla con su padre, intentándole hacer ver que quiere cantar (“¿Alguna vez has probado a hacer algo nuevo?”-“¿Como un mate? Venga, prueba”), pero el padre es un cerrado de mente y no hay manera de que salga de ahí. Me da pena el pobre actor, más que nada porque todas las doceañeras le odian a muerte por no dejar que Zakefron cante en libertad. Seguro que cuando sale a la calle le tiran huevos podridos mientras le gritan Cabrón cabrón y otras lindezas.

Y llegan los castings para el musical, que es como ver los castings de OT pero en versión película. Si no aguanté éstos, tampoco los de High school musical, aunque éstos tenían un aliciente. La nueva diosa de El blog de Randy: La chica de gafitas del piano. Es totalmente amor. Es lo que salva la película, la belleza, el buen gusto, el todo. Además tiene 21 años. Todo amor, todo amor. Ah, mientras, los malos cantan su estúpida canción y hacen que les tengamos un asco tremendo. Que sí, que es lo que se pretende, pero es que me dan ganas de ponerles la cabeza entre dos piedras y darles fuerte a ver si hace “crack”.

Luego, ya fuera de plazo, llegan Gabriella y Troy, que se estaban escondiendo porque son asín, y se ponen a cantar con la chica adorable del piano. Y, aunque es la primera vez que ven la partitura, ya se saben hasta la letra y ni siquiera hace falta que la lean. La profesora guay les da el visto bueno y pasan a la siguiente ronda, algo que la mala no se explica. El nombre de Troy sale a la luz y empieza la locura.

O sea. Un número musical en medio de la cafetería que entra dentro de continuidad y en el que la gente va desvelando sus más íntimos secretos, como Troy. Que si uno quiere ser pastelero, que si otra quiere ser bailarina de hip hop, actriz porno, esas cosas. La coreografía, totalmente idiotesca (levantar brazos hacia arriba, dar un giro, hacer unga unga, lo típico) acompaña a una letra de éstas de concienciarse: “Oh, límitate a lo que sabes, es mucho mejor dejar las cosas como están, no vayas contracorriente, no, no”. Me gustaría haberme inventado la letra, pero es así de descarada. Te golpean con un mazo gigantesco en la cara diciéndote “Eh, mira, mira qué mal está todo antes de que Troy cante. Tu no seas así porque no mola, colegui”. Y por si tuviéramos poco, los amigos de Troy se lo explican con tranquilidad, que el chico es así como cortico.

¡No puede ser! ¿Se creen que pueden…hablaros? ¡Pero qué desfachatez! Tengo que preguntarle a Melorra por qué éste tío era su favorito, si es todo lo que siempre hemos odiado en el instituto. Tras éste nuevo mazazo en la cara (lo de ésta película no son las sutilezas precisamente, no), Troy se marcha a pensar –o algo parecido- a un jardín botánico que por alguna razón está en el instituto, y Gabriella le acompaña. Ella le abre el corazón y él comete una de las mayores cagadas que he visto jamás. De hecho, si hacemos un top 3 de las mayores cagadas jamás cometidas, en el 3 estaría un amigo mío diciéndole a la chica que se le acababa de declarar “eres guapa y simpática”, en el 2 Ron Weasley con su “¡Eh, Hermione! ¡Tú eres una chica!”, y en el 1…

“¡Y además lo parecías! ¿Sabes? ¡No parecías ni un monstruo, ni un animal de feria, ni un tío barbudo! ¡Parecías una chica! ¿Increíble, verdad? ¡Quizá influya que eres una chica, pero oye! ¡Eres una chica! ¿Te he dicho ya que eres una chica?”. En fin. Entre ésto y lo de “Puedo ser el friki de las pruebas”, dicho con la voz de quien no sabe lo que es un friki ni quiere averiguarlo, Troy se gana mi desaprobación inmediata. Y encima la boba de la Gabriella se descojona como si hubiera contado uno de Jaimito.

Los de Disney fueron muy listos a la hora de evitar hablar del romance entre Gabriella y Troy. O sea, Troy habla de ella con su padre, que la llama “esa chica” y, donde en cualquier película se hubiera dicho “¡¡Esa chica tiene nombre!! ¡¡Se llama Gabriella, y la quiero!!”, causando conmoción en el padre, aquí es todo más light. “¿Esa chica? Se llama Gabriella y me cae bien”. Que después de tres cuartos de hora de película, ya podrías decir algo más fuerte, no un simple “Me cae bien”. Pedazo de soso. Pan sin sal. Capullo. Ya me he desahogado.

En todo caso, los amigos de Troy se preguntan por qué anda él con ella (como si no fuera obvio, je) y los de Gabriella intentan convencerla de que Troy es tonto, todo ello sazonado con frases como “Hemos de huir de personas que confunden el premio Tony con Tony Curtis”. En fin. Cuarenta minutos de “Por qué quieres un musical pudiendo jugar a baloncesto” después, intentan convencerles por separado tendiéndoles una trampa. Qué hijos de puta más tecnológicamente avanzados.

Macho, ni los malos de James Bond que soltaban el plan final antes de morir. No te has dejado nada en el tintero. ¿Esa? ¿La Gabriella? No es nadie, bueh, un rollo de verano. De hecho me la iba a tirar y a dejarla en la estacada, menudo soy yo. Por cierto, ¿cómo es que nadie en sus cabales se da cuenta de que le están grabando? ¿Y cómo tienen esa pedazo de conexión WiFi, que a pantalla completa con webcam no les hace ni pixelitos ni nada? Madre mía, pedazo de resolución, de equipo técnico y de todo.

Gabriella se desenamora mientras canta y eso, más que nada porque en esta película todo lo hacen mientras cantan (se queda uno con ganas de ver la versión porno). Y como les ven desanimadillos, los amigos les vuelven a convencer para que canten. La madre que los parió, no podían haberse quedado calladicos. En cinco minutos pasan de cantar a no cantar, a desenamorarse, a enamorarse, a volver a cantar. Anda que no podían haber retocado un poquito el guión para que no tuviera estas lagunas argumentales.

Yo soy Troy y les suelto una hostia, vamos. O dos, una del derechas y otra del revés. Tanta chorrada de que somos un equipo, pero con la tontería el pobrecico se ha quedado sin mojar. Y oye, el amigo de rastas tiene una capacidad para dialogar que ya la querría el Gran Wyoming: “Me he reunido con el equipo. Lo he hecho porque no nos hemos portado como un equipo. Tú no, nosotros. El equipo. El equipo no se ha portado como un equipo. Tú no eres el equipo. Nosotros somos el equipo. Eso. Equipo. He he”. Pero nada, que la chica no es convencida del todo, así que Troy va a verla a casa (¿cómo sabe la dirección? Si aceptas que canten en una cafetería, aceptas ésto), practica invasión de morada, con dos cojones, se cuela por el balcón (es que menuda morada, por cierto. Ya me gustaría a mí ver el alquiler de ésto si por una habitación en Barcelona te cobran 350 euros). Y al final, los dos terminan cantando.

Los malos, mientras tanto, preparan un maquiavélico plan: Cambiar la hora de la audición al mismo día del partido final de baloncesto y de la mateolimpiada (sí, esas cosas sólo pasan en EEUU, nadie se quiere perder la olimpiada de matemáticas). Así, Troy y Gabriella, que cada uno está en un lado, se perderán la audición. No sé si me explico. Se están cinco minutos con el tema y al final te lo resumen con un par de frases.

Sí, socorro, por favor, que no aguanto más ésta cosa. Bueno, el día llega, y los popus salen a jugar a baloncesto, los listos a dar química y esas cosas, y los malos a cantar una canción sobre la maldad malosa. Que tambien es casualidad que justo les toque la canción que habla de dos tipos muy malos que hacen lo que sea por ganar. Justo cuando estaba a punto de pedir que me golpearan con un mazo de obviedades más grande. Y encima ni siquiera sale la chica mona del piano.

Dios, pero que grima dan. Mientras, los buenos tienen un maravilloso plan totalmente creíble.

¿¡Pero qué clase de WiFi tienen en EEUU!? ¿Y por qué todos los estudiantes parecen tener amplios conocimientos de hackeo? ¿Es posible hacer lo que la muchacha hace? En fin. El caso es que salen todos corriendo hacia el auditorio justo cuando la prueba ha terminado, pero el auditorio se llena de amigos y gente aburrida y hacen la última prueba. Curiosamente, una canción que resume la película por completo (que si la primera vez que te vi ya te quise, que si tal, que si soy gay, que si cual). Y ganan. Pero para que ésto no sea una peli que te de esperanzas medias, lo ganan TODO. El musical, el partido y el concurso de química. Quedarse a medias es de pringaos.

Lo que nunca ganarán será el Oscar. Que se jodan, por guaperas y malos actores. Ah, por supuesto al final todos encuentran pareja y se sonrien, incluída la chica guapa del piano y la malosa, que encaja la derrota sin problemas. Vaya mierda de mala, que no exige venganza ni nada. Hasta se ríe. Quiero destacar muy fervientemente el “Hala, venga” de Troy, que lo único que quiere es liarse con la muchacha y no le dejan en paz. Bueno, pues eso. Final feliz, alegría y alborozo. Por fin se puede uno apagar la película y tirarse a dormir. Si dormir se deja. Ay, soy el humor.

Nadie se esperaba una segunda parte, y sin embargo ahí está, como los conciertos, el High school musical sobre hielo (¡¡la gente lo pedía a gritos!!), la tercera parte y la futura serie de televisión. Por suerte, al Efron le hemos podido ver actuar decentemente en la entretenida Hairspray, pero el resto ya han sido encasillados y practicamente fracasados antes de empezar sus carreras de actores. Se lo merecen, por realizar un filme tan aburrido, predecible, falto de gancho y, en general, horroroso como High school musical. Para paladares selectos y pubertosas histéricas con hormonas crecientes.

Anuncios

31 comentarios to “Pelis chupi molonguis: High school musical”

  1. Reinfeld aka Fran Says:

    que horror de peli :-S y la has tenido que ver entera?

  2. Lyle Says:

    Exijo tener a la chica del piano delante para hacerla mía. Me quitaste a Elenita, pero no a la gafitas adorable.

    (Se oye una puerta)
    -¡Hola a todos!, ¿estáis chachi?
    -Señor Marvel, ¿es usted?
    -¿Dónde?Ah, que soy yo. Es que Randy no comentó nada de ningún comic mío y quería saludar.
    -Ya…eh…¿A usted le gustó la peli?
    -Claro, de hecho la quiero adaptar a un cómic, con sangre, gorilas y tetash.
    -En el fondo le queremos, señor Marvel.

  3. Shura Says:

    Ver esta película con más de 12 años es un acto de masoquismo (Randy háztelo mirar)a lo que añado que yo jamas la veré, más que nada porque ya perdí 3 horas de mi vida con Titanic, teneis que comprederlo era joven e influenciable (sobretodo si la influencia tenía tetash). En fin post curradito aunque algunos videos no se ven, ya volveré luego (me temo que yo también soy masoca).

  4. Pandaman Says:

    Joder a mi me daban arcadas y me salian zarpullidos con solo oir el tema principal de esta….cosa? y encima han van a hacer trilogia los cabrones de Disney, manda huevos, si por lo menos saliesen en pelotas como la Vanesa ganarian puntos XD

    Señor Randy se ha ganado el cielo con esto.

    En fin que pena esta generacion que crece viendo estas cosas, asi saldran luego, Nuestra generacion molaba mas, o no (sic)

  5. Starsky Says:

    Este es el artículo más grande de todos los tiempos. Seguro que centrar parte de la película en Albuquerque fue todo cosa del malvado Alcalde De Albuquerque en un vil intento de enviar a toda preadolescente mojabragas de turismo en Albuquerque. Sí, amigos, puedo ser el friki de Albuquerque.

    Oh, y hoy en Maneras De Hacer Algo Decente Con High School Musical:

    Tome apuntes para la tercera parte, señor Iger.

  6. Bob Says:

    Yo no se a que clase de High School iria usted, pero en el mío no sólo teníamos jardín bonzai, sino que cantabamos constantemente, en el recreo, en clase de gimnasia, en matematicas, en los examenes… Allí encontré el amor verdadero.

  7. 1DBS Says:

    En mi instituto sólo cantaba la gente después de la clase de educación física, excepto alguno que venía sin ducharse de casa. Y no habia tanto pijo (venia alguno, pero era reconvertido o desaparecia misteriosamente).

    Era un buen sitio para aprender. Excepto cuanod te agarraban entre cuatro de tus “amigos” e intentaban que tu entrepierna confraternizase con vigas de acero, farolas y otros objetos, irónicamente fálicos, y de textura poco agradable.

    Que tiempos aquellos…

  8. Jack Hart Says:

    Gracias por comentar esta peli porque con tanto anuncio en television y en el corte ingles (hasta un expositor con los protas de la peli tienen alli puesto) empece a pensar a verla. Ahora ya se que es OTRA peli de institutos que NADIE en su sano juicio puede creer que exista en la realidad, esa mania de dividir en clases sociales, esa petulancia que tienen los chavales “populares”, esos profesores que parece que vienen de la dimension alternativa del Buenrollo… ¿En serio los productores de estas series SIGUEN pensando que los institutos y colegios son asi?.

  9. Gimli Says:

    Por culpa de exitos como los de esta cosa y de bollywood no hay manera de que el musical este en el sitio que se merece: atado con un peso en una fosa abisal del Atlantico. Asqueroso genero que no debio ni de nacer.

  10. felix Says:

    Yo el otro dia intente hacer algo parecido en el trabajo, me encontraba yo algo dudoso sobre si esta pelicula esta o no besada en algun echo real, asi que llegue al curro y al preguntarme como me encontraba, subi encima de un mazo de hierro y cant alegremente
    ESTOY HASTA LOS GUEVOS DE ESTE CURRO DE MIERDA,
    ME GUSTARIA MUCHO MAS RASCARME LA ENTREPIERNA
    y todo esto acompañado de un espectacular baile que improvise, cual fue mi sorpresa al ver que ninguno de mis compañeros seguian el baile ni me hacian los coros , malditos malnacidos de disney y sus peliculas de mentirijilla, ahora que me den ellos el dinero de la hora que me descontaron por hacer este acto estupido

  11. Hard Says:

    Oh, dios, qué cosa más larga. Juro que he llegado hasta la mitad, más o menos como en la peli.
    ¿Te dije que la chica del piano era amor o no? Eh, eh, eh. Te lo dije. Me debes algo.

  12. Kuro Neko Says:

    La típica “comedia” romántica. Chico conoce chica, se gustan, por azares del destino se pelean y se juntan justamente para hacer la audición y ganar. La típica bazofia intragable dirigida a adolescentes superhormonadas.

  13. Ouendan Says:

    virgen santisima, me has quitado una mierda de encima (ya bastante que me vi la peli de las Bratz, no me creia que se pudiese hacer algo tan soberanamente estupido… y me sorprendi a mi mismo!)

    Y estoy de acuerdo con lo que dicen mas arriba: no acapares! o Elenita o la del Piano T__T

  14. Jack de felizonia Says:

    “Seguro que cuando sale a la calle le tiran huevos podridos mientras le gritan Cabrón cabrón y otras lindezas.”
    Desgraciadamente, mi prima y todas las de mi clase son así, y cuidadito con meterte con High school musical, Zac Efron o cualquiera de los que tienen en las carpetas.
    ¡Pero si se dejan los papeles arrugados en el fondo de la mochila!
    ¡¿Para qué diablos quieren carpetas?!

  15. Machacasaurio Says:

    Y esto es parte de la programación de Disney
    Channel? El pato Darwin debe de estar
    revolviéndose en su tumba.

    La voz de la guarra de Vanessa Hundgens es
    la de la protagonista del juego Alice, y es
    la leche, otra cosa es que la pongan a
    doblar mierdas. Más caña para el próximo
    artículo Randy, que a veces sólo con leer el
    título de lo que vas a ridiculizar se me
    quitan las ganas de segurir.

  16. Ikrus Says:

    Los niñatos de 11 años la califican como “La mejor película que he visto en mi vida”. Aunque a esa edad no habran visto mas que mierdas como La colección de los Teletubbies en DVD…

    Randy, te propongo analizar el caso de la serie LazyTown… cuya protagonista es un imán para pedófilos y niños pajilleros… marionetas hostiables (100% asegurado) y actores que posiblemente vengan del mundo porno Gay o tengan vistas a ello….
    O si no opina por tí mismo:

    Sin palabras

  17. Lord Urko Says:

    Jo, parece increíble… Pensaba que era el único que encontraba atractiva a la chica del piano (más que nada, me gustan las gafitas)…

    Para mí, la peli de instituto más mejor será siempre “Cry Baby”. La música molaba más, los looks eran más risibles, los diálogos mas memorables…

    Reconozco que he visto esa película. Entera. La pusieron mis hermanas. Y no me fui del salón. Espero no ser expulsado del blog, pero no vomité. Tenía cierta gracia… Quizá sea que siempre he querido que una desconocida en edad de merecer cante conmigo y se enamore de mí…

    Las canciones… sí, son bochornosas. Me parece increíble que se compongan, pero más que haya alguien dispuesto a cantarlas.

    Mención especial al amigo negro de Troy: el tío más indefinido y asesinable del mundo.

    Y me vuelvo a mi caverna.

  18. Starsky Says:

    Pe… pero Troy HA de tener un amigo negro! Cómo podríamos cubrir todo topicazo de la corrección política sin recurrir a añadir toda clase de minorías sin personalidad alguna?!

  19. Eikaryuu Says:

    Por dios, casi prefiero cuando (muy muy MUY aburrida) m vi dl tirón y sin morir del asco JesuCristo Caza Vampiros. ¿Dónde está l gente normal en esta peli? ¿Han decidido k Albuquerque era damasiado ‘guai’ para ellos y han decidido acertadamente mudarse n masa a cualquier otro sitio, ya no de los Estados Unidos, sino directamente del extranjero? Probablemente si yo viviera allí cerca también llegaría a esa misma conclusión.

    También, ¿qué problema tiene la gente esta con los estereotipos? Aún mejor, ¿de dónde demonio se los sacan? Skaters que hablan, nerds con las uñas rotas… ¡guau! Que fidelidad a la hora de retratar a la juventud actual… Aún recuerdo cuando los nerds sufríamos lo que ahora se conoce como bullying (en mis tiempos, eras un pringado y punto), aunque era hasta preferible a juntarse con el nido d quillos y pandilleros en potencia que rondaban las aulas…

    Y bueno, tampoco se puede decir gran cosa de toda esta generación (donde pueden incluirse mis hermanastros de 15 y 13 años) loca por este tipo d pelis predecibles y ñoñas (donde ya puestos también podemos incluir Rebelde Way, esa gran serie a analizar ¬¬) que se pasan el día intentando colarte que Harry Potter y High School Musical son lo mejor que nos ha podido suceder en este país tercermundista donde nos encontramos (sólo América mola) y que si se los criticas probablemente intenten comerte con patatas… Donde vamos a ir a parar…

  20. Nox Says:

    A Ikrus: Lazy Town es Dios.
    Y volviendo al High School Musical, la canción Bop to the Top mola cantidubi. El resto sí que parece algo penosillo.

  21. sergiokenobi Says:

    Enorme randy, junto a la de Ratatoing es la mejor entrada del blog. ¿Para cuando la crítica de Os Carrinhos?

  22. Destructobot Says:

    Un par de cosas:

    Que Zack Efron o como se llame es gay es lo primero que le viene a una a la mente al verle; además su doblador merece ser premiado por hundir aún más al personaje, de hecho, podría haber doblado las canciones.

    Club de Fans de la chica mona de las gafas ya, joder.

    El afro-rastas-escobilla es hostiable. De hecho en esta película no han nadie que no lo sea, pero se llava la palma.

    La 4ª peor cagada de la historia fue de un servidor que consideró que “Vale, tienes poco pecho, pero un buen culo” haría feliz a la chica.

    Parece un episodio de Totally spies.

    PD: Coño, ¿he de pagarte yo el Necronesia? Nada, lo compras tú y nos lo comentas o viene Topo-man a lamerte los pies.

  23. websurfer Says:

    ¿para cuando un musical con canciones de extremoduro y la poya en un High School en un barrio marginal, tipo 3000 viviendas de sevilla?
    Estas cosas hacen que eche de menos Grease, donde al final ella se APUTONA, joder. Eso sí es una moraleja y un final feliz para un musical.

  24. Kutxi Says:

    La mejor entrada sin duda, junto con la de ratatoing y Jesucristo Matavampiros. No me acordaba del nombre de esa serie odiosa que ven mis primos pequeños en La 2, pero si…es LAZYTOWN! Ponla un rato…es una mina! Más que Sporty…

  25. Ouendan Says:

    hazlo por tus ojos, que te han visto nacer (?), no veas LazyTown…

    ah… Jesucristo Matavampiros… que recuerdos… es de esas pelis que ves en el videoclub y sabes de sobra que va a ser el dinero peor gastado de tu vida… pero no puedes evitarlo y te la acabas llevando a casa!

  26. Merylspider Says:

    Compadezco el trabajo de investigacion que debes realizar para escribir esto…No yo me veo esa pelicula ni hartavino…

  27. elisabeth Says:

    joer,pues haber intentado verla como yo,que la vi en tailandia(estube pasando los meses de julio y agosto,unas 7 semanas),ya hace u naño de eso.la vi en ingles(idioma que no tengo ni pu… idea)y con caracteres tai(tailandes),de subtitulo,eso si es flipante,¿porque cantan?,¿porque cantan con pelotas(de baloncesto)?¿y el tio rubio ortera de los sombreros,que me parece gay,quien es y que pinta ahi?.

    en fin alucinante.

  28. Marinita Says:

    Pues no porque Zac y Vanessa siguen juntos!
    Viva HSM 1 y 2!!
    Wuajajaja

  29. elena Says:

    es genial jajaja zac estas guenisimoooooo te qero yo voy a ir a ver el ice tour de high schol musical zac besikos guapo!!!!!!! jAJAJAJA
    DE TU ELENIKA MUCHOS BESITOS

  30. Jup Says:

    jajaja, la verdad me cagué de risa.
    Debes ser crítico de cine =)

    “Me he reunido con el equipo. Lo he hecho porque no nos hemos portado como un equipo. Tú no, nosotros. El equipo. El equipo no se ha portado como un equipo. Tú no eres el equipo. Nosotros somos el equipo. Eso. Equipo. He he”.

    JAJAJAJAJAJAJA *muere*

  31. efrain Says:

    y todos unos hackers , nojoda como asi que una mocosa se tira el sistema , apaga monitores y hace un pedo quimico y para as cola con el ms-dos y para mas cola el put*o protagonista no ve que lo estan grabando , y eso que el otro man lo esta enfocando

    solo pasa en disney chanel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: